Antes que al MAS, Camacho apunta a bajar a Carlos Mesa

Analistas y políticos consideran que esa estrategia sólo dividirá el voto en dos grupos, lo que puede facilitar el retorno del partido de Evo Morales al poder.
miércoles, 23 de septiembre de 2020 · 00:54

Erika Segales / La Paz

Desde el tercer lugar en la preferencia, Creemos no apunta toda  su artillería contra el Movimiento Al Socialismo (MAS), sino que emprende una estrategia para desplazar a Comunidad Ciudadana (CC) del segundo lugar. Analistas ven que esa estrategia podría facilitar el retorno del partido de Evo Morales al poder.

Hace seis días, el bloque “anti-MAS” pasó de estar fraccionado de siete a seis candidaturas. La alianza Juntos decidió bajarse de la contienda electoral y convocó a la unidad para evitar que el MAS retorne al poder. Creemos, que cobró más protagonismo  tras la salida de Juntos, descartó un diálogo con CC. 

“El MAS y CC son parte de lo mismo. Es evidente que la propuesta de Carlos Mesa respeta enormemente todo el proyecto país que montó el masismo, no ofrece crítica, no ha planteado puntos de vista radicalmente distintos. Estas situaciones hacen que no sea posible en absoluto una alianza”, dijo en conferencia Centa Rek, candidata a primera senadora de Santa Cruz por Creemos.

Por su parte, Erik Morón, candidato de la misma alianza a la tercera senaduría cruceña, como suplente, señaló: “Creemos es la única garantía de que el MAS no vuelva a gobernar el país. Si no ganamos esta elección, Evo Morales vuelve al país. La única diferencia es que con el MAS vuelve en 24 horas y con Mesa, en 72”.


Carlos Mesa,  postulante de Comunidad Ciudadana.

Morón enfatizó que antes de que se inscriban las alianzas se propuso un frente único y sólo Luis Fernando Camacho puso su candidatura en blanco. “Ellos mostraron que no querían ningún acuerdo. Hoy la alianza Creemos se consolida y tenemos la certeza de que no solamente vamos a ganar  a Carlos Mesa, sino de que vamos a ganar la elección”, manifestó.

Al respecto, Ricardo Paz, coordinador nacional de la campaña de CC, indicó que Creemos repite la misma estrategia de los Demócratas de 2019, y afirmó que la alianza naranja no entrará en la polémica, para no debilitar el campo democrático.

“Ellos están repitiendo lo que hicieron los Demócratas con Óscar Ortiz el año pasado. Están jugando exactamente el mismo papel y han comenzado una tarea altamente deleznable que va a devenir con toda seguridad en una guerra sucia y acusaciones infundadas (…). Dejamos a la población que los juzgue y hacemos un llamado a la ciudadanía para que concentre su voto y evite el riesgo de retorno del MAS”, expresó Paz.

Por su parte, el candidato a diputado por la circunscripción 6 de La Paz por CC, Beto Astorga, recordó que Mesa es el único candidato que inició un proceso contra el MAS por el fraude electoral de 2019, y considera que la estrategia que emprende Creemos puede beneficiar al MAS.

“Vemos que se está reproduciendo la guerra sucia que ha existido contra CC, no vamos a responder a los insultos. Se tienen que dar cuenta que el enemigo no es CC. La ciudadanía va a depositar su voto en la única alternativa que puede derrotar al MAS”, sostuvo.

Para la socióloga Sonia Montaño, la estrategia a la que apunta la alianza que postula a Camacho puede captar un voto muy importante en Santa Cruz, pero subraya que puede favorecer al partido azul.

“La estrategia de Camacho va a contribuir a dividir el voto. Lo ideal era que se retire. Mesa va a terminar congregando una pérdida importante en Santa Cruz, lo que va a obligar a llevar en el mejor de los casos a una segunda vuelta”, señaló.

En la misma línea, el excanciller Ronald MacLean señaló que el mayor riesgo que se corre es el retorno del MAS al poder. “Cuánto me gustaría que Luis Fernando Camacho vaya adelante, pero no creo que logre pasar a Carlos Mesa, y va a dividir el voto en dos grupos. Creo que eso es  un peligro que puede facilitar el retorno del MAS y de Evo Morales”, sostuvo.

Analistas  y políticos prevén que el beneficiado será el MAS.
Foto:Archivo / Página Siete

Por su parte, el exalcalde Juan del Granado apuntó a que más allá de la dispersión del voto, los frentes anti-MAS no están siendo capaces de expresar las demandas y perspectivas de la mayoría de la población.

“La gran mayoría de los bolivianos están preocupadas por un eventual retorno del MAS a la estructura del poder, pero en mi criterio el problema no solamente está en que haya seis candidaturas, sino en que los frentes del bloque democrático no están siendo capaces de convocar, de entusiasmar a la mayoría del país que no quiere volver a los 14 años de Evo Morales, pero tampoco quiere retroceder 20 años atrás”, indicó.
 

 

 

 


   

Más de
125
160