Presidenta Añez califica de perversa la acusación a Sucre como "ciudad racista"

La mandataria afirmó que el sometimiento que existía del poder Ejecutivo sobre el Judicial le hizo mucho daño a la democracia y a todos los bolivianos.
sábado, 04 de enero de 2020 · 11:45

ABI

La presidenta, Jeanine Añez, calificó los hechos del 24 de mayo de 2008 como infundados al acusar a Sucre de ser una "ciudad racista", una acusación que consideró perversa y una de las más grandes injusticias que cometió el entonces gobierno de Evo Morales.

"Quiero referirme a la infundada acusación de racismo que en mi criterio han provocado una de las mayores injusticias con los ciudadanos (...). Permítanme solidarizarme y ver las posibilidades de que ustedes puedan reencauzar sus derechos ciudadanos, hemos pedido al Tribunal Supremo de Justicia, como al Tribunal Constitucional Plurinacional, que se actúe de acuerdo a norma y que se respete la independencia de poderes", precisó en su discurso en la Casa de la Libertad pronunciado el viernes.

La mandataria afirmó que el sometimiento que existía del poder Ejecutivo sobre el Judicial le hizo mucho daño a la democracia y a todos los bolivianos.

Dijo que esa fue una práctica recurrente entre los gobernantes que se fueron y citó como antecedentes los casos de El Porvenir y el Hotel La Américas en los que los acusados por 11 años "tuvieron que peregrinar ante una justicia que no respondía".

A su vez la alcaldesa de Sucre, Rosario Flores, pidió justicia para el pueblo "que fue el primero en levantarse contra la tiranía" de Morales.

"Lamentablemente la actitud omnipotente del infortunado caudillo (Morales), inculparon a la capital como la ciudad racista después de los hechos del 24 de mayo contra exautoridades, dirigentes cívicos, estudiantes que fueron perseguidos oficialmente y sentenciados sin pruebas, con un manejo vergonzoso de justicia", deploró.

La primera autoridad edil calificó las acusaciones como un acto de venganza por parte del exmandatario, el cual -según su punto de vista- fue planificado y montado por el anterior gobierno para neutralizar el liderazgo cívico chuquisaqueño.

Para la presidenta Añez, la acusación contra Sucre fue basada en la manipulación y en la tergiversación de los hechos que tenían como objetivo alentar una falsa división, así como un enfrentamiento entre todos los bolivianos.

67
13