Oposición pide que impuesto a la riqueza se destine a salud

El proyecto de ley del impuesto a la fortuna fue aprobado en grande y continuaba el debate en su estación de detalle esta madrugada.
jueves, 10 de diciembre de 2020 · 01:32

Página Siete  / La Paz

La oposición en el Legislativo propuso ayer que las recaudaciones por el impuesto a la fortuna sean destinadas a salud de manera exclusiva, para afrontar una posible segunda ola del coronavirus u otras contingencias en el área, pero en el gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) se anunció que ese dinero irá al Tesoro General del Estado (TGE),   donde se priorizarán las necesidades para su uso.

“La norma está clara, los recursos (recaudados) van al TGE y de ahí se podrá distribuir como se hace actualmente”, informó a Página Siete el diputado del MAS  Gualberto Arispe   y aseguró que esta explicación fue expuesta por el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, en la Cámara de Diputados, donde el proyecto de ley del Impuesto a las Grandes Fortunas (IGF) fue aprobada en grande y al cierre de esta edición continuaba el debate en la estación de detalle.

El diputado de Creemos José Carlos Gutiérrez dijo que su bancada planteó que las recaudaciones por este impuesto sean destinados de manera exclusiva a salud, pero la mayoría absoluta del MAS no tomó en cuenta ni otras sugerencias. “Si no va a salud, entonces es para alimentar la burocracia, cuando se debería achicar el aparato estatal”, dijo el legislador  en el programa Noche sin tregua de Cadena A.

Su colega de Comunidad Ciudadana (CC)  José Maldonado  en el mismo canal  observó que en el proyecto de ley de IGF está ausente el destino de las recaudaciones por este rubro y criticó que el Gobierno haya roto el secreto bancario al señalar que el futuro impuesto alcanzará a 150 personas que tienen patrimonios por encima de los 30 millones de bolivianos en el país. Dijo que el MAS no toma en cuenta las sugerencias de la oposición.

El diputado Daniel Rojas (MAS) coincidió con su correligionario Arispe al indicar que las recaudaciones irán al TGE para su distribución en distintos sectores de la economía.

El proyecto de ley, que una vez aprobada en Diputados pasará al Senado, señala que las personas naturales sujetas al IGF podrán descontar del pago del tributo con otros impuestos, como el gravamen a los bienes inmuebles y el Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE).

El nuevo tributo será cobrado a las personas naturales con fortunas superiores a los 30 millones de bolivianos, quienes, según declaraciones de autoridades del Ejecutivo y Legislativo, no superan los 150 contribuyentes. De acuerdo con registros preliminares, la recaudación anual del tributo será de unos 100 millones de bolivianos.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos