Una campaña bajo denuncias por desfalco, juicios y muertes

Analistas señalan que no es posible tener candidatos sin pasado y que en Bolivia este tiene peso por la preferencia del votante a la “fortaleza caudillista”.
lunes, 9 de marzo de 2020 · 00:04

Madeleyne Aguilar A / La Paz

Denuncias de procesos legales, de un desfalco millonario y acusaciones por muertes están entre las sombras de la campaña electoral. Según los analistas, el pasado  de los candidatos a la Presidencia  pesa en su contra.

“Todas las personas que ingresan a la política siempre tienen cola de paja, sea pequeña o grande”, comentó el analista Paul Coca. Explicó que en época electoral se conocen los procesos legales por graves faltas, pero también “situaciones de índole personal” del pasado de los candidatos y eso influye en el voto.

Para el analista Franklin Pareja el pasado tiene un peso porque en Bolivia “no se privilegia precisamente  la propuesta, sino  la fortaleza del caudillismo”

El desfalco sobre el MAS  

Luis Arce,  candidato del MAS,  lidera la intención de voto  para los comicios del 3 de mayo con 32%, según la encuesta de Mercados y Muestras para Página Siete. “Es el principal responsable del desfalco millonario, tenemos las pruebas”, aseveró el director del Fondo de Desarrollo Indígena, Rafael Quispe. Desde  2015, la autoridad  sigue una investigación sobre el caso Fondioc.

Aseguró que  si bien durante la época electoral el proceso sigue su curso, no se presionará para que Arce declare sobre el caso   para evitar la  “victimización”. “Se escuda en su candidatura y dice que (el proceso legal) es una persecución política”, dijo.

Explicó que  Arce -como ministro- era parte del directorio del Fondo Indígena cuando se dio el desfalco. Sus facultades incluían aprobar, rechazar y hacer  seguimiento del dinero destinado a proyectos a favor de los pueblos campesinos. Sin embargo, los recursos fueron malversados generando un daño económico de 71 millones de bolivianos. 

“La interventora dice que son 102 millones. Yo estoy auditando todos los proyectos fantasmas y -a nuestra percepción- el daño sobrepasa los  2.000 millones de bolivianos. Arce  debió recibir los informes financieros para revisarlos. Tiene más responsabilidad que Nemesia Achacollo”, sentenció Quispe.

Pagos por candidatura

En el segundo puesto, según la encuesta, está  el candidato de  Comunidad Ciudadana,  Carlos Mesa, con 23%.  Fue presidente de 2003 a 2005 y vocero de la demanda marítima de 2014 a 2018.

Para el escritor Emilio Martínez, el aspecto que más perjudica la candidatura de Mesa es su forma de hacer política. “Lo mejor para el país no es un gobernador tibio que  deje el escenario  para el retorno del MAS”, dijo.

El 10 de junio del año pasado, Martínez denunció, a través de su libro  El caudillo ilustrado, que Carlos Mesa recibió 1,2 millones  de dólares como pago por aceptar ser candidato a la Vicepresidencia del MNR en las elecciones de 2002. El exministro de Informaciones y yerno de Gonzalo Sánchez de Lozada, Mauricio Balcázar, apoyó el dato.

“Reté a Mesa hace mucho tiempo, y por escrito, que aclare si es verdad o no. Si él dice que no, pues yo tendré que demostrar que es verdad o tendré que pedirle disculpas públicas”, declaró Balcázar en una entrevista con  PAT  desde Estados Unidos. 

La sombra de los muertos 

En el tercer puesto de preferencia de voto está la candidata y actual presidenta, Jeanine Añez, con 21%. La diputada del MAS  Sonia Brito la culpa por las “masacres” de Sacaba, en Cochabamba, y  de Senkata, en El Alto.

“Sobre ella pesa 36 muertos, 1.400 detenidos, 800 heridos y la  haberse autoproclamado sin respetar los  procedimientos constitucionales y reglamentarios de la Asamblea Legislativa”, dijo Brito.

Sostiene  que el  gobierno transitorio dispuso a las Fuerzas Armadas para controlar el conflicto social en noviembre de 2019. Según el Gobierno los operativos dejaron 19 muertos, pero el saldo total de la crisis pasa los  30 muertos.

“El Distrito 8, Senkata, junto a varias provincias se manifestaron bloqueando carreteras,  marchando con la  whipala en mano contra de la posible exclusión que traía el Gobierno de transición para los pueblos originarios. Sin embargo, solo encontraron rechazo al diálogo, un ataque militar autorizado por la nueva mandataria”, relató Helen Mamani, miembro del Colectivo Curva de El Alto. Enfatizó que personas inocentes fueron “etiquetadas como delincuentes y terroristas”.
 

Luis  Arce Catacora MAS 


Es economista, catedrático de economía, finanzas y política monetaria. Fue   ministro de Economía y Finanzas de Bolivia en dos periodos (2006-2017) y el 2019 desde   el 23 de enero  hasta el 10 de noviembre. Está involucrado en el caso Fondioc y fue parte de la  polémica   licitación de   alfombras persas.

Carlos D. Mesa  CC


Además de político, fue  periodista, documentalista y escritor. Fue  presidente desde el 17 de octubre de 2003 hasta el 9 de junio de 2005. Antes fue vicepresidente del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada desde el 6 de agosto de 2002 hasta el 17 de octubre de 2003. Se califica su política como  tibia.

Jeanine Añez  Juntos


La actual presidenta de Bolivia es  abogada y fue presentadora de TV. En 2010 fue elegida senadora por el partido del Plan Progreso para Bolivia-Convergencia Nacional (PPB - CN) y en el  2015 con la sigla de Demócratas (UD). En enero anunció que sería candidata, después de haber dicho que eso “no sería honesto”.

 Fernando Camacho Creemos


Es un abogado, empresario y político cruceño. Fue presidente del Comité Pro Santa Cruz de febrero a noviembre de 2019. Renunció  para postularse a la Presidencia  en las elecciones. Su compañero de  fórmula es el exlíder cívico potosino  Marco Pumari. Entre ellos hubo conflictos por una grabación filtrada.

Chi Hyun Chung FPV


Es  médico, pastor evangélico, politólogo, docente universitario y político surcoreano-boliviano. Además de procesos legales, se lo acusa de hacer cobros por candidaturas. Este año  el partido Frente para la Victoria  nuevamente presentó como propia una copia del proyecto político de una agrupación peruana.

Jorge Quiroga Libre 21


Fue  presidente de Bolivia desde el 7 de agosto de 2001 al 6 de agosto de 2002. Fue líder del derechista Acción Democrática Nacionalista (ADN), que presidió inmediatamente después de la muerte de su fundador el exdictador Hugo Banzer. Participó en gestiones diplomáticas en las gestiones de  Evo y Añez.

Feliciano Mamani Panbol


Mamani es dirigente de la Federación Nacional de Cooperativas Mineras de Bolivia (Fencomin). En febrero de este año,  su organización  decidió que él sea su primer candidato. En las elecciones de octubre de 2019, Ruth Nina era la candidata presidencial, pero ella declinó y va  como  candidata   vicepresidencial.

Sin candidato ADN


Los candidatos presidenciales de ADN -Ismael Shabib Montero, candidato a presidente, y Simeón Jaliri Mamani, para  vicepresidente, fueron inhabilitados definitivamente de la carrera electoral por el  Tribunal Supremo Electoral. Se justificó que el partido  no presentó la  documentación requerida.

Denuncias contra Camacho y Tuto,  Chi en el limbo 

Luis Fernando Camacho (Creemos), Chi Hyun Chung (Frente para la Victoria) y Jorge Quiroga (Libre 21) son los que siguen en la encuesta de intención de voto. Sobre ellos se conocen juicios y acusaciones que opacan sus candidaturas.

Cuando Añez   nombró su gabinete, se cuestionó que formen parte  varios hombres de confianza de Camacho.   Uno de esos fue Fernando López, el ministro que estuvo a cargo de los operativos en Sacaba y Senkata, donde 19 personas perdieron la vida por arma  de fuego.

Otro de los hombres fuertes de Camacho es Jerjes Justiniano, quien fue nombrado ministro de la Presidencia. Sin embargo, fue destituido luego que salieran al menos tres denuncias en su contra sobre injerencia en los ministerios para favorecer la candidatura de Camacho y en el caso La Manada, en Santa Cruz .     

Sobre el excívico  también pesa una denuncia de 2016 interpuesta por su exesposa  por  violencia familiar. El proceso esta registrado  en el Sistema Integrado de Registro Judicial (Sirej) del Órgano Judicial del Estado Plurinacional de Bolivia.

Las elecciones  presidenciales serán el 3 de mayo.
Foto:Archivo Página Siete

La candidatura de Chi

En el cuarto lugar está el candidato Chi Hyun Chung, de quien se sabe tiene 19 demandas en su contra: 13 por incumplimiento de beneficios sociales, dos por lesiones graves y leves, dos por calumnia, una por asistencia familiar y una por homicidio culposo. En 2019 fue candidato por el Partido Demócrata Cristiano (PDC) y este año se presentó con el Frente Para la Victoria (FPV).

El 2 de marzo, FPV presentó un recurso de inhabilitación en contra de Chi Hyun Chung y   lo reemplazó, ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE), con el exfiscal departamental de Santa Cruz   Jaime Soliz. 

Ese partido denunció faltas cometidas por Chi al “tomarse atribuciones internas del partido y amedrentar a sus dirigentes nacionales”. Además fue denunciado por supuestos cobros de entre  20.000 a 25.000 dólares a quienes aspiraban a ser candidatos al Legislativo.

El candidato presidencial del partido Libre 21 es Jorge Tuto Quiroga. “Sobre él pesa una carga muy negativa por su gestión como presidente en 2001 y 2002. Conoce la situación e intenta revertirla jugando a que lo apoyen por las propuestas, más que por su pasado”, comentó el analista Paul Coca.

Quiroga también ejerció como gestor de la demanda marítima en la gestión de Evo Morales y como  delegado especial ante la comunidad internacional en la gestión de Jeanine Añez. 

Sobre él se conoce que, al igual que Mesa, se benefició con una amnistía aprobada  el 2018 por el entonces presidente Evo Morales. Esta medida se aplicó a los  procesos judiciales por los casos Petrocontratos y Quiborax que fueron aprobados por  la Asamblea Legislativa Plurinacional por  la suscripción, supuestamente irregular, de 107 contratos petroleros con 21 empresas entre los años 1997 y 2004.

Punto de vista

 PaUl Coca, analista político 
“No hay partido que esté limpio”

El pasado, en Bolivia, reviste de incidencia política. Resulta que no todos los procesos legales llegan a su culminación. A veces sólo son simples denuncias, pero eso, para ciertas personas, es más que suficiente para sacarlos a la luz  y para desprestigiar al rival. Debe tomarse en cuenta que hay situaciones que son de índole personal, que no debería interesar al votante, pero en Bolivia sucede todo lo contrario.

No hay un solo partido que no esté afectado por el pasado, sea reciente o muy lejano. En la lista están ADN, UCS y el propio MAS-IPSP. Es imposible tener un partido limpio, ya que los políticos saben dónde camuflarse para seguir en el poder. Lo más interesante es que tienen arrastre electoral y recursos económicos que los nuevos candidatos no tienen.

Asimismo, no habrá legisladores sin pasado. Muchas veces  estos aspectos salen a la luz por los mismos partidarios.

 

Franklin Pareja,  politólogo 
“Esta elección parece de los 90”

Esta elección  pareciera ser de los años noventa, debido a la composición de quienes aspiran a representarnos. Indudablemente que la renovación no viene de la mano de personas que también traigan consigo nuevas ideas y nuevas caras. 

El sistema de partidos políticos en Bolivia   es bastante desalentador, debido a que no tienen una estructura consolidada, por eso, todos tienen -en alguna medida- un referente pasado negativo.

Bolivia es un país en el que no se privilegia precisamente la propuesta programática, sino  la fortaleza del caudillismo. Esto hace que las personas crean más en la figura del jefe o líder, antes que en el programa o los fundamentos filosóficos. Para los candidatos, el pasado es una sombra que puede atenuar o mitigar, con  base en un marketing político intenso. La memoria corta no privilegia aspectos que podrían ser  lapidarios.

 

 

7
41