El Gobierno absorbió la mayor parte del coste de transporte de los respiradores

Pese a un contrato de confidencialidad, el ahora exministro Navajas dio permiso a que IME Consulting haga pública la documentación sobre la compra.
miércoles, 20 de mayo de 2020 · 12:40

Página Siete Digital 

La empresa distribuidora IME Consulting aseguró en una entrevista con Página Siete Digital que la mayor parte del coste de transporte de los 170 respiradores, cuya compra está ahora bajo investigación, fue absorbida por el Gobierno. En un principio, la compañía ofreció enviarlos a través de una empresa de logística aérea, pero que debido a la urgencia, el Gobierno decidió mandar un avión de Boliviana de Aviación (BOA) para recogerlos. 

"Les pasamos una cotización de 40.000 y pico dólares que era Barcelona-Holanda, Holanda-La Paz. Pero había mucha prisa y ellos dijeron que mandaban el avión. Por lo tanto, yo les dije que viendo el margen comercial que hay, que se nos comía el margen que eran 200.000 y pico dólares de coste por parte del Gobierno mandar un avión aquí, firmamos una enmienda en la cual yo pagaba 50.000 y el resto lo pagaban ellos", detalló el representante de IME Consulting, Ignacio Mazarrasa.

El empresario informó que tiene un contrato de confidencialidad con el Gobierno de Bolivia, pero que el propio ahora exministro de Salud, Marcelo Navajas, le dijo que haga "todo lo que tenga que hacer", incluído el envío de comprobantes de ingresos y costes "para que vean que el margen se ha quedado en su empresa, que es el 23%". 

Respecto al alto costo de los respiradores, Mazarrasa destacó que no pudo haberlos vendido con sobreprecio porque es “ilegal” y que dentro del presupuesto se incluyen elementos complementarios como baterías y sensores. 

"Cuando nosotros presupuestamos esto, GPA Innova, el fabricante, estaba desarrollando el software, la actualización (...). Cuando yo estoy con Pau y el CEO hablando el tema del precio, les digo: 'Mira, nosotros lo vamos a vender a 26.000 porque no podemos vender una cosa a 6.600 cuando la actualización del software ya vale 4.000 y pico dolares. Más las baterías que cuestan 1.500 dólares cada una, más los sensores, más los carritos, más el contrato de mantenimiento en alguna empresa local, más el transporte, etc, y la responsabilidad como distribuidor, obviamente el precio varía", explicó.

El representante afirmó que sus interlocutores durante la negociación le pidieron un precio más "competitivo", pero que ese era su presupuesto. "Yo fui muy sincero con la gente cuando hablamos y mandamos los presupuestos. Aquí no se ha engañado a nadie", sostuvo. 

"¿Por qué se manda rápido el modelo sencillo? Porque no teníamos el certificado del software. Ya ha sido certificado y el software se manda ahora", precisó. "Yo puse de mi dinero cuando todavía no había recibido ni un duro del Gobierno de Bolivia, y de hecho el Gobierno todavía me debe el 50% de la factura. No va a salir ninguna batería, ningún sensor, nada de fábrica hasta que el Gobierno me pague", advirtió.

En la actualidad, varias autoridades del Gobierno se encuentran bajo escrutinio, debido a la compra de 170 respiradores, procedentes de España, con un presunto sobreprecio. Hasta el momento hay cuatro detenidos, entre los que se encuentran el director general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Salud, Fernando Valenzuela, y el director general ejecutivo de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem), Geovanni Pacheco.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

151
120