Afirman que análisis del CEPR quedó desvirtuado tras la carta del MIT

La Canciller afirmó que ese trabajo “cae por su propio peso”. Luis Almagro, secretario general de la OEA, manifestó: “La narrativa de la mentira muere”.
viernes, 6 de marzo de 2020 · 00:04

Luis Escóbar  / La Paz

Después de que el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) aclarara que no realizó  el  análisis que niega el fraude, autoridades y políticos consideran que ese documento perdió  validez y que  cayó por su propio peso.  

El texto Bolivia descartó sus elecciones de octubre como fraudulentas. Nuestra investigación no encontró ninguna razón para sospechar fraude, fue publicado en  el blog The Monkey Cage’s. Sus autores,   Jack Williams y John Curiel, expertos  del MIT, fueron contratados por el Centro de Investigación en Economía y Política  (CEPR, por sus siglas en inglés) para realizar ese reporte.   

“Ese informe, que trató de ser validado por una serie de personalidades y políticos afines al gobierno del expresidente Evo Morales, queda desvirtuado, cae por su propio peso y tenía la intención de obstaculizar y hacer fracasar la designación del señor Luis Almagro en la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos”, declaró la canciller Karen Longaric.

El miércoles por la noche, el MIT aclaró que el análisis de ambos investigadores no fue realizado por ese instituto y que  los autores lo trabajaron  como “contratistas” del CEPR. 

“Si bien los autores son parte del staff de este laboratorio, ellos llevaron a cabo este proyecto como consultores independientes del  CEPR”, se lee en  la carta que envió  el Presidente Asociado de Actividades Internacionales del MIT, Richard Lester.   

El análisis contratado por el CEPR  concluyó que “la evidencia estadística no respalda el reclamo de fraude en las elecciones”. Longaric sostuvo que ese análisis  “carece de valor científico y académico”. 

Luego agregó que la Cancillería está satisfecha con la  aclaración del MIT. “Con ello podemos aseverar nuevamente que aquellos enemigos de la democracia han pretendido, bajo armas innobles como la mentira,  perturbar el Estado de Derecho en Bolivia y obstaculizar las elecciones que se realizarán muy pronto”.

La Canciller descartó iniciar un proceso  y aseguró que la “sanción más dura” es “verse desmentido, desenmascarado por las propias instituciones”.

Almagro, por su parte, mostró su satisfacción por la aclaración del MIT  y escribió en su cuenta Twitter lo siguiente: “La narrativa de la mentira nuevamente muere ante los principios de democracia, verdad y justicia”.

Jorge Tuto Quiroga,   candidato a la Presidencia de  Libre 21,  afirmó que la “polémica se terminó”. “El análisis electoral no es de MIT, es de dos académicos que copiaron cuadros del antiguo informe del CEPR”, tuiteó.  

El diputado oficialista Amilcar Barral aseguro que  con la carta aclaratoria del MIT “se desbarata cualquier opinión que pudieron lanzar (los afines a Morales) por sus intereses políticos para apoyar al exdictador”.

Pese a todo, el senador por el MAS Omar Aguilar considera que el análisis tiene valor. “Más allá de que no fuera institucional, fue realizado  por técnicos que conocen el análisis electoral. Nosotros damos credibilidad a las personas y al trabajo profesional que realizaron”, expresó.

El legislador añadió que otras instituciones internacionales analizarán  los resultados de las elecciones fallidas del  20 de octubre. Ratificó que Morales ganó esos comicios.

22
33