Estrategando

Estrategias para el voto informado

miércoles, 25 de septiembre de 2019 · 16:38

Adalid Contreras Baspineiro[1]

Son distintas las razones que explican un inocultable desinterés por los programas políticos. Los mensajes electorales y la imagen de los candidatospara la captura de votos se han impuesto al programa de gobierno y su ideología; y ya el voto no tiene dependencia de los proyectos de sociedad, puesto que las respuestas simbólicas y pragmáticas a las demandas inmediatas han superado a las visiones estructurales.

Lo que afirmo no es nuevo, puesto que hacen ya varios años que se debate poco, o no se debate, sobre los programas de gobierno. Esto es producto del paso de la política desde las calles a los sets de televisión, modelándose en los patrones culturales snobs del rating y del espectáculo. La telepolítica, combinada con la marketización de los procesos electorales, trastocó las formas de comunicación política, ya que de la profundidad de la oratoria y de la reivindicación socialse pasa al aligeramiento de los discursos y a la levedad de sus argumentos.

El paso a la ciberpolítica es todavía más elocuente en las modificaciones de las modalidades de la política que prioriza el contenido y la ideología, puesto que no sólomodifica los modos de hacer comunicación, sino que también cambia los modos de producir los sentidos de la política. Con la explosión de hablas en la producción de mensajes, ya no sólo es el candidato o la organización política el sujeto productor de discurso, sino también la infinita cantidad de cibernautas que se entrecruzan en las redes sociales, con un sistema todavía más aligerado en los simbolismos y en los lenguajes.

En estos tiempos ya no cabe el discurso único. Como nunca ahora las propuestas políticas se obligan a hacerse dialogando, consultando, debatiendo, contrastando, interactuando con ciudadanías que pasaron del rol de receptores pasivos, o de masas, o de opinión pública moldeable, a la de receptor activo al mismo tiempo que productor de discurso. La relación es entre pares desiguales articulados en redesmultidireccionales, con la posibilidad de saltar de un tema a otro y retornar al mismo, sin la acostumbrada lógica lineal de causa-efecto, y además hablando en palabras, en imágenes, en memes o en canciones con la misma validez argumentativa.

Es en este ambiente que se generaliza el interés por el voto informado, para encontrar mecanismos que ni las organizaciones políticas ni los medios de comunicación están pudiendo ofrecer de manera suficiente como para que las y los ciudadanos tengan acumuladas, comparadas y procesadas las razones del por qué y por quién votar, o no.

Como sabemos, en campaña electoral el ambiente se atiborra de información, aunque no se comunique y se baña de incomunicación, aunque se informe. Esta es una de las paradojas que buscan ser superadas con alternativas basadas en los lenguajes de las nuevas tecnologías poniéndolas al servicio de la democracia. Experiencias existen.

Una modalidad es el uso de plataformas digitales para dar a conocer los programas, avanzando en elementos y categorías de comparación entre ellos.Existen experiencias que facilitan el acceso a la información con aplicaciones inmensamente útiles, creativas y sencillas, que permiten que un tema elegido por el usuario, sea correspondido por el “app” con las referencias que tiene almacenadas con las propuestas de cada uno de los partidos. Un extraordinario ejemplo de lo dicho, es la aplicación creada por la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Católica Boliviana.

Este tipo de propuestas no se quedan tan sólo en la facilitación del conocimiento de parte de las ciudadanías respondiendo a sus preguntas, sino que posibilitan una mirada comparativa entre las propuestas de los partidos tema por tema y, en un beneficio más, permite reflexionar sobre la articulación entre las demandas y necesidades ciudadanas con las ofertas electorales.

Algunas aplicaciones incluyen información sobre las y los candidatos, ofreciendo referencias sobre sus hojas de vida, cargos, carrera política, gustos, hobbies y otros elementos que les permiten a las ciudadanías orientar sus preferencias electorales sobre la base del conocimiento que, normalmente no se tiene, por ejemplo, de los candidatos uninominales. 

A otra categoría pertenecen las experiencias que buscan identificar las relaciones posibles entre los temas o causas de las ciudadanías con las ofertas de los partidos. La característica básica de estas experiencias radica en que la percepción ciudadana ya no parte de un sentido de demandas, sino de propuestas quelabran a partir de sus acciones organizadas. Y a diferencia de la anterior modalidad en laque la participación ciudadana se guía por la pregunta: ¿qué ofrecen las organizaciones políticas a las ciudadanías?; en estamodalidad, el interés ciudadano se expresa en la búsqueda de coincidencias entre sus propias propuestas y las de los partidos, por lo que ya no plantean preguntas sino premisas que buscan ser comprobadas.

En el país, una experiencia pionera de esta modalidad es la que está impulsando IDEA Internacional con el programa CANDI Dat@s, que busca contribuir al voto informado sin definir ni inducir decisiones, con premisas trabajadas por jóvenes de más de 200 plataformas y redes de todo el país, a partir de la Agenda de Propuestas de Políticas Públicas desde las Juventudes (APPP).

En esta modalidad,la clave del voto informado radica en la interacción entre propuestas ciudadanas, programas de gobierno y la participación de las ciudadanías ampliando sus niveles de conocimiento. Es una propuesta lúdicaqueparte de premisas organizadas en un formulario que responden los líderes de los partidos, permitiendo la publicación de sus posiciones en un sitio web al que las ciudadanías acceden para establecer sus afinidades.

Cada tiempo tiene su modus operandi predominante. En décadas pasadas se hablaba del voto consciente, basado en el debate ideológico y el conocimiento crítico. Ahora la aspiración es el voto informado, basado en la contrastación de las aspiraciones de las ciudadanías con las propuestas que ofrecen las organizaciones políticas.

 

[1]Académico boliviano radico en Quito, especialista en estrategias de comunicación

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

18
2