Desde el exterior, Evo llamó a la “guerra ” al menos 3 veces

Un llamado a organizar milicias armadas le costó una severa llamada de atención del gobierno de Alberto Fernández, que después que retractarse de lo que dijo.
domingo, 23 de febrero de 2020 · 00:26

Página Siete  / La Paz

Desde que se fue de Bolivia el 12 de noviembre de 2019, Evo Morales promueve un discurso de guerra. Desde México coordinó el cerco a las ciudades que generó desabastecimiento especialmente en La Paz  y desde Argentina llamó a organizar milicias armadas.

El otrora presidente de Bolivia, que enarbola la paz como su ideal político, se vio involucrado en polémicas declaraciones de las que al menos una vez tuvo que retractarse por presión del gobierno de Alberto Fernández que le abrió las puertas.

Después de su salida de Bolivia, el exmandatario llamó a las movilizaciones  a sus leales y coordinó los bloqueos, cercos y ataques a entidades del Estado.

El llamado tuvo eco en las regiones más leales a Morales como El Alto y Chapare.

En noviembre, el otrora líder de los cocaleros del trópico  cochabambino, a través de una llamada telefónica al dirigente Faustino Yucra, instruyó el cerco a las ciudades para que no ingresen alimentos ni carburantes.

“Que no entre comida a las ciudes, vamos a hacer cerco de verdad”, se escucha en el audio que se divulgó después por parte del Ministerio de Gobierno.

La convocatoria tuvo respuesta. Los leales a Morales bloquearon las carreteras troncales del país en Yapacaní (Santa Cruz), Chapare y Sacaba (Cochabamba),  y El Alto. La ciudad que llevó la peor parte fue La Paz, sede del Gobierno donde  escasearon los alimentos de primera necesidad, gas licuado y los surtidores quedaron sin carburantes.

 Los seguidores de Morales  atacaron la planta de Senkata (El Alto) con el objetivo de impedir la distribución de gasolina, diésel y gas licuado. Un operativo militar-policial complejo para abastecer a la sede del Gobierno dejó al menos siete fallecidos.

En enero y desde Argentina, Morales repuso su discurso belicista y convocó a organizar grupos armados para hacer frente a la “dictadura” como considera al gobierno de Jeanine Añez.

En esta ocasión,  los seguidores de Morales no prestaron atención a la convocatoria y el bloque conciliador de su partido repudió sus declaraciones.

Las amenazas del expresidente generaron una dura protesta de la Cancillería boliviana y de otros países como Estados Unidos. El gobierno de Alberto Fernández dio un jalón de orejas al huésped y éste tuvo que retractarse de sus declaraciones, pero no le libró de procesos judiciales por terrorismo y sedición.

El 21 de febrero, después de su inhabilitación como candidato a senador por el MAS,  advirtió que  mantiene contacto con “militares patrióticos” que están descontentos con el excomandante de las Fuerzas Armadas (Williams Kaliman) y con el actual comandante (Carlos Orellana).

Para el Gobierno es una prueba de la actitud sediciosa de Evo.

 

46
215