Partidos presupuestan hasta Bs 15 millones y apuestan a la TV y redes sociales

La ley electoral señala que el TSE debe fiscalizar los recursos destinados a la propaganda electoral, y los partidos dar información de sus presupuestos.
lunes, 5 de octubre de 2020 · 00:04

Leny Chuquimia / La Paz

Los frentes políticos en contienda presupuestaron hasta 15 millones de bolivianos para afrontar la campaña electoral rumbo a las elecciones generales del 18 de octubre. Apuestan al pauteo en   medios televisivos y a los espacios en las redes sociales.

“Teníamos  presupuestados 11 millones de bolivianos, esperamos llegar a eso con los aportes. La mayor parte  se va al pauteo en los medios”, manifestó  Sebastián Michel, vocero del Movimiento Al Socialismo (MAS).

 Ruth Nina, candidata a la vicepresidencia de Pan-Bol,  manifestó que en el caso de su partido la propaganda se limita a los espacios gratuitos en los medios estatales.

La ley electoral señala que las organizaciones políticas  podrán financiar sus campañas con  aportes de sus simpatizantes, colectas públicas, contribuciones, donaciones o subvenciones lícitas de fuentes privadas. Además, está el  fondo de  fortalecimiento público que este año fue donado al Órgano Electoral para la atención de la seguridad sanitaria en los comicios.

La norma añade que no se podrá gestionar o recibir  aportes  de entidades y empresas públicas, entidades extranjeras, agrupaciones religiosas o espirituales, personas naturales o jurídicas propietarias de juegos de azar, personas obligadas a contribuir por sus superiores, anónimos  y  de origen ilícito.

“Nuestro candidato (Fernando Camacho) hizo público al inicio de la campaña que tenemos presupuestados  10 millones de bolivianos. Son aportes ciudadanos”, manifestó Mauricio Melgar, vocero de  Creemos.  


Las  marchas  y caravanas son parte de las previas  a los comicios.

Los presupuestos

El presupuesto más alto es el de CC con 15 millones de bolivianos. Le siguen el MAS con 11 millones y Creemos con 10 millones de bolivianos. El FPV presupuestó unos 10.000  dólares para la campaña en el departamento de La Paz, de los que al momento recaudó 1.000. Mientras que Pan-Bol estimó 192 mil  bolivianos. ADN y Libre 21 no dieron a conocer los montos asignados a sus campañas electorales. 

El presupuesto de Comunidad Ciudadana, según declaró Ricardo Paz en marzo, es el  mínimo que necesita una candidatura con presencia nacional y “que se encara con seriedad”. “Es lo requerido  para difundir la propuesta, visitar la mayor cantidad de regiones del país, apoyar a los candidatos uninominales, contratar encuestas y difundir propaganda electoral en canales televisivos nacionales, radios, prensa y redes sociales”, aseguró  el vocero de CC.

Michel explicó que el origen del presupuesto  del MAS era el fondo de fortalecimiento democrático. Pero con la resignación de este para la implementación de medidas de bioseguridad, dijo que sus recursos dependen de los aportes al partido que poco a poco podrían cubrir ese monto.

“Siempre el destino más usual de esos fondos ha sido la televisión, que es lo más grueso de la campaña”, afirmó el portavoz del Movimiento Al Socialismo.

Ante una campaña electoral que por la pandemia debe trasladarse al escenario virtual, la apuesta en estas elecciones son las RRSS. 

“Hasta el momento la presencia en las redes es parte del trabajo de los militantes. Esperamos que los aportes puedan alcanzar para pautear pero por ahora es netamente orgánico”, dijo Michel.

“En el departamento de La Paz presupuestamos que los aportes debían llegar a unos 10.000  dólares pero tenemos 1.000 que son invertidos en las redes sociales. Ese es el promedio en los otros departamentos”, afirmó el coordinaor departamental del FPV  Gonzalo Martínez.  

Indicó que su campaña es autosustentable y que tanto candidatos como simpatizantes ponen su granito de arena. “El doctor Chi no está  en Tv  pero sí tenemos una fuerte presencia en redes sociales”, explicó.

 En el caso de Pan-Bol, Nina explicó que en su partido cada candidato encara su propia campaña. La mayoría usa las redes. 

“Al contrario de lo que se piensa sobre el bajo presupuesto, al ser un partido   orgánico son las bases  las que socializan y  organizan   proclamas y caravanas. No estamos en desventaja. Tal vez no somos visibles porque no hay medios que nos cubran pero tenemos mucha actividad”, dijo.


Las proclamaciones  continúan pese  a las restricciones.

Por primera vez partidos renuncian a la subvención de la propaganda 

Ante la emergencia sanitaria, los partidos en carrera  decidieron no usar los  alrededor de 35 millones de bolivianos del  fondo de fomento público a la propaganda  de los partidos. Esta medida “por única vez” servirá para  la implementación de protocolos de bioseguridad en las elecciones.

“El presupuesto asignado al fortalecimiento público para las elecciones generales 2020, de bolivianos 35.060.000, establecido en el artículo 76 de la Ley de Organizaciones Políticas, será destinado por el TSE preferentemente a la seguridad sanitaria de las personas involucradas en todas las etapas del proceso electoral”, señala la norma que regula la situación extraordinaria.

El fondo de fortalecimiento público es  administrado por el Órgano Electoral Plurinacional. Consiste en subvenciones indirectas, durante  periodos electorales, para el acceso de los partidos políticos a propaganda en medios de comunicación. La distribución debe ser reglamentada por el TSE y publicada en su página web para su fiscalización.

“Se trata de una situación extraordinaria, en  tiempos marcados por un muy grave deterioro de las variables económicas a consecuencia de  la pandemia. Es un momento que exige desprendimiento y sacrificios”, manifestó el presidente del TSE  Salvador Romero.

Según la norma electoral, en unas justas normales  el 60% de estos recursos deben distribuirse por igual entre los partidos en contienda, mientras que el otro 40% debe designarse en proporción a la cantidad de votos conseguidos en el proceso electoral anterior.   

 Poco antes de la aprobación de la ley que facultó la reasignación de los recursos, la senadora Eva Copa, que apoyó la medida,  dijo que cerca del 60% de ese dinero (unos siete millones) le correspondían al  MAS. 

Para las elecciones de 2019, el partido azul recibió el 61% de los fondos. El porcentaje se calculó con base en  los resultados de las elecciones de 2014. 

Aunque las elecciones 2019 fueron anuladas, la distribución de los comicios 2020 debía hacerse con base en  ellas.

 

Recursos de la propaganda deben ser fiscalizados por el TSE

En todo proceso electoral nacional o subnacional, las organizaciones políticas deben presentar  al TSE sus  presupuestos para la propaganda. Según la norma, es el órgano electoral el encargado de fiscalizar estos recursos, cuya información es pública.

El inciso D del parágrafo I del artículo 82 de  la Ley de Organizaciones Políticas señala que la fiscalización del OEP   abarca a los “Recursos provenientes de financiamiento privado, incluyendo los gastos en propaganda electoral”. Esto adicionalmente al control de los estados financieros de cada partido político o agrupación ciudadana, que deben ser  presentados de forma anual.

Asimismo, bajo el principio de transparencia, en su artículo 87,  la ley establece que  “las organizaciones políticas garantizarán el acceso a la información en todas sus acciones en el marco de la transparencia y la publicidad, estableciendo para tal efecto en su normativa interna los mecanismos correspondientes”. 

Página Siete solicitó  al TSE los presupuestos de los partidos políticos, pero este pedido  fue negado. Desde esta instancia se argumentó la imposibilidad de  divulgar estos datos en cumplimiento del reglamento de fiscalización del OEP, que señala que la información económica y financiera de cada organización política se constituye en su propiedad y su difusión “es de exclusiva responsabilidad de la máxima instancia o representante”   .

 Este reglamento también señala que  concluido el proceso electoral, los partidos políticos, agrupaciones ciudadanas, organizaciones de las naciones y pueblos indígena originario campesinos y las alianzas habilitadas deberán  presentar  “el corte de  las operaciones económicas y financieras  de cierre del proceso electoral”.

Al informe debe adjuntarse la rendición de cuentas pormenorizada y documentada de las fuentes de financiamiento y de los gastos realizados en la propaganda electoral. Todo debe estar  respaldado  con comprobantes originales o fotocopias legalizadas, “con carácter de declaración jurada”.

Los 7  en carrera 

MAS Para las elecciones generales 2020, el Movimiento Al Socialismo, que postula a Luis Arce,  presupuestó 11 millones de bolivianos. En 2019 fue de dos millones.

CC El vocero de Comunidad Ciudadana Ricardo Paz manifestó en marzo que la alianza tenía 15 millones de bolivianos para encarar una campaña    con presencia nacional. El candidato de CC a la presidencia es Carlos Mesa.

Creemos La  organización política señaló que se prevé unos 10 millones de bolivianos para su campaña electoral. El candidato Fernando Camacho señaló que  los fondos salen del apoyo a la propuesta.

FPV El Frente Para la Victoria  presupuestó un promedio de 10 mil dólares por departamento pero se logró reunir sólo 1.000. La apuesta para el candidato Chi son las redes.

Libre 21 La organización que postula a Tuto Quiroga se mostró esquiva a dar a conocer  el presupuesto. La ley electoral ordena  la  transparencia de los recursos.

Pan-Bol  Ante el TSE, el Partido de Acción Nacional Boliviano se presentó un presupuesto de 192 mil bolivianos y  cada candidato se encarga de su campaña con sus bases. Su candidato presidenciable  es Feliciano Mamani.

ADN Acción Democrática Nacionalista, que postula a María de la Cruz Bayá,  no logró precisar el monto presupuestado para su campaña ni quién sería la persona adecuada para brindar esta  información.

 

 


   

2
33