Chulumani se llena de policías y dirigente denuncia persecución del Gobierno

Luego de los hechos violentos ocurridos en días pasados, más de cien policías se trasladaron a Chulumani; y un dirigente de Adepcoca asegura que fue amenazado de muerte por el Alcalde afín al Gobierno.
viernes, 13 de septiembre de 2019 · 21:39

Página Siete Digital / La Paz

Dirigentes campesinos de Chulumani en Los Yungas, denunciaron hoy que están siendo perseguidos y amedrentados por parte del Gobierno, luego de los hechos de violencia ocurridos el pasado miércoles. Un fuerte contingente policial llegó al lugar en las últimas horas.

"Hay un fuerte contingente policial en Chulumani. Alrededor de 200 policías, están buscando a dirigentes en la ambulancia del municipio, esos bienes públicos se están utilizando para poder capturar dirigentes", contó Javier Pinto, dirigente del comité de Defensa de la Asociación de Productores de Coca (Adepcoca), entrevistado por Página Siete.

El dirigente mencionó que se reforzó el contingente policial que permanece hace dos días en el municipio yungueño y detalló que los uniformados se encuentran amedrentando a los pobladores del lugar. "Se están allanado domicilios privados, amedrentando a familias", mencionó.

También comentó que en su calidad de dirigente cocalero, en horas de la tarde de este viernes, fue amenazado de muerte por el alcalde de Chulumani, Vladimir Vega.

"Quiero denunciar, que al promediar las 15:40, he sido amenazado de muerte por el alcalde municipal de Chulumani, don Vladimir Cándido Vega Morales", aseguró Pinto.

Con la voz entrecortada, contó que el Alcalde "indicó que me cuide, porque me iba a ´limpiar´, que iba a matarme, eso es lo que me dijo. Yo por mí no me preocupo, lo que me preocupa es mi familia".

"No solamente es mi persona, los dirigentes, ejecutivos, se encuentran resguardando su seguridad, porque no están midiendo consecuencias, están circulando de civiles, entrando a las casas. Nos preocupa hasta dónde quiere llegar el Gobierno", explicó.

Agregó que la persecución a dirigentes no se registra únicamente en Chulumani, sino en varios municipios de Los Yungas de La Paz, a raíz de la disidencia del sector a las políticas de Gobierno, principalmente respecto al cultivo de la hoja de coca.

"Esta situación está ocurriendo en todo el sector de Los Yungas, ya está pasando los límites, la gente está reaccionando, nosotros nos sentimos fortalecidos, más allá de las amenazas, nos sentimos fortalecidos y no vamos a bajar la guardia, vamos a seguir la lucha en defensa de nuestra Adepcoca", aseguró.

Añadió, "el objetivo es amedrentarnos, querer acallarnos de esa manera, (por eso) el directorio del comité de Defensa y las Federaciones, están tomando sus recaudos".

Este viernes, más de cien policías se trasladaron al municipio de Chulumani en sud Yungas, luego de que el miércoles, militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS) y un grupo de pobladores se enfrentaran dejando daños al ornato público y privado.

Al respecto el diputado de Unidad Demócrata (UD), Rafael Quispe, observó el hecho y manifestó que el Gobierno actúa como en tiempos de dictadura, y coincidió en que se están utilizando ambulancias para realizar arrestos.

"Dice que no es dictadura el gobierno de Evo Morales, pero actúan así. Los policías persiguiendo (a) dirigentes contrarios a su régimen, usando las ambulancias para esconderse y buscar a sus contrarios. Muchos policías están en Los Yungas, La Paz", sostuvo Quispe a través de su cuenta en Twitter.

El miércoles, a la cabeza del alcalde de Chulumani, los militantes del MAS tenían programado inaugurar una casa de campaña. De inicio se evidenció en el municipio el rechazo de los afiliados a Adepcoca afines al dirigente detenido Franclin Gutiérrez. A ellos se sumó gran parte de la población y se dieron los primeros enfrentamientos que derivaron en el destrozo del escenario colocado por los "masistas".

En represalia, los cocaleros afines al Gobierno se dirigieron a las oficinas de la Federación de Chulumani y saquearon la sede, quemando computadoras, de acuerdo a los cocaleros, con información que comprometía al alcalde, en supuestos hechos de corrupción, además quemaron muebles y papeles.

Luego los hechos de violencia se volcaron a las instalaciones policiales, a la tienda del Alcalde afín al MAS, y a otros lugares. Por lo que al momento existen ocho detenidos que fueron trasladados hasta La Paz y se busca a unas 50 personas más, que habrían participado de esos hechos

Los detenidos  son  Alberto Olivera Espejo, Henry Marvel Almendras Sierra,  Juan Antonio Ventira Quispe, Jose Luis Chipana Machaca,  Edwin Mamani Mendoza, Jorge Calle Cajchaya, Zenón Marcelo Ventura Mamani  y  Olga Sánchez. En un breve contacto con los medios, todos negaron haber sido parte de los disturbios y pidieron su libertad.

8
56