Longaric: “Si fuéramos una figura decorativa, sería imposible gobernar este país”

domingo, 05 de enero de 2020 · 00:04

Mery Vaca  / La Paz

Desde que asumió como canciller del Estado, Karen Longaric ha expulsado del país a representantes diplomáticos de Venezuela, España y México. Asegura que el gobierno, que no es una figura decorativa, está haciendo gestión para desmontar la estructura armada por el MAS durante 14 años a nivel internacional. 

Reconoce que es un momento difícil, pero señala que las relaciones están mejorando poco a poco con España y México. De Argentina aún no puede decir lo mismo porque las relaciones están paralizadas. 

¿Cuál es la orientación que quiere darle el gobierno a la política exterior boliviana?

Un relacionamiento con toda la comunidad internacional en buenos términos, relaciones cordiales, respetuosas, relaciones de las que Bolivia pueda obtener beneficios reales. 

¿Cuáles son los rasgos que diferencian a esta política exterior de la dejada por Evo Morales?

Nos diferenciamos absolutamente en todo. La política exterior que impulsó el gobierno de Evo Morales fue absolutamente ideologizada. En cambio nosotros no estamos haciendo diferencia de ninguna naturaleza y menos de carácter ideológico y político.

¿El nuevo gobierno no incurre justamente en lo que se critica a Evo Morales, es decir, en una ideologización de las relaciones, pero del otro lado?

No, de ninguna manera. La relación con Venezuela, Nicaragua y Cuba estuvo orientada a consolidar una corriente ideológica que tenía un proyecto geopolítico. Bolivia no se benefició absolutamente en nada. Siempre aportó más de lo que recibió y somos un país en vías de desarrollo que no se puede permitir el lujo de hacer aportes o invirtiendo fuera del país y sosteniendo otras economías.

¿De qué magnitud de aportes estamos hablando? ¿Fue donación, inversión, préstamos?

Por ejemplo, para Unasur Bolivia invirtió y apostó bastante para la construcción de ese monumental edificio que iba a servir para acoger al Parlamento unasuariano, que fue una inversión absurda. Por otra parte , Bolivia abandonó otras relaciones que eran verdaderamente importantes, como con EEUU o con la UE. Desde un principio, Bolivia no quiso participar de los acuerdos de asociación con la UE a diferencia de Perú, Ecuador y Colombia, que sí lo hicieron y que se beneficiaron, por ejemplo, con la eliminación de las visas para viajar a Europa. Bolivia en ese entonces se apartó satanizando los acuerdos, satanizando los tratados de libre comercio.

¿Se va a retomar la negociación hacia un acuerdo comercial con la UE?

Es mi deseo retomar las conversaciones para consolidar en el futuro un acuerdo económico comercial y lograr que la UE acepte eliminar las visas para los ciudadanos bolivianos. No sé si alcanzaremos a hacerlo.

¿Recuerda otro momento tan turbulento en las relaciones exteriores bolivianas, como sucede ahora con los impases con España, México y Argentina?

Yo ingresé a trabajar a la Cancillería el año 1980 y desde entonces no recuerdo otro momento más difícil que el que estamos viviendo. Pero, esto tiene una razón, durante 14 años el régimen de Evo Morales utilizó la Cancillería, nuestras embajadas, nuestros consulados, como centros de operación política para consolidar la imagen de Evo Morales en el exterior, para garantizar amistades y simpatías en favor de él y del régimen. Cuando nosotros asumimos vimos cuán difícil es desmontar ese aparato construido durante 14 años.

Sin embargo, en este afán de desmontaje hay conflictos con tres países. ¿Eso no habla mal del actual gobierno?

De ninguna manera. Este es un gobierno constitucional y no encuentro en ninguna parte de la Constitución límites a su capacidad de gestión. Nosotros somos un gobierno que debe hacer gestión, sería muy negativo para el país ocuparnos de una transición de carácter formal y no conducir las relaciones de este país como corresponde. Si fuéramos una figura decorativa, sería imposible gobernar este país.

¿Cómo se puede superar el impase con España si ese país no ha explicado qué hacía su encargada de negocios con seis GEO en la Embajada de México? 

Creo mucho en la conversación que he tenido con la Ministra de Relaciones Exteriores de España. Ella fue enfática en decir que la Cancillería española y su persona desconocían estas acciones. En ese sentido, la declaratoria de persona non grata ha sido para retirarle la confianza a esos dos funcionarios diplomáticos, lo que no significa una pretensión de fisurar o menoscabar la relación entre España y Bolivia. Además, la Ministra de Exteriores ha señalado que enviará una misión para investigar los hechos a fondo. A partir de ello creo que las relaciones van a mejorar. 

Si la Ministra de Exteriores no sabía, ¿a quién respondían estas personas?

No sabemos. Eso es lo que tenemos que desentrañar, tanto el Ministerio de Exteriores de España como la investigación que continúa realizando el Ministerio de Gobierno de Bolivia.

¿Qué buscaban estas personas?

Yo no podría decir qué buscaban. El Ministro de Gobierno ha mencionado en varias oportunidades que habría la pretensión de sacar de ahí a algún asilado. El tiempo y la investigación seguramente le darán la razón al Ministro de Gobierno.

¿Usted tiene información en sentido de que los GEO no son los que habitualmente se asignan a una embajada, que tenían pasaportes falsos y que venían para una misión específica?

La información que tiene Cancillería es que llegaron recientemente y que tenían previsto viajar al día siguiente de ocurridos estos hechos. En  las redes sociales y por versiones emitidas incluso por connotados diplomáticos españoles se sabe que habrían utilizado pasaportes falsos. La Cancillería va a hacer la consulta correspondiente a la Embajada de España.

Foto: Freddy Barragán / Página Siete

Circuló una información en sentido de que funcionarios españoles habrían ayudado a algunos asilados a salir hacia la frontera. ¿Qué información tiene al respecto?

Sé que el Ministerio de Gobierno está haciendo esas investigaciones a través de Migración. Nosotros no tenemos un reporte de qué autos y con qué placas diplomáticas cruzaron la frontera.

¿Hay indicios en ese sentido?

Hay indicios y el Ministerio de Gobierno está investigando.

Lo cierto es que al principio había 20 asilados, pero ahora solo quedan nueve. ¿Qué pasó con el resto?

Inicialmente hubo 27. Muchos de ellos renunciaron al asilo, otros salieron con salvoconducto  y ahora están 11 personas.

En España señalan que este operativo obedece a la sociedad política entre Evo Morales y Pablo Iglesias. ¿Qué información tiene al respecto?

Hay muchas versiones que afirman esos extremos. Cancillería aún no tiene una información oficial sobre esos temas.

¿Cómo quedan las relaciones con México después de la salida de su embajadora? Pareciera que ahí no hay compresión.

Todo lo contrario, en México hay señales muy buenas. La Cancillería mexicana aceptó el anterior viernes la acreditación de nuestro encargado de negocios, que es Julio Aliaga. Por otra parte hubo mensajes de ida y vuelta de que hay interés de parte de los dos cancilleres de conversar y reencauzar las relaciones diplomáticas.

¿Con Argentina hay alguna preocupación tomando en cuenta que las relaciones están congeladas?

Sí, creo que con Argentina  (las relaciones) están congeladas  verdaderamente. No he tenido ninguna conversación con autoridades argentinas. Nuestro encargado de negocios, que es Julio Alvarado, está en conversaciones con ellos y seguramente estos días lo van a acreditar. El problema con la Argentina es que hubo cambio de gobierno y hubo mucha demora en el relevo de autoridades.

La pregunta es si los temas bilaterales, como la venta de gas, migrantes, seguridad de fronteras, están fluyendo o están paralizados.

El canciller Solá ha indicado que ellos van a cumplir la Convención de Viena, aunque no han reconocido al gobierno de la señora Añez. Esto quiere decir que las relaciones de tipo comercial y de otra índole van a seguir su curso.  Los países no pueden exponer sus relaciones bilaterales por temas de coyuntura como un asilado, un refugiado.

Lo cierto es que Argentina le está dejando a Evo Morales hacer lo que quiere.

El tema es que la condición de Evo Morales en la Argentina es de solicitante de refugiado y no tiene mayores restricciones, aunque ningún país debería servir como centro operativo desestabilizador de otro país. Eso lo dice el derecho internacional.

¿Por qué aún no tiene refugio?

Yo hablé con el representante del Alto Comisionado para los refugiados en Argentina, que también cubre Bolivia, Uruguay y Paraguay, y él me comentó que no había autoridades en Conare de Argentina porque estaban en pleno cambio.

¿Cómo va el reconocimiento internacional a la presidenta Añez?

Formidable. Los únicos países que se han manifestado en contra de Bolivia son México y Argentina. La comunidad internacional en pleno continúa teniendo un relacionamiento normal con Bolivia. Hay unas teorías en las relaciones internacionales por las cuales los Estados no se pronuncian frente al cambio de gobierno, no reconocen gobiernos, sino Estados.

¿Esto no causa efecto en la ONU? ¿Bolivia tiene representación en ese organismo?

Absolutamente, no hay ningún cuestionamiento a nivel de organismos como NNUU. Por ejemplo, en el saludo diplomático a la Presidenta de Bolivia y el saludo diplomático que se hizo a mi persona asistieron todos los embajadores acreditados en Bolivia, inclusive el embajador de la China y de Rusia.

Evo Morales ha puesto en marcha una estrategia para posicionar la idea de que en Bolivia hubo un golpe. ¿No cree que eso se ha instalado en ciertos niveles de la comunidad internacional?

No creo. Ese es un discurso que están desplegando los acólitos de Evo Morales en el exterior, que son pequeños grupos de ultraizquierda. Esa narrativa del golpe de Estado ha quedado absolutamente desvirtuada después de que la comunidad internacional ha tomado conocimiento de que en Bolivia los poderes del Estado han seguido funcionando normalmente. Es más, después de 14 años del gobierno del MAS  recién vemos una Asamblea Legislativa absolutamente independiente del Poder Ejecutivo y un Poder Judicial absolutamente independiente del Ejecutivo. 

¿El hecho de que la CIDH haya emitido un informe tan demoledor en contra del gobierno de Añez no habla de algún grado de éxito de esta estrategia?

El MAS ha tenido durante 14 años oficinas políticas operando en todos los países. Eso han sido los consulados y las embajadas, centros operativos del MAS. Sin embargo, la CIDH ha aceptado una nueva visita a Bolivia y ha enfatizado que ese informe emitido semanas atrás es preliminar, y están conscientes de que debe ser complementado y quizá debe ser reformulado.

Hemos escuchado declaraciones muy duras de Tuto y Arturo Murillo en temas que atingen a la Cancillería. ¿No cree que eso perjudica a su labor?

No, no siento que perjudique a mi labor porque la Cancillería tiene una política de acción que se ajusta estrictamente a los cánones internacionales. Soy una persona que conoce en profundidad la norma internacional, enseño esto hace más de 25 años y sé cómo conducir mi gestión.

¿Cómo hará para lograr la normalización de relaciones con EEUU si no puede nombrar un embajador sin la anuencia del Senado?

No es justo que este gobierno de corta duración designe embajadores que quizá el próximo gobierno los vaya a reemplazar. Sería un gasto inútil, absurdo para el Estado boliviano. Respecto a EEUU me imagino que el próximo gobierno va a reponer las relaciones a nivel de embajadores.

Entonces ¿algunos embajadores quedan en sus cargos o han sido reemplazados por encargados de negocios?

Ya fueron reemplazados todos, absolutamente todos por el hecho de que había un cambio total de orientación política y de visión diplomática y por la simple razón de que ellos no eran embajadores del Estado boliviano, sino que eran operadores políticos de Evo Morales.

¿Qué va a pasar con las relaciones con Chile después del fracaso en La Haya?

El fracaso de La Haya no emerge de un buen o mal relacionamiento con Chile, sino de una concepción jurídica adoptada por el anterior gobierno que no tenía un marco jurídico sólido y que fue respaldada incluso por la oposición.

Por casi todos, menos usted.

Todos, menos yo. Soy profesora de la materia, veía muy difícil, aunque me costó muchísimo sostener aquello porque fui tildada de prochilena, fui interpelada. Yo pienso que la relación con Chile debe reencauzarse. Es necesario fortalecer esa relación para avanzar en otros temas.

255
32