Oposición suma al menos cinco traspiés, no tiene derrotero y aún está en pañales

Analistas identifican a una oposición ausente, sin fuerza y carente de liderazgos en el inicio de gestión. CC y Creemos responden que están empezando y los resultados de su trabajo están por verse.
domingo, 29 de noviembre de 2020 · 10:28

Erika Segales  / La Paz 

¿Puede un parlamentario, o una bancada,  de la minoría destacar y dejar huella en propios y extraños? La historia demostró  que sí  con Marcelo Quiroga Santa Cruz , quien  entendió el “imaginario simbólico mayoritario” de finales de los 70  y enfrentó con valor las adversidades de ese tiempo. 

No obstante, diversos analistas no ven más liderazgos de oposición como el de Marcelo y coinciden en que los primeros traspiés de Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos muestran  a una oposición sin derrotero y que está “en pañales”. Aunque legisladores de  esas fuerzas  señalan que el resultado del trabajo que acaban de empezar está por verse.

“Con una bancada mínima que no representaban ni cinco parlamentarios, algo así como el 3%, Marcelo Quiroga Santa Cruz puso a trabajar a la maquinaria del Parlamento, capturada en su mayor parte por el banzerismo y fuerzas cercanas. Él obligó a un cambio de ruta, no importó que había mayorías aplastantes. Hay que saber encontrar la realidad, aquí la oposición no lo hizo aún”, señala el investigador Roger Cortez. 

Transcurrido  más de un mes del triunfo del MAS en las urnas,   se observan al menos cinco traspiés de la oposición: 1) el que los legisladores de Creemos reciban los credenciales y a la vez esa fuerza solicite una auditoría al proceso electoral del que resultó  elegida su propia bancada, 2) el que en el día de la conformación de la directiva de Diputados se quiebre la consigna de Creemos de llevar una “bancada digna”, 3) el que Fernando Camacho indicara que la movilización de los 21 días demandó recursos cubiertos por él, lo que generó críticas de activistas, 4) el que CC interpusiera ante el TCP el recurso por los dos tercios el mismo día de la llegada de Evo Morales a su bastión, y la consiguiente respuesta de improcedencia que recibió de ese ente, y 5) el que un legislador de CC sea el que pida “suficiente debate”  sobre un tema clave en el pleno de la Asamblea, siendo esa una de las aristas del pedido de reposición de los dos tercios: el rechazo a que la mayoría del MAS  imponga  la decisión de  suficiente debate, dejando con la “palabra en la boca” a legisladores  de  oposición.

       Después de las elecciones  del 18 de octubre,  Creemos apuntó a pedir una auditoría denunciando “irregularidades” en los  comicios. No obstante, el 27 de octubre, los legisladores de esa fuerza recibieron las credenciales del Órgano Electoral.

   El  3 de noviembre, en sesión de Diputados,  se conformó la directiva de esa cámara. Esa jornada,  la diputada Sandra Paz se desmarcó de Creemos  y fue elegida con apoyo del MAS como miembro de la directiva camaral, acción que generó una fisura en esa fuerza y dejó en entredicho la consigna de llevar una “una bancada digna” al Legislativo.   

Se suma el hecho de que Luis Fernando Camacho fue blanco de críticas de activistas y manifestantes, después de expresar, el 17 de noviembre,  que el paro de los 21 días de 2019 demandó recursos cubiertos por él, en respuesta al exministro Carlos Romero, quien sostuvo que 300 personas dieron dinero para el supuesto “golpe”. 

Al respecto de los tres traspiés, el jefe de bancada de Creemos en Diputados, Erwin Bazán, indicó: “El tema de pedir auditoría fue para que la democracia alcance plenitud en un proceso transparente, hubo una serie de irregularidades que las señalamos  durante el proceso electoral. Recibimos los curules y con esa autoridad pudimos pedir auditoría”.

Bazán manifestó que el incidente con la diputada Paz no quita que Creemos siga siendo una “bancada digna”. “Todavía hay parlamentarios dignos que vamos a pelear por nuestras regiones, por la democracia”, manifestó.  

Sostuvo que sobre Camacho hay una “crítica miope”. “Se olvidan que el MAS fabricó casos, como el caso Terrorismo, para acallar a la oposición y perseguirlos. Se inventaron una lista y persiguieron a supuestos financiadores como quieren hacer ahora. Camacho muestra valentía y liderazgo, y el mensaje de fondo es: ‘señor Romero, deje de inventarse listas, si va a perseguir a alguien venga por mí’”.

Entre los traspiés de CC se ve una apuesta no muy estratégica en la acción interpuesta ante el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), en busca de que se repongan los dos tercios en los reglamentos camarales. El recurso fue presentado  el 11 de noviembre, justo el día del arribo de Evo Morales a su bastión principal, con lo cual pasó a un segundo plano en los medios de prensa. Además, se suma  la previsible y veloz respuesta de esa institución, que en  menos de 15 días declaró improcedente a la acción.

También está  la acción del diputado Guillermo Benavides, quien el 24 de noviembre  sugirió “suficiente discusión” en pleno debate sobre la introducción de la retórica de “golpe de Estado”, que hizo el Ejecutivo   en una carta para sancionar la norma que proclamó a Luis Arce y David Choquehuanca como presidente y vicepresidente, respectivamente. La acción de Benavides va en sentido contrario  a la lucha que enarbola CC  por los dos tercios, dado que uno de los argumentos que hay en contra de su supresión  es que el MAS puede, en cualquier momento, declarar suficiente debate sin que la oposición pueda hacer algo al respecto.  

La jefa de bancada de CC en el Senado, Andrea Barrientos, señaló: “Lo que pasó con Guillermo es fruto de una inexperiencia en las cámaras. Él no está en línea contestataria al partido, lo que pasó es parte de una tarea que se debe aprender, estamos en un trabajo intenso las jefaturas de bancada”.

Barrientos no considera que las acciones que iniciaron ante el TCP sean inadecuadas y señaló que tienen una estrategia jurídica que agotarán en todas las instancias posibles. “Las acciones constitucionales que estamos llevando a cabo son medidas que se deben llevar y tenemos toda una estrategia jurídica. Vamos a atacar desde todos los flancos para avanzar en el tema de los dos tercios”, afirmó. 

Cuatro analistas coinciden en que en este inicio de gestión se ve a una oposición ausente, sin fuerza y carente de liderazgos, en un momento en que el país necesita soluciones urgentes.

“La oposición es una figura fantasmagórica, en un momento en que el Gobierno está estupefacto y sólo genera noticias de nombramientos, de órdenes de captura y es completamente incapaz de esbozar una mínima respuesta a los problemas más acuciantes, la oposición calla y sigue la tónica que le propone el MAS”, expresó Roger Cortez.

El investigador alertó que estamos frente a una situación en que se terminan los parches y medidas de alivio mínimo utilizados en meses previos. “Nos preparamos a enfrentar una situación completamente agresiva en materia de salud pública, economía, producción y no hay respuesta ni del Gobierno ni de la oposición”, señaló.

En la misma línea, la socióloga Sonia Montaño manifestó: “Tenemos unas oposiciones muy débiles, sin fuerza política. Estamos en un momento de una grave crisis política. Ciertamente se están mostrando en una especie de invisibilidad. Necesitamos un liderazgo en el sentido de audaz, valiente, dispuesto al diálogo, con propuestas claras”.


Creemos  no fue  a la sesión del 8 en protesta por los dos tercios. 
Foto:El Deber

La analista política Erika Brockmann ve a una oposición aún “confundida”  y espera que no se reproduzcan el comportamiento de los bloques opositores que hubo desde 2006. “Ingresaron al Legislativo dos fuerzas políticas inexistentes en el pasado, nuevos actores que carecen de experiencia y que necesitan de una conducción política importante. Están enfrentando la impotencia que tenían las anteriores oposiciones, pero tienen perfiles interesantes que pueden generar nuevas líneas de actuación, ser propositivos”, apuntó.

Mientras que el sociólogo Franco Gamboa ve que la  oposición perdió tres rasgos  importantes: no tiene un vínculo con sectores activos, ni una capacidad de movilización permanente ante la sociedad civil, le falta capacidad de tomar iniciativas y que carece de un discurso ideológico. “Es un mejunje de posiciones políticas, poco claras en algunos casos”, remarcó.

Indicó que además los parlamentarios en su gran mayoría son nuevos y  están “en pañales” en la actividad parlamentaria, y que fueron sorprendidos por el MAS cuando canceló los dos tercios en los reglamentos, y se ven restringidos en su capacidad de acción política. 

En respuesta la senadora Barrientos de CC dijo: “Estamos en este trabajo menos de un mes. Deben tener certeza que la oposición está trabajando de manera intensa para establecer las líneas de acción claras y concretas”.

Mientras que el diputado Bazán, de Creemos, apunto: “Estamos cobrando ritmo en la defensa de ciertos temas que pasan por la Asamblea Legislativa. Se verán los resultados. Es pronto para decir si la oposición en el Parlamento puede o no puede, la legislatura apenas comenzó”.

 

Credenciales y auditoría


Después de los comicios del 18 de octubre, Creemos apuntó a pedir una auditoría por “irregularidades”, pero el 27 de octubre los legisladores de esa fuerza recibieron del  Órgano Electoral  las credenciales que reconocen su elección. Pese a ello,  el 5 de octubre solicitaron una  auditoría por “decreto”.

Una “bancada digna” 


Luego de enarbolar la consigna de  una “bancada digna”, se advirtió un revés en Creemos luego de que la diputada Sandra Paz se presentara  por cuenta propia para ocupar la cuarta secretaría de Diputados y fuera electa con apoyo del MAS, en desmedro de Mauricio Egüez,  en la sesión del 3 de noviembre.

 

Camacho y los 21 días 

El líder de Creemos, Luis Fernando Camacho, fue blanco de críticas por su respuesta a Carlos Romero, quien dijo que hubo 300 financiadores de las protestas sociales de 2019. “La resistencia de los 21 días demandó algunos recursos que fueron cubiertos en su totalidad por mí”, dijo Camacho el 17 de noviembre.

Un recurso en segundo plano  


La presentación del recurso ante el TCP que hizo Comunidad Ciudadana,  contra la anulación de los dos tercios al interior del Legislativo,  mediáticamente se vio opacada por la llegada de Evo Morales a su bastión en el Chapare,  el 11 de noviembre. En menos de 15 días,  el TCP declaró improcedente la acción.

 “Suficiente discusión”


El 24 de noviembre,  el debate sobre la retórica de “golpe” para modificar la ley de proclamación de los mandatarios fue frenado tras que el diputado de CC Guillermo Benavides indicara que esa teoría era insostenible y pidió “suficiente discusión”. No se debatió más y se aprobó la norma como el MAS propuso.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

32
12