Campaña bajo fuego

El feroz incendio en la Chiquitania no frenó a Evo en su campaña. Fue a Santa Cruz cuando miles de hectáreas de bosques ya habían sido devoradas.
domingo, 25 de agosto de 2019 · 00:00

Alcides Flores M.  / La Paz

Hasta el viernes 16 de agosto, nada hacía presagiar que ominosos nubarrones estaban por cubrir el siempre diáfano cielo azul que cobija al omnipresente candidato Evo Morales en tiempos de campaña. Empero, al hijo predilecto de Dios en este país –el también omnipotente candidato–, esos nubarrones no parecen haberle hecho ni una pizca de sombra.

Ese viernes, los reportes sobre los incendios que se devoraban la Amazonia boliviana ya inundaban los medios de comunicación y las redes. El sábado nuestros bosques estaban bajo fuego y los habitantes de los municipios de la Chiquitania comenzaron a elevar sus gritos de pedido de auxilio. 

Morales el  sábado 17  en La Paz, en plena campaña.

Al día siguiente (sábado) ardía la Chiquitania. El MAS ni se inmutaba. Y cuando nuestra Amazonia ya se desangraba,  el MAS armaba su mayor concentración en la avenida Costanera de la ciudad de La Paz, donde miles de azules cerrarían toda la mañana esa transitada vía para proclamar a su eterno binomio: Evo-Álvaro.

Y apareció Evo en la tarima junto con  Álvaro García. Parecía que no pasaba nada. En ningún momento de su discurso se refirió a la tragedia. Ni para solidarizarse. “La base de la economía del pueblo boliviano está en el tema agropecuario…”, decía ese día.

El Presidente acabó de hablar alrededor del mediodía. Pasó la tarde y la noche sin referirse a lo que ocurría en el oriente boliviano. Tomando sus propias palabras, “no se puede entender” por qué guardó silencio aquel sábado.

El domingo 18, se refirió al tema en su último tuit del día. “Después de una evaluación acerca de la situación en Roboré, tras recibir información de primera mano de nuestros ministros de la Presidencia, Defensa y Gobierno, decidimos suspender las actividades programadas y viajar a #SantaCruz mañana lunes a primera hora. Estamos movilizados”, tuiteó ese día a las 18:26. 

Evo el domingo,  en la Llajta, cuando la Chiquitania ardía.
Foto:ABI

El fuego se propagaba  de manera alarmante y fuera de control. El Presidente se pronunció al final del día y se comprometió a suspender “todas las actividades” (de propaganda). Sin embargo, lanzó ese aviso después de  haber concluido su jornada en Cochabamba, a donde viajó -en el avión presidencial-  para participar en una caravana de ciclistas, en la que en muchos instantes mostró una sonrisa de k’uchu a k’uchu. 

Aquel mismo día hizo campaña en las ciudades de Sacaba, Quillacollo,  Cochabamba y Colcapirhua. En cuatro municipios de ese departamento, en momentos en que las alarmas del incendio forestal no dejaban de sonar, incluso en la Llajta, donde los medios de comunicación ya informaban de la tragedia. El Presidente viajó a Santa Cruz, pero el lunes. 

 “No es necesaria (la ayuda internacional), estamos preparados. Saludo la solidaridad del pueblo boliviano, pero en este momento no es necesario”, afirmó el Presidente en la capital oriental el lunes. Esta declaración enfureció a muchos ciudadanos. Es más, se rehusó a declarar a Santa Cruz zona de desastre, a pesar de que el gobernador Rubén Costas ya lo había hecho.

Mesa  en el lugar del incendio, el pasado fin de semana.

Los activistas apuntaron su  dedo hacia el presidente Evo Morales por el desastre, a quien le recordaron que sólo dos meses antes (el 9 de julio) promulgó el Decreto Supremo 3973, que dio luz verde al desmonte y quema “controlada” de bosques en Santa Cruz y Beni para las actividades agropecuarias.

El incendio  que arrasó ya cerca de un millón de hectáreas en la Amazonia boliviana no detuvo las caravanas masivas y  concentraciones multitudinarias del MAS, pero sí llevó a un solitario Carlos Mesa hasta los bosques devastados, desde donde lanzó unos cuantos carbones llameantes a su rival. “Enemigo de la biodiversidad”, lo llamó.

   Y mientras el Supertanker convertía los ominosos nubarrones de humo en benditos chubascos de agua, Evo cerraba la semana haciendo campaña en Potosí, a donde llevó regalos.

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

3
37