Cáceres: “Para qué llamarles héroes, son médicos, pero denles lo necesario”

El presidente del Colegio Médico relata las condiciones laborales del sector de la primera línea.
viernes, 3 de julio de 2020 · 01:14

 Mery Vaca /La Paz 

Cleto Cáceres es el presidente del Colegio Médico de Bolivia, que tiene más de 15.000 afiliados, aunque no todos están activos. A todos ellos, junto al resto del personal de salud, les tocó la peor parte de la pandemia de la Covid-19 porque deben enfrentarla en primera línea.

Los muertos del sector ya se cuentan por decenas y los contagiados por coronavirus, por centenares, aunque el propio Cáceres no tiene un número exacto.

Cáceres, que trabaja en el Banco de Sangre de Santa Cruz, es muy crítico de los 14 años del gobierno de Evo Morales, pero también lo es del gobierno de Jeanine Añez, porque considera que en los más de tres meses de cuarentena no se ha hecho casi nada por equipar a los hospitales y brindar protección a los médicos. Considera que ya es suficiente de aludir a los 14 años y que es hora de presentar soluciones para provocar una revolución en el sector salud.

Recuerda que, para los médicos, el gobierno de Morales fue muy duro, por las protestas que protagonizaron. Y rememora que hasta intentó desarticularlos emitiendo una norma que convertía los aportes de los afiliados a su colegio en voluntarios. Señala que en este gobierno se ha corregido esa medida, pero reclama que los médicos no estén incluidos en la Ley General del Trabajo para poder acogerse a una indemnización o que no tengan las medidas de protección necesarias para enfrentar la crisis sanitaria del coronavirus. Le parece terrible que tengan que morir para poder cobrar una indemnización.

¿Han cambiado en algo las condiciones de bioseguridad y otras dotaciones para los médicos del país después de casi cuatro meses de la pandemia en Bolivia?

Primero, que no hemos tenido condiciones ni para atender las otras (enfermedades) en el sistema de salud. Dentro del sistema nacional de salud, el peor sistema es el sistema público de salud. Si bien la seguridad social se defiende, el sistema público está en crisis, está en terapia intensiva. Cuando llega la pandemia, lo mínimo que se necesita para atender a la ciudadanía con una patología de contagio exponencial son los equipos de protección personal que deben usar los médicos, las enfermeras, los trabajadores en salud donde haya los centros de emergencia, porque todos ellos están expuestos a contraer el virus. No se trata de cambiarles el nombre, los médicos son médicos, las bioquímicas también, los trabajadores en salud también, no hay necesidad de cambiarles el nombre, por qué llamarles héroes si ellos están haciendo su trabajo, pero deben darles condiciones necesarias. Un trabajador de la construcción que no tenga las cuerdas necesarias para protegerse  se va a caer y vamos a tener que lamentar muchas muertes. En esta patología, ni las gobernaciones están dando las condiciones de trabajo y por eso se está viendo tanta muerte y tanto aislamiento de médicos y personal de salud  en sus domicilios.

¿Cuántos médicos fallecidos y contagiados hay por Covid-19?

Entre los fallecidos son más de un centenar, pero en forma extraoficial. Para los datos oficiales aparentemente se siguen protocolos, pero al parecer no se los cumple. Quien da la información sobre los casos y los muertos es el Ministerio de Salud, ellos manejan los datos, pero no los están proporcionando. Al final tienen sus razones de protocolo. Cuando trabajamos en epidemiología y en pandemia, no podemos asustar a la población, probablemente por ahí va el tema de querer silenciar esa información y no sacarla en detalle.

¿Usted cree que el gobierno está ocultando información sobre los fallecidos?

No sólo la está ocultando, sino que la está falseando sobre los casos positivos. Dicen éstos son los casos nuevos de Beni, de Santa Cruz, pero cuáles son esos datos nuevos, son los pacientes que ya van con síntomas a los que recién les toman la muestra. Nunca se ha hecho un testeo, un muestreo en una ciudad  para ver cuánta cantidad de gente está contaminada, o dónde son los lugares fuertes de contagio. Cuando saben qué gente está contagiada o es portadora del virus no se acompaña con los respectivos tratamientos. Los rastrillajes no se acompañan (con tratamientos), entonces, solo son para saber cuáles están positivos y cuáles no están. Es una maravillosa oportunidad para darle tratamiento y no se les da. No es un trabajo eficiente y políticamente este gobierno de transición se aplazó. El Ministerio de Salud, que nosotros pensábamos que lo iba a hacer, hasta ahora no tiene la figura clara para poder revolucionar el sistema nacional de salud. Y si no lo va a atender, que lo diga, que reconozca que no hay presupuesto, pero que no inventen que se le está dando salud a todo el pueblo.

El Gobierno dice que la precariedad es una herencia de 14 años en los que no se ha invertido en salud. ¿Usted cree que en tres o cuatro meses se pudo haber hecho más de lo que se hizo?

Por supuesto que sí, la ministra lleva más de un mes en funciones, entonces ya debió corregir los respiradores, ya debió presentar al Colegio Médico de Bolivia y al país un (proyecto de) sistema público de salud, con un presupuesto necesario, con recursos humanos necesarios, recuperar la rectoría de salud para que no esté cuadriculada políticamente con las gobernaciones, los municipios y aparte el ministerio y los programas. Tiene que ya haber dado muestra de una organización bastante sólida que restablezca la carrera sanitaria, que haga cumplir la Ley General del Trabajo para todos y que no le engañe al sistema público indicándoles que ellos están en la ley LOPE porque eso no es cierto. La LOPE tiene que llegar a los funcionarios del Estado, pero que están en cargos jerárquicos, en la cabeza del sector, pero para el resto del personal tiene que hacer cumplir la Ley General del Trabajo. No podemos seguir hablando de los 14 años, yo tenía sed y hambre ayer, pero hoy decidí cocinar, tengo que proponer soluciones y para eso no necesito un año de gestión.

¿Cuál es la situación del sector salud  respecto a sus contratos? 

Hay una injusticia realmente, y se están politizando mucho los contratos y además se está traficando con el hambre, siguen los contratos en línea que no deberían existir. En el área rural es donde más injusticias se cometen porque los alcaldes les pagan el salario que ellos creen conveniente y si quiere el profesional acepta o lo deja.

¿A qué se refiere cuando dice que están traficando con el hambre?

Un médico en el territorio nacional debe ganar 8.000 bolivianos, pero se va a los municipios de provincia y el alcalde le dice que solo puede pagarle 3.000 y como el profesional tiene hambre y necesita trabajo, acepta. Lo mismo sucede con la bioquímica, con el odontólogo o con el trabajador de salud. Es todo el sector salud que está sufriendo. Ya ha sufrido los 14 años, cuando no le dejaban ni reunirse porque había un totalitarismo absoluto, luego entró una presidenta de transición, pero esto no se logró sacar porque en el Legislativo, donde parten las leyes, sigue estando la oposición. Cómo es posible que siga existiendo un gobierno que no penalice a un partido político que ha hecho fraude electoral, que nos ha estafado, y que sigue gobernando, sigue extorsionando a la gente, amedrentándola. Espero que cuando se lleven a cabo las elecciones, en la fecha que sea, ingresen personas con las ganas de devolverle la democracia al país y de atender a los sectores y lo que no puede atender que lo diga. Antes no teníamos más que la seguridad social, luego nació el sistema público de salud en Bolivia para atender a las mujeres embarazadas y los niños, en cambio ahora hemos deshecho todo aquello y hemos dejado desprotegida a la gente. Se necesita una revolución en salud y un gobierno decidido a querer atender a ese sector.

¿Cuál es la situación para la atención a las otras enfermedades que no sean el Covid-19?

Si hay una persona con una situación crítica de vesícula, o un paciente que tiene un problema de la nariz, o una fractura, el paciente piensa 10 veces antes de ir al hospital por el riesgo de contraer el coronavirus. Y la otra cosa es que el hospital está saturado y todo su personal está en riesgo. La seguridad social ya ha llenado sus espacios, el sistema público ya ha rebasado, qué necesitamos, necesitamos más recursos humanos  y más ambientes. Trabajamos en un solo turno. Para trabajar doble turno hay que pagarle a la gente, no podemos hacerles trabajar gratis, entonces sí o sí tenemos que levantar esa ley que no permite a los médicos y enfermeras trabajar dos turnos, aunque sea en otro hospital. Entonces reducimos la capacidad de resolución que tenemos para atender esta pandemia.

¿Por qué no les permiten contratar a los médicos en otro turno más?

Uno, que una persona que trabaja en una institución del Estado no puede trabajar en otra similar. No puede dar clases para formar nuevos profesionales, porque también pertenece al Estado, entonces limitamos a esos profesionales  al ejercicio que pueden hacer en dos turnos diferentes. Lo otro es que el presidente Evo Morales puso una ley que dice que nadie puede ganar más que el presidente, excepto los petroleros y otros sectores considerados estratégicos.

¿Y cómo están los sueldos de los médicos? ¿Son justos?

El sueldo básico está más o menos acorde. Un médico junior, recién egresado, como general, está ganando 8.000 bolivianos y así va bajando, 7.000 los bioquímicos, las enfermeras a 5.000, pero esta escala salarial está sujeta a que  si ese médico ha entrado a esa institución por examen de competencia, por concurso de méritos. Si tiene una especialidad, puede categorizar esa especialidad y eso equivale al 100% de su salario básico, entonces va a ganar 16.000 y pasados cinco años, después de esa categorización, tiene derecho al escalafón, siempre que esté institucionalizado. Pero, ahora entran por dedo político, pero muchas veces no es el perfil del cargo que se necesita. Por eso el Colegio Médico siempre ha hablado de una carrera sanitaria.

¿Se están pagando seguros de salud a los médicos fallecidos por Covid-19?

Mucho se ha ofrecido por la propaganda que se les va a pagar 100 mil bolivianos, pero tenemos la denuncia de tres (médicos)  que sucedió el deceso y no había ni a quién dirigirse para que se haga efectiva la indemnización. Qué vergüenza, tener que morirse para cobrar y no tener una indemnización como los de la seguridad social.

¿Cómo evalúa la atención de la emergencia por el Covid-19?

Calamitosa es la historia. Ya van tres meses de cuarentena y seguimos pidiendo que se repongan aquellos respiradores que no llegaron nunca ni se entregaron, cuando debieron llegar a la semana o a las dos semanas de declarada la cuarentena. Hemos tenido la oportunidad, pero no lo hemos hecho. Recién se están instalando domos con camas, improvisando. En El Salvador solo con hacer un tratamiento preventivo con la hidroxicloroquina su tasa de mortalidad es bajísima. Aquí seguimos con los protocolos, viendo que varios colegas se desmarcan del trabajo científico y salen a proponer esquemas de tratamiento que lamentablemente pueden tener éxito en algunos casos o pueden llevar al fracaso en otros. La gente se automedica y desconoce que cada organismo es diferente y provoca reacciones diferentes.

¿Qué opina usted sobre el protocolo establecido por el gobierno y por el comité científico para atender a los pacientes de Covid-19?

La guía básica está bien. Está constituida por tres elementos. Casi en un 70% se ha descubierto que esta patología secundariamente afecta al pulmón, entonces hay que tratarla en forma pronta, tras que se tienen los síntomas y hay que tratarla como el resfrío, con su antibiótico, con su antiinflamatorio y su antihistamínico, que viene a ser un antigripal. Y prevenir la coagulación intravascular diseminada porque esa hipoxia lleva a crear fluidos en los pulmones y cuando se generaliza es grave, pero ha tenido que ocurrir un proceso inflamatorio previo que puede durar de siete a 10 días. Si lo tiene al paciente ese tiempo aislado, sin darle ningún tratamiento y solo dándole paracetamol, le estamos haciendo daño. Por eso esa guía es la mejor para que no lleguemos a usar una unidad de terapia intensiva.

¿Qué opina usted de los médicos que promueven el uso de ivermectina o el dióxido de cloro?

Esas drogas no son inventos ni son descubrimientos. La ivermectina se ha usado en la ceguera del Nilo porque era una parasitosis. Y la hidroxicloroquina se ha usado por años y sobre todo en Santa Cruz para combatir la malaria. Son de uso conocido, que también sea beneficiosa para combatir el coronavirus  es otro tema que todavía falta demostrarlo, pero muchos colegas están diciendo que da efecto positivo, habrá que demostrarlo y documentarlo. La gente ya lo está usando. Pero no podemos salir como Colegio Médico o como comité científico a decir esta droga es apta, úsenla porque son cosas que no están probadas, imaginen los efectos secundarios que pueden pasar luego de pandemia y que haya una demanda.

 

HOJA DE  VIDA

  • Estudios  Cleto Cáceres es médico especializado en salud pública en el Instituto Valenciano de España. 
  • Labor Trabaja por más de 20 años en el Banco de Sangre de Santa Cruz de la Sierra.
  •  Procedencia   Es de Camiri. Ejerce como presidente del Colegio Médico de Bolivia desde noviembre del año pasado.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

17
3