Candidatura de Cox por el MAS pone en la mira independencia de la Defensoría

Nadia Cruz rechaza los cuestionamientos y asegura que su labor es independiente. Cox dice que fue elegido por su labor en los conflictos de 2019.
lunes, 21 de diciembre de 2020 · 01:04

María Mena M. / Cochabamba

La postulación de Nelson Cox,  exrepresentante de la Defensoría del Pueblo en Cochabamba, a la alcaldía de esa ciudad por el Movimiento Al Socialismo (MAS) ha puesto bajo sospecha la independencia política de  la institución  que tiene la misión de precautelar los derechos humanos. Se suman  otras críticas que apuntan a la parcialización de la defensora, Nadia Cruz, con el partido azul.

Tanto Cruz como Cox aseguran que su actuar en la Defensoría fue “independiente”. “No estamos al servicio de los partidos políticos”, dice la defensora interina; mientras que el exdelegado  sostiene que fue elegido por su labor en los conflictos de 2019: “He sido el único actor protagónico  a diferencia de muchas autoridades  del mismo MAS”.

 De la Defensoría a la candidatura

“No ha sido una sorpresa (la postulación) porque ya se vio una actuación  parcializada de parte de Cox en términos políticos, sobre todo en los conflictos poselectorales de 2019. Se notaba una afinidad  muy clara con el MAS. Lo que sí sorprende es que una autoridad asignada como Defensora del Pueblo  tenga  afinidad política”, afirma la analista María Teresa Zegada.  En agosto de 2016, Nelson Cox fue designado como delegado del Defensor del Pueblo en Cochabamba. Después de cuatro años y tres meses en el cargo, el pasado 27 de noviembre  renunció  para ser precandidato  a alcalde con las siglas del MAS.

Dos semanas después, el líder y jefe de campaña del MAS, Evo Morales, oficializaba la postulación de Cox  en medio de  cuestionamientos sobre el rol que el ahora candidato desempeñó mientras era delegado del Defensor del Pueblo y su relación con el partido oficialista.

¿Autonomía e independencia?

Para el   exdefensor del Pueblo Rolando Villena  la inclinación política de la defensora interina Nadia Cruz y del exdelelegado defensorial Nelson Cox se evidenció en los conflictos poselectorales 2019. “Parece que ellos están entendiendo que la Defensoría del Pueblo es  patrimonio de un partido político. Nada más alejado de la realidad y del mandato constitucional”, dice.

Recalca que la principal característica  de la institución defensora de los derechos humanos es su autonomía e independencia del Estado y de cualquier línea política.  “Lamentablemente, la Defensoría  dejó de ser autónoma e independiente. Ambas designaciones, de Cruz y de Cox, opacaron la función de la institución”, sostiene.

Y argumenta: “En este tiempo no ha habido informes defensoriales que hagan denuncias y seguimientos, recordatorios de deberes, a quienes violaron los derechos humanos desde el Estado.  La Defensoría que yo dejé estaba institucionalizada y gozaba de credibilidad. El MAS desinstitucionalizó todos los órganos del Estado”.

Evo  anuncia la candidatura de Cox por su partido, el 11-D. 
Foto:Opinión

Cruz: “He sufrido amenazas” 

Nadia  Cruz rechaza las críticas. “No estamos al servicio de los partidos políticos (…). Puedo decir que la Defensoría del Pueblo, al menos durante mi gestión, no ha recibido ningún tipo de instrucción por parte de autoridades o de funcionarios”, subraya.

Asegura que cumple su labor, aunque ello le significó amenazas. “En su momento (durante el gobierno transitorio) se quiso atentar contra mi vida para que me someta. Se me amenazó y persiguió para que pare en las denuncias que realizaba como Defensora del Pueblo”.

Sobre la renuncia de Cox para ser candidato masista, considera que se trata de una decisión personal. “El trabajo institucional está al margen de lo político. No  recibí denuncia alguna sobre el trabajo que desempeñó el señor Cox mientras estuvo como delegado defensorial”, dice la Defensora.

Cuestionamientos y polémicas

Los principales cuestionamientos a la gestión de Cruz se produjeron durante los conflictos de 2019, cuando el país se convulsionó por las denuncias de fraude en  las elecciones del 20 de octubre. Las protestas derivaron en enfrentamientos violentos entre grupos que defendían al gobierno del MAS y los que pedían anulación de elecciones. Tras el informe de la OEA que confirmó irregularidades en los comicios, el 10 de noviembre Evo Morales renunció a la Presidencia  y siguieron días de terror con ataques a vecinos, destrucción de módulos policiales y protestas de grupos masistas como represalia. 

Estos actos violentos, que fueron extremos en La Paz y Cochabamba con quemas a casas y destrucción de  buses municipales, no fueron denunciados por la Defensoría del Pueblo. Desde la institución aseguran que hubo pronunciamientos, no obstante no pudieron mostrar ninguno a este medio.

Durante los primeros días del gobierno transitorio de Jeanine Añez  se produjeron las “masacres” de Sacaba y Senkata. 

 A finales de noviembre de 2019,   Nadia Cruz y Nelson Cox participaron de un cabildo de las Seis Federaciones del trópico de Cochabamba, en Sacaba, junto al entonces dirigente Andrónico Rodríguez. Ese día, la defensora  arengó a los cocaleros : “Ni olvido ni perdón, ¡justicia!” .

En marzo de este año, en la 175 sesión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos realizada en Haití, Cruz, acompañada de Cox, denunció que en Bolivia durante el gobierno de Jeanine Añez  se violaron derechos humanos con atentados contra el acceso a la vida, la justicia y la libertad de expresión.

 En sus denuncias contra el gobierno transitorio, Cruz no mencionó  los actos violentos de  grupos del MAS  ni las vulneraciones a los derechos humanos durante el gobierno de Evo Morales.

Cox: “Soy el único que ha defendido DDHH”

“Las bases y dirigentes del MAS han puesto su foco de atención en mi persona porque he sido el único que los ha defendido contra las vulneraciones que se ha venido en un gobierno autoritario. He sido el único actor protagónico a diferencia de muchas autoridades políticas del mismo MAS. Todos se han callado desde el año pasado. Eso me han hecho  saber, eso me han dicho”, asegura Nelson Cox, exdelegado del Defensor de Pueblo y ahora candidato a alcalde de Cochabamba por el partido azul.

Así explica el exdelegado de la Defensoría del Pueblo en Cochabamba su postulación confirmada por Evo Morales el pasado 11 de diciembre.

Cox no menciona, sin embargo, las protestas y movilizaciones  que motivaron su candidatura.  Su accionar fue calificado de parcializado a favor del al MAS, especialmente durante los conflictos poselectorales de 2019. 

A finales de noviembre del año pasado, un grupo de manifestantes tomó simbólicamente las oficinas de la Defensoría del Pueblo en Cochabamba. Exigían la renuncia de Cox porque -aseguraban- no demostraba “imparcialidad”  ni denunciaba las vulneraciones a los derechos humanos de todos los sectores involucrados en los conflictos  tras la anulación de las elecciones.

“Estamos exigiendo sus renuncias (de Cox y Cruz). Hasta el día de hoy no ha  llamado ni ha hecho nada en ninguna de sus conferencias sobre los policías y militares que han sido maltratados y humillados”, dijo    entonces Elia Cárdenas, vicepresidenta de Asociación de Esposas de Suboficiales, Clases y Policías.

En ese periodo conflictivo, Cox fue cuestionado por no pronunciarse respecto a la vulneración de derechos de los miembros de las plataformas y grupos de resistencia que hacían frente a los actos vandálicos de militantes del MAS.

También fue denunciado ante el Ministerio Público por incumplimiento de deberes al no haber agotado esfuerzos para lograr la pacificación entre los sectores en conflicto.

Un año después, el propio líder del MAS oficializaba la candidatura de Cox a la Alcaldía de Cochabamba. Entonces, diferentes sectores  acusaron a Cox de valerse de la Defensoría del Pueblo con fines políticos. Dijeron que su parcialidad y favoritismo con el MAS quedaban en evidencia.

“Muchos me han dicho: Has utilizado la Defensoría como trampolín. No la usé como trampolín ni nada”, enfatiza el ahora candidato masista.

Asegura  que le sorprendieron  las muestras de afecto  y los pedidos para que ingrese al escenario político, pese a que no hizo carrera sindical ni está afiliado al MAS, requisitos planteados por autoridades y dirigentes oficialistas para sus candidatos a alcaldes y gobernadores para la subnacionales.

Defensoría del Pueblo
Fue creada el 30 de diciembre de 1997 con “independencia y autonomía”. En 2016 pasó a  ser “dependiente del Ministerio de Justicia”, mediante la Ley 870.

2019 Nadia Cruz Tarifa fue designada   Defensora del Pueblo interina en remplazo de David Tezanos Pinto. La ALP aún no lanzó la  nueva convocatoria.   La oposición considera ilegal la continuidad de Cruz, pues ya cumplió el interinato.

Críticas Transportistas de carga pesada y otros sectores exigieron  la renuncia de Cruz. Aseguraron que  no atendió las denuncias de actos violentos de grupos del MAS durante los conflictos poselectorales del año pasado.

Informe No  se hallan informes de la Defensoría sobre la quema de las casas de Waldo Albarracín y Casimira Lema, y de  buses PumaKatari en  noviembre de 2019.

Estupro La Defensoría declaró en reserva y confidencialidad el caso de estupro contra Evo Morales hasta que concluyan las investigaciones. La justicia desestimó la denuncia.

Tata Cruz fue criticada por emitir declaraciones “sesgadas y parcializadas” al no cuestionar los ataques de militantes del MAS contra Rafael Quispe, cuando  anunciaba su candidatura como gobernador de La Paz en la Plaza Murillo.

Cruz se encuentra entre los 10 finalistas para ocupar el cargo de secretaria de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La APDH la cuestionó por su supuesta  parcialización con el MAS.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

4
96