318 áreas ediles de Santa Cruz son usadas por empresa publicitaria sin pagar impuestos

Desde el año 2014 hasta 2018, el municipio hizo uso gratuito de 96 de esos espacios. Según la empresa, el pago del alquiler le habría costado 2,2 millones de dólares, por lo que debería considerarse “un ahorro”.
lunes, 12 de agosto de 2019 · 00:04

Carolina Méndez  / Santa Cruz

En Santa Cruz, 318  áreas públicas son usadas por la  empresa MAHS SRL sin pagar patentes ni impuestos, pese a que la Alcaldía rescindió el convenio que les concedía estos predios hace un año. De ellos, 222 son usados comercialmente y  96 son reservados para el emplazamiento de publicidad municipal. 

Por este convenio, en 2018, el diputado Wilson Santamaría interpuso una demanda en contra de la Alcaldía cruceña por resoluciones contrarias a la Constitución y a la ley, incumplimiento de deberes y contratos lesivos al Estado. Activistas y exautoridades piden la recuperación de los predios. 

Un convenio “estratégico”

El 19 de marzo de 2014 la Alcaldía cruceña suscribió un convenio “estratégico”, en el que  –según consta en documentos– la municipalidad se compromete a otorgar a MAHS el uso de áreas de propiedad pública hasta el año  2024 sin pago de impuestos ni patentes, cediendo  1.492 espacios en toda la ciudad. El 70% lo usaría la empresa con fines comerciales y el 30% restante sería destinado al uso de la Alcaldía para campañas de educación ciudadana. Al fin de los  10 años, toda la infraestructura emplazada en los sitios pasaría a ser del municipio.


Los partidos  políticos coparon las jardineras.

Aunque la comuna tenía derecho al uso gratuito, se conoció de  una gran cantidad de facturas de pagos a MAHS de parte de la Alcaldía por la publicidad edil en estos puntos. La empresa publicitaria aclaró que el convenio es para el uso del espacio y no así para la impresión de las vallas que se colocan en ese espacio; enfatizó que son dos servicios distintos.

¿Ahorro o pérdida millonaria?

Hasta el momento la empresa llegó a emplazar 318 estructuras, entre tótems (armazones verticales) y vallas publicitarias, por un valor total de 15 millones de bolivianos, según la firma. El alquiler de un tótem cuesta 500 dólares al mes, lo que significa 6.000 dólares anuales.

 Entre   2014 y 2018, la empresa instaló 105 tótems, de los cuales 32 fueron para la Alcaldía. Según la empresa el ejecutivo se ahorró de pagar 630.500 dólares por alquiler de los cuatro años (exactamente 49 meses).

En ese mismo lapso,  se instalaron 213 vallas, de las que 64 fueron para la Alcaldía. El alquiler mensual de cada una osciló entre los 700 y 900 dólares. Para MAHS, en estas estructuras la Alcaldía se ahorró 1.635.300 dólares.

Sumados ambos montos, da un total de 2.265.800 dólares que la empresa califica de “ahorro de alquiler” para el ejecutivo. Para el exconcejal Manuel Saavedra es más bien el monto de lo que la Alcaldía dejó de cobrar por el alquiler de esos espacios.

Página Siete pidió información a la Alcaldía. No hubo respuesta. 

Una rescisión no concretada

“No es la primera vez que le pelamos, no sé en qué parte del camino estamos para acabar con esta vaina”, dijo el alcalde Percy Fernández ante la presión por el caso MAHS en una sesión realizada el 23 de agosto de 2018. 

La presidenta del Concejo Municipal, Angélica Sosa, acotó en esa ocasión que tales vallas “dañan el paisaje de la ciudad y generan problemas”, por lo que anunció que se derivaría a la parte jurídica para rescindir el convenio.

Derrick Monroy, asesor legal de la empresa MAHS, relató que la firma se enteró “de manera poco ortodoxa” de la anulación del convenio, ya que lo hizo  a través de  la prensa, que replicó las declaraciones antes mencionadas. 

Finalmente, el acuerdo estratégico  fue disuelto el 26 de septiembre del año pasado. La rescisión, según el abogado de MAHS, está fundamentada bajo dos argumentos, incumplimiento de contrato por parte de la empresa en relación con  la cantidad del mobiliario y las medidas para reordenamiento de la ciudad.  

Para Monroy, ambos argumentos son considerados inconsistentes ya que –según su explicación– la implementación de infraestructura, conforme al acuerdo, tenía que ser gradual. “Tal cual como se venía haciendo, cumpliendo las peticiones de la Alcaldía”, sostuvo.

En cuanto a las normas que usó el ejecutivo para argumentar el reordenamiento de la ciudad, indicó: “Estas se refieren netamente a los mercados y no así a los espacios públicos de un convenio ya establecido”.

Ante la disolución del convenio, MAHS acudió a una batalla administrativa presentando distintos recursos legales por considerar una “reacción hormonal” la decisión tomada por el ejecutivo, teniendo en cuenta que el convenio se viene realizando sin inconvenientes desde  2014. “El proyecto pasó por todos los filtros de la Alcaldía e inclusive fue homologado por el propio Concejo Municipal”, manifestó Monroy.

Por ello aseguró que si bien  hubo un quiebre en la vía administrativa aún queda la legal y constitucional para hacer cumplir el convenio.  “No se puede borrar con el codo lo que se escribe con la mano”, dijo.

 

El monopolio y el uso ilegal del espacio público

Desde que se colocaron las vallas y tótems de MAHS en aceras, rotondas y jardineras, los colectivos  ciudadanos cuestionaron la medida. Uno solicitó a la Alcaldía la documentación respectiva, no tuvo respuesta.

“Pedí información, presumiendo que existía algún acuerdo que permitía toda esta contaminación visual. Pedí a Espacio Público,  a Medio Ambiente e inclusive al Alcalde. En ningún  caso me respondieron”, dijo José Antonio Prado, de Revolución Jigote, en una entrevista televisiva.

Enfatizó que lo importante no es  el monopolio para usar las áreas públicas, sino el incumplimiento de  la ordenanza 088/2009, que establece que la publicidad  exterior debe estar, sin excepción, en un área privada. El inciso siete del artículo 25 de la normativa es el único punto que admite la “publicidad en mobiliario urbano”, haciendo referencia a los espacios que prestan servicio ciudadano como refugios o paradas de transporte, quioscos informativos, cabinas telefónicas, etc. A esta categoría, según observa Prado, no entran las estructuras  publicitaria que alquila MAHS.

Manuel Saavedra, exconcejal de Santa Cruz, indicó que el convenio revela resoluciones contrarias a la ley porque se hizo una alianza estratégica y no una concesión “como debió hacerse”. “El procedimiento para dar una concesión es una licitación pública y abierta. Y según la ley, sólo se puede liberar de impuestos y patentes cuando no hay fines de lucro. Éste desde luego no era el caso”, manifestó.

Para Saavedra, otro de los impactos  es la afectación a otras empresas de publicidad. “Si no me equivoco, al final de 2014 había como 20, ahora hay seis que trabajan  con mucha desventaja. Para hacer publicidad respetan la distancia de cinco metros de la acera, y colocan las estructuras dentro de un área privada, mientras que MAHS está en medio de una jardinera. Además, es difícil ganarle a una empresa que no paga impuestos ni patentes”, declaró.
 

Retiraron vallas, incluso las electorales

Con el ambiente preelectoral, los espacios públicos tomados por estructuras de MAHS fueron considerados estratégicos por las distintas organizaciones  políticas que participarán de las elecciones generales 2019. Varios  alquilaron los puntos más vistosos para  llenar la ciudad con el rostro de sus candidatos.

 Esto llamó la atención de los medios de comunicación. La reacción fue    el  cuestionamiento de que pese a haber rescindido el  convenio hace  un año, MAHS aún utiliza el espacio público.

La Alcaldía acudió al lugar y verificó el emplazamiento de las vallas y tótems. El 31 de julio  procedió al retiro de las lonas publicitarias

Michelle Laurence, secretaria municipal  de Medio Ambiente señalo que el retiro de los letreros correspondía  al limpiado de publicidad fuera de norma. Indicó que no había ningún impedimento jurídico como lo había antes. 

Los activistas cuestionaron que se quite sólo la lona y no la estructura, que es la que en realidad está usando el espacio público. La empresa MAHS calificó de abusiva la medida por no cumplir procedimiento de notificación y el tiempo para el descargo.

 Las bandas ediles  delataron  a MAHS

 Según el Sicoes entre 2016 y 2017, el Concejo Municipal de Santa Cruz adquirió de la empresa Textilander 60 bandas para  22 concejales, cada una  por un precio de 1.400 bolivianos. El representante legal de esta empresa, Ricardo Ignacio Pinto Gutiérrez, también era gerente comercial de  MAHS.

El 2016, la Alcaldía cruceña le adjudicó a  la firma la construcción de unas fuentes de agua decorativas  por  2,5 millones de bolivianos. Esto llevó a indagar a algunas autoridades sobre la relación de MAHS con el ejecutivo y el legislativo municipal.

Los hechos salieron a la luz en agosto de 2018. Entonces, el diputado Wilson Santamaría denunció ante el Ministerio Público a la Alcaldía y al Concejo por “resoluciones contrarias a la Constitución y a la ley, incumplimiento de deberes y contratos lesivos al Estado” refiriéndose a una  “alianza estratégica” firmada entre MAHS y la comuna en 2014.

Se conoció, entonces, que nueves meses antes de que el alcalde Percy Fernández  renuncie a su cargo   para presentarse en las elecciones subnacionales de 2015 firmó una “alianza estratégica” por 10 años con  MAHS. Según declaró el activista José Antonio Prado en una entrevista televisiva, eso  preocupó ya que “un alcalde que está a punto de terminar su gestión  comprometió bienes de dominio edil, pero de propiedad pública, por 10 años”.
 

 Hitos del  caso MAHS
 

Ocho momentos  marcaron el caso del convenio irregular  entre la Alcaldía y la empresa MAHS, que entregó los espacios públicos a un privado  sin cobrar patentes ni impuestos.
2014 El 19 de marzo la Alcaldía firmó el convenio  Alianza Estratégica con MAHS. Se hizo entrega de 1.492 puntos publicitarios con la condición de que el 30% sean  para la difusión de contenidos municipales de forma gratuita.

Diciembre El día  22,   nueve meses después de la firma del convenio,  Percy Fernández renunció a su cargo de Alcalde para repostularse y usó para su campaña  espacios publicitarios de MAHS.

4 años fueron el lapso en el que la empresa MAHS colocó infraestructura e hizo  publicidad en un total de 318 lugares del municipio de  Santa Cruz de la Sierra. Quedaron pendientes el resto.

2018 El 16 de agosto salió  a la luz el convenio firmado entre la municipalidad y el  MAHS por la denuncia que el diputado Wilson Santamaría presentó ante el Ministerio Público.

Agosto En fecha 23 el alcalde Percy Fernández califica de “error” el convenio con la empresa publicitaria. Un mes después, el 26 de septiembre, la Alcaldía procede a la rescisión  de la “alianza estratégica”.
2019 A inicios de julio, los  partidos políticos en carrera  a las Elecciones Generales de octubre contrataron  a MAHS para iniciar campañas. A finales de mes, la Alcaldía retiró estas propagandas electorales.


 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

1
13