Estudio: Corte del TREP y Senkata fueron los “desencadenantes ” de la polarización

sábado, 21 de noviembre de 2020 · 01:40

Pablo Peralta M.  / La Paz 

Los resultados preliminares del estudio cualitativo  Polarización en Bolivia: tolerancia a la violencia en conflictos sociales concluyen, entre otros detalles, que el corte del TREP (Transmisión de Resultados Electorales Preliminares), la quema de la wiphala y los hechos luctuosos de Senkata y Sacaba fueron “desencadenantes fortuitos” de la polarización.

El sociólogo Julio Córdova, de la firma Diagnosis, compartió con Página Siete los primeros resultados de ese estudio, el cual  se realizó a través de 12 grupos focales en las ciudades de El Alto, La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. 

“Nuestra principal conclusión es que para que exista la polarización deben  conjugarse cuatro variables en el contexto, que permiten un terreno fértil para esta polarización.  Estas cuatro variables son: limitaciones estructurales, un conjunto de emociones colectivas negativas, la presencia de mecanismos de movilización  y hechos circunstanciales desencadenantes que transforman el estado de ánimo de la gente en ira, en indignación,  y que promueven la movilización y la polarización”, explicó Córdova.  

El sociólogo sostuvo que antes de octubre y noviembre de 2019 hubo un proceso de acumulación que facilitó la polarización. Aquello, dijo, se manifestó en un conjunto de emociones colectivas negativas: la frustración  (frente a las condiciones económicas, falta de empleo, dificultades para poder cumplir las metas),  la desconfianza institucional (frente a los  sistemas electoral, judicial, legislativo, partidos e incluso medios), el temor (frente a la pobreza,  a la inestabilidad social y política), y la incertidumbre.  

“Entonces todas estas emociones colectivas negativas se han ido acumulando y sólo faltó algún hecho desencadenante fortuito que ha generado la polarización. En el caso de las clases medias ha sido el TREP y su suspensión;  en el caso de las clases bajas ha sido la quema de la wiphala y posteriormente la masacre de Senkata y Sacaba”, sostuvo Córdova, quien agregó que “estos hechos han traducido estas emociones colectivas negativas en ira e indignación y por lo tanto en movilización y polarización”.

El especialista manifestó que el estudio identificó,  en los grupos focales,  que después de un año de octubre y noviembre de 2019 “las condiciones de polarización se han diferenciado según el estrato social”.

 Córdova sostuvo que en las clases bajas las condiciones de polarización se atenuaron un poco, principalmente por la victoria del MAS en las últimas elecciones. En cambio, las condiciones de polarización de las clases medias se mantuvieron y en algunos casos tendieron a agravarse.  “Una vez que el MAS volvió,  vía elecciones, sus sentimientos de frustración, de temor de incertidumbre y de desconfianza institucional,  se profundizaron y por lo tanto hay una mayor predisposición a la polarización”, aseguró.

 

 Ficha   técnica 

  • Estudio  El estudio cualitativo “Polarización en Bolivia: tolerancia a la violencia en conflictos sociales” está  a cargo del sociólogo Julio Córdova, de la empresa Diagnosis, y Gonzalo Vargas, investigador de Ciudadanía. 
  • Grupos focales El  estudio fue desarrollado con base en  grupos focales en las ciudades de La Paz, El Alto, Santa Cruz y Cochabamba para conocer, entre otros aspectos, las vivencias de polarización de las clases medias y bajas en los momentos de crisis postelectoral.
  •  Técnica La técnica de  investigación que se utilizó fue la “reconstrucción forense”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

13
2