Tuto Quiroga: «Hacen lo mismo que el MAS; Añez normaliza el arresto preventivo»

El exmandatario aseguró que el Gobierno debía llamar a elecciones y no hacer campaña.
domingo, 15 de marzo de 2020 · 00:04

Daniela Romero L. / La Paz

Crítico acérrimo del chavismo y de cualquier gobierno totalitario, y defensor “eterno” de la democracia. Así se define Jorge Tuto Quiroga Ramírez, exmandatario de Bolivia (2001) y ahora candidato presidencial por la alianza Libre 21.  

Quiroga fue uno de los personajes clave en la crisis de octubre y noviembre de 2019, que allanó el camino para que se garantice la sucesión constitucional y se entregue a Jeanine Añez la Presidencia.

Hoy es reconocido por el rol que tuvo en el exterior para contar que en Bolivia hubo fraude y que fue un movimiento ciudadano el que provocó la salida de Evo Morales del poder. No obstante, su pasado ligado con Hugo Banzer y ADN sigue siendo una piedra en el zapato.

El candidato conversó con Página Siete con miras en los comicios de mayo. Criticó a la Presidenta por su intención de seguir en el poder, habló de su plan de gobierno, el cual tiene como base fundamental sacar al país de la crisis económica que dejó Luis Arce, a quien llama el “cajero del desfalco más grande de la historia”. 

¿Por qué decidió ser candidato, si   luego de la crisis de 2019 la gente pedía unidad de los opositores del MAS?

Porque el desafío ahora es diferente. Hemos expulsado a la tiranía. A mí me extrañó el año pasado que en la campaña todo el debate presumía que la economía estaba bien, yo sabía que hubo el desfalco económico más grande en la historia de Bolivia y no se hablaba de eso. El MAS dejó una bomba de tiempo que va a reventar. Yo tengo la certeza de que podemos salir de esa bomba.

Los analistas y los organismos internacionales siempre han destacado su rol en otros países. ¿Por qué decidió dejar a Jeanine Añez como vocero?

Porque la misión era que podamos garantizar una sucesión constitucional y convocar a elecciones.  En el periodo que teníamos de noviembre a diciembre de 2019 había que desmontar la narrativa de Evo de que fue golpe, mostrando que lo que hubo fue una movilización popular, una auditoría de la OEA por la cual luché todo el tiempo,  contra viento y marea, la auditoría fue el detonante. Esa era la misión  a la que yo estaba dedicado, claramente se empezaba a ver que el Gobierno contemplaba la extensión del mandato como una ventana de oportunidad para usarla como trampolín electoral, cosa con la que no comulgo, que critiqué  y voy a seguir cuestionando porque no cambio mis principios. Comprenderán que si me he opuesto a la reelección de Evo, me opongo a la de Jeanine Añez.  El Gobierno de transición tenía que llamar a elecciones, mostrar la crisis económica y no hacer campaña.

¿Usted sabía que ella iba a ser candidata?

No, la verdad que no creí. Ella lo dijo públicamente en varias entrevistas y con base en eso se extendió el mandato.  Si me hubieran dicho que se iba a extender el mandato para que ella sea candidata, yo no hubiera ido a la OEA.

¿Qué hará usted si Luis Arce gana las elecciones en primera vuelta?, ¿a quién apoyará?

No, no ganará en primera vuelta, yo creo que hay que dejar de pintar el diablo en la pared para disfrazarse de exorcista. He visto el resultado del referendo del 21 F, de las judiciales, el MAS venía en caída, con fraude, con encuestas fabricadas y persiguiendo gente. Habrá un gobierno que no sea del MAS, en primera vuelta muy difícil, en segunda vuelta, sí. Arce es el cajero del desfalco de toda la historia del país, eso tiene que entender la gente.

Usted cree que hay tiempo para explicarle a la gente, si  Arce lidera las encuestas.

Hay tiempo. Hace años que no comento encuestas fabricadas. Lo que hizo el MAS es inflar los resultados desde 2014.

¿El MAS hizo fraude en todo?

Desde 2014 hubo un sistema fraudulento de llenar actas en el área rural. Lo hicieron en 2014, en 2016, lo bueno es que en 2019 los pescamos.

¿Qué ha tenido que resignar para quedarse en Bolivia y hacer toda esa lucha democrática que destacan los analistas?

Me costó la familia y crecer con mi hijo. Estaba casado con una señora muy buena gente, profesora, norteamericana, gran madre, que aceptaba y entendía que me insulten en televisión, ir a debates, etc. Pero cuando en 2009 fueron a quemar las oficinas que yo tenía en el centro y hacía la Constitución,  cuando mandaron a quemar la casa dos veces a unas 5.000 personas y tenía que evacuar a mis hijos, mandarlos a la casa de un amigo, quedarme solo, mi hijo de 10 años no entendía por qué su papá se quedaba. Eso para mi exesposa era difícil, porque yo no tenía los medios de garantizar seguridad. Ella se fue, nos separamos, con mi hijo también. Luego entendió que es mejor crecer con padre no todos los días, pero con patria y apellido.

¿Aunque su libertad estaba en riesgo con el gobierno del MAS?

La receta cuál era, medidas cautelares, te amenazan con meterte preso, entonces tenías que irte. Yo corrí esos riesgos, enfrenté un juicio de responsabilidades en Sucre, esas son invitaciones para que te vayas al exilio, yo me quedé, quiero morirme cuando Dios disponga y que me lleven al lado de mi hermano Mauricio. Hay gente que ha luchado y ha muerto en esta lucha, Roger Chonta Pinto, José María Bakovic y me preocupa que  ahora se haga más de lo mismo.

Me preocupa que se normalice el arresto preventivo en fase cautelar, es atroz. Lo rutinario es que uno se defienda en libertad, a no ser que seas un asesino en serie. Y ahora me preocupa que César Cocarico y Felipa Huanca tengan arresto preventivo, déjenlos defenderse en libertad, no hagamos lo mismo que el MAS. Cuidado, comienza a despertar indignación de gente de lado del MAS que se pregunta por qué están siendo abusivos.

¿El Gobierno está haciendo lo mismo que el MAS?

Por lo menos esas prácticas son parecidas. Yo rechazaba vehemente  el arresto de Franclin Gutiérrez, rechazo también el de Cocarico. Me parece que repetir esa clase de abusos y usando la justicia bajo la suerte de la “venganza es chamuña” no es correcto, no quiero ser igual que ellos, yo quiero ser diferente.

Algo que siempre le han cuestionado ha sido su pasado con  ADN, ¿qué tiene que decir al respecto?

Es mi pasado con la democracia, todos tenemos pasado, yo defiendo todo lo que he hecho, he hecho un gobierno, se ha hecho la Defensoría del Pueblo, un Tribunal Constitucional, el gasoducto a Brasil y la condonación de deuda. Yo nunca he estado con el MAS, ni con Gonzalo Sánchez de Lozada.

¿Cuál es  la diferencia para usted entre Banzer dictador y Evo dictador?

No justifico ninguna de ellas, eran épocas del 64 al 82 de gobiernos de facto, Bolivia perdió la democracia en esencia, no la tuvimos hasta el 82. 

Cuando recuperamos la democracia, todos actuábamos con los principios de la democracia, que para mí son perennes y eternos, con elecciones libres y transparentes, instituciones independientes y libertad de prensa. Todos firmamos la Carta Democrática en mi gobierno, el 11 de septiembre de 2001, en Lima, Perú, ya vivimos todos en democracia, por eso es que hay que ser implacable en cuestionar a Venezuela. En los 70 había gobiernos militares en varios países, ahora todos los países son democráticos, desde el 82, excepto Cuba, excepto Venezuela, Nicaragua y el desafío es garantizar que Bolivia no llegue a eso. 

Pero esta convivencia en democracia no es menos dañina que una dictadura militar.

No, no, no estoy justificando, eran otros tiempos, era otra época, lo que te estoy hablando es que en democracia conformar un gobierno totalitario cuando tienes la Carta Democrática, no está bien. Lo que pasó antes no lo justifico, ni lo defiendo, lo que quiero decir es que  cuando teníamos muchos gobiernos militares en Sudamérica no había Carta Democrática, no porque ser más común era justificable, ahora ha costado justamente recuperar la democracia y por eso hay que evitar que se pierda.

Después de que Banzer  trabajó en democracia,  ellos, los del MAS, trabajaban estrechamente vinculados a la gente de Banzer, con el ejemplo de Juan Ramón Quintana, el Capitán América, y eran tan cínicos que después salían a criticar.

¿Cuál es la visión de los organismos internacionales de la Bolivia de ahora, sin Evo Morales?

En la OEA en general hay un consenso en que hubo un fraude y lo que se hizo fue una sucesión constitucional, después de una auditoría. Allá se explicó  y la gente aceptó, excepto México. 

El 20 de marzo quieren retomar a la OEA los izquierdistas, el bloque que está contra Almagro no es menor, está Argentina, Perú y Canadá, entre otros.

¿Cómo enfrentará la crisis económica en caso de ser presidente?

La casa económica no está ordenada, hay que tener conciencia de que el primer día del gobierno, no la segunda semana, el primer día se tiene que tener listo ese programa porque la desconfianza de los agentes económicos cabalga mucho más rápido que la velocidad de responder. Hay que atacar con la mayor cantidad de dinero desde el principio y con fuerza para garantizar la estabilidad. 

¿Cómo se termina con la dependencia de las exportaciones de minerales e hidrocarburos?

Garantizar que Bolivia sea un país competitivo, la única forma de ser si estamos al medio y eres parte de las tres cuencas hidrográficas es tener arterias, quiero ser el corazón integrador de Sudamérica que son puertos y aeropuertos, que es lo que nos falta, que están rezagados, carreteras y el ferrocarril bioceánico. 

¿Qué le ofrece a la generación millennial?

Todos los elefantes azules (del MAS) tienen que ser centro de datos y hospitales. A quién le gusta ir a Orinoca,  o a la sede del Unasur, a nadie. A los servidores les gusta vivir en esos espacios alejados, entonces en esos lugares estarán nuestros servidores. Para ser un gobierno digital, vamos a importar lo más importante: el cerebro, porque el gas se acaba, el litio se acaba y debemos pasar a una Bolivia digital tecnológica y hacer las baterías de litio en Bolivia.

Yo quiero hacer todo un cinturón de manufacturas de baterías de litio  bajando de El Alto a Oruro, a Potosí, especializado en celulares, tabletas, drones, aviones, etc. Hay que comenzar con baterías y luego subir la cadena. 

La juventud es digital, la sociedad se está digitalizando, el Gobierno del MAS era analógico. hay que entrar al mundo digital, porque si no vamos a vivir como ahora, sufriendo y llorando. La Bolivia de ellos es esa, me la paso hablando con ellos, viven con los celulares, tienen una sabiduría y conocimiento impresionante. Tenemos que aprovechar todo eso y también por ellos.

Sobre los derechos de la mujer, ¿usted cree que endureciendo las penas se pueden frenar los feminicidios?

No, es sólo una parte, hay que trabajar en todas las dimensiones, en una defensoría especializada que defiende a la mujer de verdad. En primer lugar quiero que todas las hijas graduadas puedan terminar una carrera. 

Hay que agravar las penas y acumular las penas con cárceles de verdad. Queremos que se acumulen las penas por todos los delitos que se cometieron, primero vamos a agravar las penas si una persona no solo violó, sino golpeó y mató a una mujer, las penas se agravarán por cada delito y luego se acumularán, el preso estará con uniforme a rayas para que sepan que es un violador o feminicida. El rato que uno vea eso, lo va a pensar dos veces para cometer el mismo delito.

¿Cómo piensa luchar contra los cárteles de la droga?

Con la misma firmeza. En mi gobierno reducimos en 80% el cultivo ilegal de coca, de 600 toneladas de cocaína la bajé a 45 toneladas y dejamos casi sin coca el Chapare, y miles de hectáreas de banano, palmito y piña, por eso me persiguió Evo. 

El Chapare es narcotráfico, Evo es el productor de cocaína más antiguo de América Latina, sus contemporáneos, como Pablo Escobar, ya están en Netflix, él sigue aquí. Evo sigue 35 años defendiendo la cocaína. 

Si hay un producto que es nocivo es la cocaína. Evo Morales en el Chapare era neoliberal a ultranza, libre producción de coca, sin impuestos, sin nada, nadie le cobraba arancel. Nosotros vamos a nacionalizar la comercialización de la coca, porque si hay un producto que tiene fines lícitos y conocidos, el Estado tiene el deber de ver quién fiscaliza. 

Si el Estado verifica si la coca del Chapare es buena para el consumo, perfecto, de lo contrario los cocaleros tendrán que bajar el mercado, dedicarse a otra cosa,  ver esa su realidad. Vamos a generar oportunidades alternativas a la coca, no a la cocaína. Yo voy a traer toda la cooperación de los países afectados con la cadena, Policía Federal y la cooperación internacional. Decían que la DEA es un pecado, no, los narcos lo son, hay que tener todas las organizaciones para no pasar vergüenza como con el general Sanabria. Yo voy a tener la cooperación de todos los organismos de Europa y de la DEA para agarrar a los narcos.

¿Cómo los bolivianos vamos a tener acceso a la salud, pero un acceso de verdad?

Me encantaría decir que tengo la solución en dos semanas, es mentira. El Seguro Universal de Salud tardará cinco años en hacerse, lo triste es que en 14 años de despilfarro no se hizo nada. Se requiere de 17.000 a 20.000 camas adicionales y la clave es tener centros de salud en los barrios, sino no funciona un sistema universal de salud. Una persona no tiene que ir a un hospital de cuarto nivel para un chequeo rutinario  y termina yendo porque no hay en el barrio.

78
20