Franco llamó “poco hombre” a Evo y luchó contra el piropo

Ingresó a la política muy joven. A sus 22 años de edad, fue elegida concejala de la Alcaldía de Cochabamba. Ahora busca ser la vicepresidenta de Bolivia.
jueves, 15 de agosto de 2019 · 01:32

Beatriz Layme  / La Paz

Hace más de 10 años, muy joven, Shirley Franco incursionó en la vida política. Ya con  28 años se hizo de un curul en el Legislativo, donde presentó varios proyectos de ley, uno de ellos contra los piropos. Cuando estuvo en la mira del Gobierno, por el polémico caso Zapata, su respuesta fue tajante: llamó “poco hombre” al presidente Evo Morales. 

Hoy, a sus 32 años,  Franco, una mujer luchadora,  busca cumplir el  sueño de su vida: ser vicepresidenta de Bolivia de la mano de Óscar Ortiz, por la alianza Bolivia Dice No. Es licenciada en ciencias políticas, título que obtuvo por excelencia de la Universidad Mayor de San Simón.

Ingresó a la política muy joven. Con  22 años fue elegida concejala de la Alcaldía de Cochabamba por   Todos Por Cochabamba. Ocupó ese cargo desde 2010 hasta 2014, cuando renunció para alcanzar otro de los objetivos de su vida política:  ser diputada.  

En las elecciones de 2014, logró esa meta de la mano de la alianza  Unidad Demócrata, segunda fuerza política en la Asamblea Legislativa. En la actualidad es la jefa de bancada de ese bloque. Es considerada “disidente” de Unidad Nacional.    

En enero de 2015 juró al cargo. En los más de cuatro años de mandato presentó varias iniciativas legislativas, entre las que figuran los proyectos sobre   otorgar el 10% del presupuesto para la salud, la lucha   contra el cáncer de mama,  modificaciones a la Ley de Régimen Electoral y  el proyecto de Ley de Prevención, Protección y Atención para los bolivianos y bolivianas que padecen diabetes tipos I y II.

El proyecto  contra el acoso sexual callejero fue el que generó más debate, pues en ese documento se planteó sanciones con penas que van desde  250 UFV hasta el arresto por ocho horas a la persona que grite un piropo obsceno en la calle o toque a una mujer sin su consentimiento. 

Caso Zapata

En 2016,  la diputada Franco estuvo en la mira  del Gobierno,  cuando salió a la luz el caso Gabriela Zapata,  exejecutiva de CAMC y quien fue acusada de tráfico de influencias por una relación sentimental que tuvo con el presidente Evo Morales.  

El vicepresidente Álvaro García Linera dijo que el hermano de Zapata estaba involucrado en la tramoya, porque era novio de la diputada Franco, e incluso mostró una foto de ambos juntos.

Ante ello,  Franco respondió con euforia y calificó de “poco hombre” la actitud de  Morales.  “Ahora se lo quiere recoger (a su supuesto hijo) como si fuera un mueble. Creo que Evo Morales no merece ser llamado ni siquiera hombre”, declaró en aquella oportunidad la legisladora.

 

 

485
166