Bolivia en la OEA acusa a México de “intromisión”

El delegado boliviano señaló que esos países que cometen intromisión “están claramente enfrascados en una campaña de desprestigio de la Secretaría General”.
miércoles, 4 de marzo de 2020 · 17:53

Erbol

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington, fue el escenario este miércoles de un episodio más de la polémica surgida por la publicación de un análisis de dos investigadores que niega el fraude electoral en Bolivia.

La representación boliviana denunció injerencia e intromisión de parte de países como México, a los cuales acusó de utilizar ese análisis que refuta el fraude con el objetivo de desprestigiar al Secretario General del organismo, Luis Almagro. La posición de Bolivia fue respaldada por los delegados de Estados Unidos y Brasil presentes en la reunión.   

El polémico análisis fue publicado por el blog Monkey Cage en la página del Washington Post. El artículo concluyó que no existe evidencia estadística del fraude en el cómputo de 2019 y cuestiona el reporte de la OEA que develó las irregularidades.

El representante de Bolivia en el Consejo Permanente, Ramiro Jáuregui, afirmó que el artículo publicado en el blog “no tiene pies ni cabeza y se basa en opiniones mal informadas en un reporte de siete páginas”, cuyos autores escriben a título personal y antes se pronunciaron ideológicamente a favor de Evo Morales.

Reprochó que países de la OEA usen ese artículo para cometer injerencia en asuntos que sólo incumben a los bolivianos.

“México, que fuera el abanderado de la no intervención, y otros países que le hacen juego a Cuba y al gobierno de Nicolás Maduro, que parecen tener más afinidad con los principios ideológicos de sus gobernantes de turno que con los valores perennes del Estado de Derecho y la democracia, cometen graves actos de intromisión directa en asuntos de Bolivia sin que nadie les haya atribuido ningún derecho a participar en un tema que corresponde exclusivamente a los bolivianos”, acotó Jáuregui.

El delegado boliviano señaló que esos países que cometen intromisión “están claramente enfrascados en una campaña de desprestigio de la Secretaría General” y, además, carecen de ética al utilizar ese artículo para sus fines.

Calificó a los cuestionamientos al informe de la OEA  como “intromisiones inamistosas y tendenciosas de los amigos de Maduro, Ortega, Morales y compañía”.

“Bolivia no necesitan actos destinados a estabilizar”, acotó Jáuregui, a tiempo de lamentar que países como México, Argentina, Nicaragua, Antigua y Barbuda y otros decidan atacar a la OEA con el objetivo de promover su candidato a la Secretaría General.

Posición de México

La representación mexicana en la OEA también tuvo la oportunidad de aclarar su posición.

La embajadora Luz Elena Baños indicó que su delegación ha presentado una nota solicitando a la Secretaría General la realización de un estudio independiente, que permita dilucidar las diferencias encontradas entre los resultados de la misión de la OEA y las conclusiones del estudio publicado en el blog del Washington Post.

Aseveró que la única finalidad de México es “promover el cabal cumplimiento de los principios y postulados de la Carta de la Organización de los Estados Americanos”.

Pidió que la solicitud de México, a pesar de que hace referencia a un caso específico,  “debe ser entendida en un contexto más amplio de legítima preocupación por el correcto desarrollo de las actividades de la Secretaría General”.

Finalizó señalando que México estará  atento a la respuesta por escrito a sus solicitud.

Apoyo de Estados Unidos

El representante de EEUU, Alexis Ludwig, compartió la preocupación de Bolivia, por la actitud de otros miembros de la OEA que cuestionan y desacreditan la misión democrática del organismo.

Destacó que la oficina de observación electoral de la OEA es la “joya de la corona” del organismo y que tiene una reputación internacional merecida, por su capacidad y neutralidad.     

Ludwig señaló que la misión de la OEA demostró evidencia irrefutable de la manipulación intencional del sistema electoral a favor de Evo Morales, y que no fue tomada en cuenta en el artículo publicado en el Washington Post.

Mencionó ejemplos como los servidores ocultos, la manipulación de actas e incluso recintos donde el 100% de votos eran para Morales, en cuyas actas firmaba la misma persona.

Dijo que las críticas al informe de la OEA sobre Bolivia por parte de ciertos Estados miembros no ayudan a las próximas elecciones que se harán en la OEA y en Bolivia.

“Esos Estados miembros (que critican el informe de la OEA) deben decidir si entrarán en los libros de historia en el bando de la democracia”, reflexionó.

Apoyo de Brasil

De parte de Brasil, el embajador Fernando Simas rechazó que se ponga en duda el trabajo técnico y profesional de la OEA, respecto al proceso electoral boliviano.

“Nos parece inaceptable que este cuestionamiento inoportuno se base en un artículo de blog que, sin honestidad intelectual, elige arbitrariamente los aspectos de la realidad que más le interesan e ignora convenientemente aquellos que no le interesan”, criticó el brasileño.

También calificó de inaceptable que se pretenda intervenir en asuntos internos de Bolivia, para influir indebidamente en las elecciones del 3 de mayo próximo. Señaló que esos son básicamente una pieza de interferencia y marketing electoral con fuertes sesgos ideológicos.

“Naturalmente todos tenemos una opinión, pero no tenemos el derecho de distorsionar intencionalmente los hechos y crear una narrativa ficticia y políticamente interesada”, acotó.

61
8