Censura de ministros confronta al Ejecutivo con el Legislativo

Mientras Eva Copa exigió a la presidenta Añez que destituya a Murillo y Cárdenas, el primero dijo que seguirá con sus funciones.
viernes, 16 de octubre de 2020 · 00:11

Pamela Pomacahua / La Paz

  Luego de que el Legislativo censurara a dos ministros el miércoles, la presidenta de la Cámara de Senadores  Eva Copa  exigió a la mandataria Jeanine Añez que cumpla con la norma y destituya a esas autoridades; entretanto el ministro de Gobierno  Arturo Murillo, uno de los sancionados,  dijo que seguirá en el cargo mientras la notificación no llegue al Ejecutivo.

“Seguiré siendo ministro; mientras esta censura no llegue a Palacio y hasta el día de hoy (jueves) no llegó a Palacio, por eso estoy actuando como ministro. En el momento que esto suceda dejaré el cargo y la Presidenta tomará las medidas que correspondan”, señaló Murillo ayer en un acto de la Policía.

Por su parte, Eva Copa  lanzó sus dardos contra el ministro Murillo y habló sobre la decisión de los asambleístas. “Hemos sido elegidos por el pueblo boliviano y no nos hemos autoproclamado”, en clara alusión a la posesión de Añez hace casi un año, después de la salida de Evo Morales tras el fraude electoral.

En la misma línea, el diputado masista Édgar Montaño dijo que Murillo ya no es ministro porque no se presentó por cuarta vez consecutiva a explicar la compra irregular de gases lacrimógenos  con sobreprecio, entre otros materiales antidisturbios.

A lo que Murillo también  respondió: “Si el señor Montaño está preocupado porque nuestra Policía se está armando para cualquier conflicto, que se preocupe. Nosotros no vamos a permitir que la democracia entre en juego”.

El otro ministro censurado es el ministro de Educación  Víctor Hugo Cárdenas, por no presentarse a responder ante la Asamblea Legislativa Plurinacional por el cierre del año escolar debido a la pandemia. 

La autoridad respondió a través de su cuenta en sus  redes sociales: “La mayoría del MAS no entiende ni quiere entender razones documentadas que justifican la necesidad de fijar otra fecha de las interpelaciones. Torpe forma de empeorar más la dignidad de la ALP”.
 

 

 

 


   

7
37