Conteo y cómputo bajo candado, custodia 24/7 y vigilancia civil «blindarán» el voto

Según el TSE, las papeletas y actas tienen al menos cuatro medidas de seguridad. Los sistemas de conteo son respaldados por un software alterno, generadores de electricidad y sistemas de aislamiento.
lunes, 12 de octubre de 2020 · 00:04

Leny Chuquimia /  La Paz 

   Sistemas de conteo preliminar y cómputo oficial bajo candado, custodia 24/7  del material electoral y  vigilancia ciudadana, a través de veedores y jurados electorales, son parte de los mecanismos de “blindaje”  de las elecciones generales 2020. Después de un año de crisis política, el Tribunal Supremo Electoral  (TSE) busca garantizar la transparencia de los comicios. 

“En el país queda el recuerdo de las elecciones de 2019, cuando el proceso electoral tuvo un punto de inflexión. El TSE tomó las lecciones y procedió a organizar un  nuevo sistema  de información de resultados preliminares y de cadena de custodia”, manifestó el presidente del TSE, Salvador Romero.
   
 Sistemas bajo candados 
 
“Corten el TREP”, fue la orden que   la noche del 20 de octubre de 2019, a las 19:40, interrumpió la difusión pública de datos  del sistema  de  conteo rápido preliminar. Con 83% de  las actas computadas la transmisión se detuvo cuando la tendencia de votos mostraba  una segunda vuelta entre Evo Morales  (MAS) y Carlos Mesa (CC).

Casi 24 horas después,  el sistema fue reanudado. Los datos habían cambiado y sobre el  95% de avance, Morales tenía una ventaja de 10 puntos que descartaba el balotaje.  En medio del descontento y la duda de  fraude,  el país se sumió en una crisis  que derivó en la anulación de las elecciones y la renuncia del entonces presidente  Evo Morales.  

 “Esta vez el proceso de difusión será administrado por un sistema propio del organismo electoral que no será terciarizado y que permitirá dar a conocer la información en tiempo real. Empezará a las 18:00 y tendrá un flujo ininterrumpido de información estadística;  no se va a cortar bajo ninguna circunstancia”, señaló Salvador Romero.

                                                    
La inspección  técnica  ocular del caso fraude se hizo la semana  pasada.
 
Foto:APG.


En 2019 el sistema de conteo rápido TREP fue terciarizado por la empresa Neotec y auditado por  Ethical Hacking. El gerente de esta última   advirtió que un tercer operador ingresaba información irregular en el sistema y que había más de 7.000 contraseñas de acceso inseguras. Transcurrido un año de las elecciones anuladas del 20 de octubre, las investigaciones continúan.

El nuevo sistema de Difusión de Resultados Preliminares (Direpre) se trabajó en torno a las observaciones  emitidas por la OEA con hasta 20 protocolos. Éste, a diferencia del sistema de cómputo oficial, no es vinculante, sino referencial y de control. Su alcance es netamente informativo y de tendencia, según el TSE.

   “Registrará quién, dónde y cuándo tomó la información de las actas. Difundirá los resultados solo de las que no tengan observación que deba ser subsanada”, explicó la vicepresidenta del TSE, María Angélica Ruiz.

Para evitar los problemas de 2019 se han tomado previsiones. Se tiene  un software de reemplazo que fue elaborado por la británica Reckon. Además de generadores de energía y sistemas de alimentación ininterrumpida en caso de cortes.  

 Ruiz señaló que el sistema más importante es el de cómputo oficial.  Éste es  el que consolidará los datos de las actas físicas -único instrumento jurídico valido-  de la totalidad de mesas de sufragio, incluyendo las que sean subsanadas en  los TED. “Se podrá visualizar el acta y en el caso de las observaciones y anulaciones se verá el documento de resolución”, explicó.

 Tanto el sistema de conteo como el de cómputo cuenta con   candados  para evitar la  intromisión de servidores ajenos, recalcó.

Material sensible y medidas de seguridad
 

El material sensible es aquel que está dentro de la maleta electoral y  debe ser cuidado al máximo. Incluye el acta electoral, las papeletas, los certificados de sufragio y las listas de electores, entre otros componentes. 

Cada uno tiene medidas de seguridad. El primero es el sello en la maleta electoral, éste debe estar intacto y debe ser observado si es que  fuera  abierto antes de ser entregado a los jurados en las mesas electorales.

 Desde el TSE se explicó que desde el material sensible cuenta con  medidas de seguridad. Por ejemplo, las papeletas de sufragio, los certificados  y las actas de escrutinio fueron elaborados con papel Guilloch é, un microtexto y tinta invisible que facilitarán su identificación ante una falsificación.

Asimismo, las papeletas tendrán sellos con tinta fluorescente y las actas un código QR de identificación.

  Pero además de la seguridad del material electoral, cada maleta estará acompañada de insumos de bioseguridad contra la Covid-19.  
 

Una cadena de custodia estricta de 24/7
 

 Apenas habían pasado 24 horas desde el corte del sistema de conteo de las elecciones 2019, cuando desde diferentes partes del país llegaron videos de maletas electorales, copias de actas, papeletas marcadas   y otros documentos que eran encontrados en depósitos, escuelas y domicilios. 

Mientras vocales del  TSE entonces en funciones explicaba que ese era  material sobrante y  lo el oficial eran las  actas  remitidas a los TED, la situación era irregular para quienes por años vieron las ánforas llegar hasta un solo recinto donde eran custodiadas hasta el fin del cómputo. Algo estaba claro:  la cadena de custodia se había roto.

      “Hablar de la cadena de custodia es hablar de la integridad del proceso. Es asegurar que el movimiento de los materiales electorales, en una operación  tan compleja, está controlado en todo momento; antes  de la votación y  mucho más después de ella cuando las actas de resultados  viajan  hasta el centro de computo”, dijo el oficial electoral del PNUD, Mauro Calvo.

 Para garantizar una cadena irrompible, el TSE este año ha  generado un protocolo en el que la Policía y las Fuerzas Armadas se constituyen en custodios  24/7 del material, desde su producción y distribución hasta el retorno a los TED. 

Ello no implica que sean los administradores de los mismos. Su rol será únicamente de resguardo. La únicas personas  autorizadas para manipular material electoral sensible serán los notarios y jurados. Las fuerzas del orden desplegadas no podrán tocar ni actas ni papeletas.

  “Para tener el control en todas las etapas, cada movimiento tendrá un comprobante  que registre la entrega y recepción del material, quienes los realizaron, la hora, ubicación, modo y tiempo de traslado, rutas y acompañantes”, manifestó José Orellana del servicio de procesos electorales del TSE.

De principio a fin del proceso,  el resguardo implica a todo el material. Desde el acta de resultados,  que será sellada en el sobre A color plateado, hasta las papeletas, copias, material de apoyo que serán clasificados  en otros  sobres. Toda la maleta electoral deberá ser entregada sin alteración a los TED. 

Mientras  el acta llegará hasta el centro de cómputo el resto del material será resguardado en los  centros autorizados de  almacenamiento. Los sobrantes  permanecerán bajo custodia hasta que termine el cómputo y se disponga su destrucción.

Después de  la inspección técnica ocular del caso fraude, la semana pasada, un informe policial advierte que en 2019 hubo una  ruptura de la cadena de custodia que propició  la alteración de al menos 8.000 actas electorales .

Jurados electorales, los ojos de la ciudadanía

En octubre de 2019, en  medio de los primeros conflictos electorales, aparecieron videos y fotografías de actas cambiadas, alteradas o con vicios de nulidad. Estos registros apuntaban a que el presunto fraude no se había limitado  al sistema de conteo, sino a todo el proceso electoral. 

Para evitar un  incidente similar en los comicios 2020, los jurados electorales, representantes de la ciudadanía, tendrán la labor de garantizar la transparencia en cada paso de la elección.   

  “Los jurados  son ciudadanos elegidos al azar y ellos son la máxima autoridad el día de la elección. Mucho de la transparencia del proceso  depende de la calidad de su trabajo. Son los ojos de toda la ciudadanía, por eso apelo a que asuman  este cargo como un honor y una responsabilidad ciudadana”, dijo la vicepresidenta del Tribunal Supremo Electoral, María Angélica Ruiz.

En todo el país  y el exterior se  designaron más de 213 mil jurados electorales. El domingo 18 de octubre, la jornada electoral sólo será abierta con su presencia. Al menos dos de los seis designados por cada mesa  deberán estar  como garantes para recibir  la maleta electoral, cuya   custodia estará a sus manos.   

Los jurados  serán quienes guiarán el sufragio y verificarán el escrutinio. Elaborarán el acta -documento oficial- y  la entregarán al notario.

  Pero no serán los únicos ojos. Al menos dos misiones de observadores ciudadanos trabajarán junto  a las misiones  internacionales. Se sumará un sistema de control masivo civil que capturará la imagen de las  actas electorales.

 

 Caso fraude  apunta a la  vocal de Evo

“Fue la vocal Lucy Cruz quien dio la orden de parar el TREP”, manifestó el jefe de la división Anticorrupción de la Felcc, Luis Fernando Guarachi. La declaración es parte de las conclusiones  de la  inspección técnica   ocular por el presunto fraude en las elecciones fallidas de  2019. 

La revelación coincide con la declaración del chofer del vehículo designado a la vocal. Se  confirmó junto a las circunstancias en  la que se dio la orden de parar el sistema de conteo rápido preliminar.  

El lunes y el martes, los  exvocales del TSE María Eugenia Choque, Idelfonso Mamani, Antonio Costas, Lidia Iriarte,   Édgar Gonzales y Lucy Cruz  recorrieron cuatro locaciones para  verificar la correlación de los hechos. Cabe recordar que la exautoridad cuestionada fue designada en el TSE por  Evo Morales.

El viceministro Wilson Santamaría informó que se halló un cruce de llamadas entre Cruz, una exvocal del TED La Paz, el exministro Juan Ramón  Quintana  y la diputada del MAS Sonia Brito. 

Brito rechazó la denuncia y advirtió  que se violó la presunción de inocencia al difamarla con una suposición sin pruebas. “Conocí a Marianela Revollo por más de 30 años y me parece una cobardía hacer una acusación a una persona que ha fallecido. Que muestren el contenido”, dijo.

El padrón  electoral

El padrón electoral fue uno de  los elementos observados. Se recomendó  que sea saneado para garantizar unas elecciones    generales 2020 confiables y transparentes.

2019 Para los fallidos comicios  de la gestión pasada, el padrón registró 7.315.364  ciudadanos habilitados para emitir su voto.  El 4,6% de ese total correspondía a los electores bolivianos que viven  en el exterior. 

Inhabilitados Se procedió a la inhabilitación de las personas que no votaron de manera consecutiva en los dos últimos procesos   validos, es decir el referendo  de 2016 y las elecciones judiciales de 2017.

Depurados Se diferencias de los anteriores  porque  la depuración es un acto definitivo y se aplica a los fallecidos. La inhabilitación pudo ser revertida a solicitud de  los interesados.

2020 Se habilitó a 7.031.294 electores a nivel nacional y a 301.631 votantes en el exterior, haciendo un total de 7.332.925. En comparación al padrón de 2019, el de este 2020  subió en 17.561 electores.

Fallecidos El número de fallecidos se estableció con  datos del Registro Civil,  Salud, el Sistema de Reparto, la Autoridad de Fiscalización de Pensiones y Seguros, Sedes, cementerios generales y otros.

Exterior El número de  habilitados fuera del país  cayó de 341.001 en 2019 a 301.631 en 2020, es decir que hubo una disminución de un 11,5%. La gran parte de los inhabilitados está en Argentina.

 

 

 


   

Más de