Entre pugnas internas, el MAS recupera alcaldías perdidas en Santa Cruz en 2019

Cuando faltan pocos meses para las subnacionales, Warnes tiene sus cuentas bancarias bloqueadas, Montero vive entre conflictos, Camiri se disputa en un entuerto legal y Cabezas denuncia desestabilización.
domingo, 29 de noviembre de 2020 · 00:04

Carolina Méndez / Santa cruz 

Los sucesos de octubre y noviembre de 2019 precipitaron la convulsión y las pugnas por las sillas municipales  en el departamento de Santa Cruz. Después de  la renuncia de Evo Morales, cuatro alcaldes legítimamente electos  del Movimiento Al Socialismo (MAS) fueron obligados a renunciar.

Ellos son Mario Baptista (Montero), Mario Cronenbold (Warnes), Rodolfo Vallejos (Cabezas) e Iván Valdez (Camiri).

Un año después y tras el retorno del MAS al poder, el partido se revitaliza e intenta recuperar los espacios de decisión perdidos el año pasado.

Luego de enfrentamientos y procesos judiciales, el MAS retomó la Alcaldía de Montero, la de Camiri y disputa la de Warnes, en una pugna interna dentro de su propio partido. En el caso del municipio de Cabezas, el alcalde demócrata Rubén Villalba denunció que grupos afines al partido de Gobierno se organizan para desestabilizar la gestión edil y pedir su renuncia.

“El municipio, que ha venido atravesando diferentes situaciones, como la pandemia y los incendios, necesita estabilidad y que continúen las obras. Estos grupos incitan a la violencia y buscan colocar a un concejal como alcalde”, dijo Villalba. Afirmó que el control social le brindó  su apoyo en un voto resolutivo.

La retoma de las alcaldías de Montero, Warnes y Camiri están precedidas por un año de alta conflictividad, no sólo por la crisis sanitaria, sino por las incesantes pugnas que en algunos municipios parecen no terminar, pese a la  cercanía de las elecciones subnacionales.


La violencia  en Camiri alcanzó al destrozo de infraestructura. 
Foto: Clave 300

Montero, un año de la  renuncia

Pegada en una barda de su casa quedó la carta de renuncia que le escribieron al alcalde Mario Baptista presionándolo para que abandone su cargo municipal. Baptista fue acusado por el Comité Cívico de tener responsabilidad en los hechos violentos de 2019 y  que dejaron dos personas fallecidas en Montero.

Tras su renuncia, el Concejo Municipal eligió al concejal demócrata  Miguel Ángel Hurtado  como alcalde interino. Un año y tres días después, el 17 de noviembre de 2020, el Concejo Municipal decidió abrogar la resolución que avalaba a Hurtado y posesionó en su lugar a  la concejala Teresita Paz,  del MAS.

Cecilia Duarte, concejal demócrata,  explicó -en contacto con Página Siete- que el MAS se valió de su mayoría en el legislativo para escoger a una nueva autoridad municipal. 

“En realidad la prórroga del alcalde Hurtado era ilegal, porque él era interino y la extensión era para los electos por voto. Se lo debió haber ratificado para darle legalidad a su continuidad, pero no se hizo. El MAS consiguió siete votos a favor de Paz”, explicó Duarte. Ella se abstuvo de votar.

“El Concejo no tiene la facultad de cambiar alcalde. Puede llenar un vacío en caso de muerte, renuncia o sentencia ejecutoriada, pero éste no es el caso”, aseveró Hurtado. Anunció que presentará un amparo constitucional para ser restituido.

El cambio de la autoridad edil de  Montero se hizo en una jornada violenta. Por la mañana, cientos de padres llegaron hasta la alcaldía para exigir la entrega de canastas familiares y por la tarde hubo enfrentamientos entre vecinos, cívicos y militantes. 

Warnes, cuentas bloqueadas

Dos horas después que Evo Morales presentó su renuncia irrevocable, las redes sociales se llenaron de videos de Mario Cronenbold, alcalde de Warnes. Ante una multitud exclamaba que se “arrepentía de corazón por las cosas que hizo” y al igual que Morales,  renunció a su cargo.

Cronenbold fue aprehendido por la Felcc y cumplió una detención preventiva en Palmasola, acusado por los supuestos delitos de legitimación de ganancias ilícitas y enriquecimiento. Ante su ausencia, el Concejo Municipal escogió a Juana Araúz (Paz y Progreso) como alcaldesa interina de Warnes.

En el primer mes de interinato, el clima en la alcaldía fue tenso. Juan Pablo Viveros, de la misma agrupación, reclamó el cargo de alcalde apoyado por algunos concejales del MAS. La pugna se terminó cuando, los primeros días de enero, la Sala Constitucional Primera determinó que el poder ejecutivo quedaba en manos de Araúz.

Casi un año después -al día siguiente que Luis Arce  consiguió el respaldo en las urnas- Araúz presentó su renuncia irrevocable al cargo. Explicó que se encontraba delicada de salud, pues  se había contagiado de Covid. 

Ante el nuevo vacío, el MAS buscó recuperar la alcaldía que le fue arrebatada un año antes. El Concejo posesionó a Vanesa Uriona (MAS) como alcaldesa sustituta, pero por las pugnas internas en el legislativo edil  fue destituida luego de tres semanas y se eligió a un nuevo alcalde, Benedicto Choque (MAS).

“De la noche a la mañana, ocho concejales  escogen a Benedicto Choque como alcalde interino. ¿Cómo puede ser interino si yo no falté a mi función pública?”, cuestiona Uriona, quien llegó hasta la ciudad de La Paz en busca de que se ratifique su cargo.

Choque, por su parte, también acudió al Viceministerio de Autonomías buscando que se resuelva el conflicto a su favor y se habiliten las cuentas bloqueadas de la alcaldía en Warnes.

“En este momento no se puede ingresar a la alcaldía porque está tomada hace dos semanas por exfuncionarios que no tienen nada que ver con el municipio. Esperamos que a través de un informe del viceministerio se solucione y se pueda regularizar la situación”, manifestó Choque en contacto con Página Siete. 

Si bien no se sabe de manera clara quién es el alcalde en Warnes, en este momento se vislumbra que la pulseta por la silla está teñida de azul.

Camiri: la disputa legal

El 11 de noviembre de 2020, el día en el que el país se quedó sin presidente, Camiri -por unas horas- se quedó sin autoridad municipal. Franz Iván Valdez (MAS) presentó su carta de renuncia irrevocable al cargo de alcalde y le sucedió inmediatamente la concejala de demócratas Goldy Ruiz.

 Al finalizar el día ya había sido designada como conductora de gestión edil hasta las próximas elecciones. Su nombre fue proclamado en un cabildo.

Quince días después y aduciendo fallas procedimentales en el acta de la designación de Ruiz, el Concejo Municipal la destituyó para escoger a otro alcalde, Carlos Gambarte. Aunque este llegó a la concejalía de la mano del MAS, declaró abiertamente su divorcio con el partido azul en plena crisis política.

Luego del Carnaval 2020, la situación en la alcaldía de Camiri volvió a tornase confusa. El Concejo Municipal adujo la misma falla procedimental en el acta de designación de Gambarte y lo destituyó para escoger esta vez a Carlos Arispe, del MAS. 

Desde entonces, la pugna por el control en el municipio no ha cesado. Tanto Arispe como Gambarte han acudido a múltiples instancias judiciales buscando aval para gobernar. Ambos obtuvieron papeles para proclamarse como alcaldes.

A finales de agosto se registraron  enfrentamientos violentos  entre seguidores de Gambarte y de Arispe, hubo  bloqueo de caminos y destrucción de infraestructura. La Policía tuvo que dispersar a los movilizados.

El Informe Técnico Nº 81/2020 del Viceministerio de Autonomías reconoció a Carlos Arispe como alcalde de Camiri y reavivó la pugna edil. Gambarte por su parte había conseguido previamente un amparo constitucional y calificó de “aberración jurídica en un Estado de Derecho” el informe del viceministerio.

“Así como hemos sido respetuosos con el amparo constitucional, esperamos que Carlos Gambarte sea respetuoso del informe técnico y que no incite a la violencia. No nos temblará la mano para iniciar los procesos que corresponda”, señaló Arispe. Aseveró que tiene la firma habilitada para la disposición de los recursos municipales.

Renuncia  y retoma

2019 Los gobiernos municipales sufrieron los efectos de la crisis política. Después de la renuncia de Evo Morales algunos municipios se quedaron sin autoridades.

11/11 Renuncian los alcaldes de Warnes, Cabezas, Camiri y Montero. Todos del Movimiento Al Socialismo. Ese mismo día en Camiri asume una  nueva autoridad municipal para no dejar vacío el poder.

14/11 Asume como alcalde interino de Montero, Miguel Ángel Hurtado, quien gobierna hasta el 17 de noviembre de 2020, momento en el que es destituido. Las pugnas no terminan en este municipio.

15/11 Ante la renuncia de Mario Cronenbold en Warnes, la concejala Juana Arauz fue posesionada como nueva alcaldesa, cargo que ocupa hasta el 19 de octubre   de 2020.

26/11Carlos Gambarte es proclamado como alcalde de Camiri luego de la destitución de Godoy. Dos meses después el ente legislativo proclama a Carlos Arispe.

2020 El  20 de octubre,  Vanesa Uriona asume como alcaldesa de Warnes, pero es destituida en menos de un mes. El Concejo Municipal escoge a otro concejal del MAS para que asuma el cargo. La disputa continua.

Conflicto El 17 de noviembre de 2020, el Concejo Municipal de Montero posesiona a Teresita Paz Saucedo como alcaldesa, devolviendo la silla edil al Movimiento Al Socialismo.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

5
15