Exembajador: Atacar a la OEA hace que la comunidad internacional pierda confianza en Bolivia

En pasados días, la OEA rechazó asistir a un evento organizado por Bolivia, México y Argentina para demostrar que supuestamente no hubo fraude.
martes, 26 de octubre de 2021 · 19:12

Brújula Digital 

El diplomático Jaime Aparicio, cuestionó el conversatorio “¿Qué pasó en las elecciones de Bolivia del 2019 y el informe de la OEA?”, organizado por el embajador de Bolivia ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Héctor Arce. Advirtió que ese tipo de eventos y los ataques a la OEA hacen que la comunidad internacional pierda confianza en Bolivia.

La posición del diplomático de carrera y exembajador de Bolivia ante la OEA, fue hecha conocer en una entrevista con el periódico digital Tal Cual, cuando fue consultado sobre el citado evento que tuvo lugar el viernes de la semana pasada, en el edificio de la Secretaría General de la OEA, en Washington, Estados Unidos. Esa actividad contó con el apoyo de las representaciones diplomáticas de México y Argentina.

Durante ese conversatorio, Arce afirmó que en las elecciones generales de 2019 “nunca hubo una manipulación dolosa” de los resultados y afirmó que la OEA incumplió el acuerdo para realizar una auditoría. De esa forma rechazó el informe que emitió el organismo y que halló esa “manipulación dolosa” en el proceso electoral, aspecto que dio curso a la acusación de fraude electoral en contra del Movimiento Al Socialismo (MAS).

También puede leer: Décimo intento de borrar el fraude, con aliados y datos ya conocidos

La OEA se excusó se asistir a este encuentro por considerar un caso “cerrado” su informe sobre el proceso electoral de octubre de 2019 en Bolivia, el mismo que dio curso a la renuncia de Evo Morales a la Presidencia. En medio de ese panorama se dio curso al citado conversatorio.

“Hacer esto es muy riesgoso porque los Estados que están representados en este tipo de organismos generan desconfianza hacia un determinado país porque, en este caso específico, se dan cuenta de que están tratando de utilizar un foro de concertación política regional, en el que se deberían discutir los grandes temas de la región, para ventilar sus propios resentimientos o los problemas de política doméstica de sus países”, sostuvo Aparicio respecto al conversatorio.

Aparicio sostuvo que actualmente hay temas que son muy urgentes y que deberían ser debatidos al interior de la OEA como el de la salud, el de las vacunas, el de educación o el de las políticas de cooperación frente a la crisis económica que se viene.

“Sin embargo, estas actitudes y estos ataques hacen que la comunidad internacional pierda confianza en un país que está utilizando, con propósitos poco claros, el foro internacional para que sus narrativas aparezcan como si fueran apoyadas por la comunidad internacional. Eso no es cierto”, sostuvo.

A raíz de este tipo de actuaciones, Aparicio advirtió que el conjunto de los países de la OEA siempre trató de aislar a embajadores como los actuales de Bolivia, México y Argentina, debido a que están, constantemente, tratando de utilizar a la organización para sus fines políticos domésticos.

“Eso daña lo que debería ser una política exterior orientada a la defensa de los intereses permanentes del Estado boliviano. Esa es la función real de la misión, pero no se cumple”, afirmó.

Respecto a la postura de la OEA que indica que es caso “cerrado” su informe sobre las elecciones de 2019, Aparicio advirtió que no hay ninguna posibilidad de reabrir este tema, menos a partir de “una manipulación tan burda de la información que están haciendo”, con el conversatorio del viernes.

Cuestionó que los organizadores hayan traído unos “supuestos expertos estadísticos” que hablaron de estadísticas, proyecciones y muestreos, pero que no respondieron a una pregunta básica sobre si hubo o no servidores que no estaban autorizados conectados al sistema de conteo de votos; no supieron decir si hubo o no falsificación de actas, o si hubo adulteración de cifras.

Por otra parte, en criterio de Aparicio, los embajadores de México y Argentina utilizaron esta reunión para ventilar sus propias enemistades con la OEA.

Por ejemplo, indicó no es un secreto que México tiene problemas y que ataca al secretario general de la OEA, Luis Almagro, por lo que incluso quiso sustituir a la OEA por otra organización, aunque no lo logró. Acotó que, en el caso de Argentina, su representación usó esa reunión para atacar, sin fundamentos serios, al ex presidente Mauricio Macri. 

En ese sentido, sostuvo que Bolivia, Argentina y México utilizaron esta reunión privada y sin trascendencia para ventilar sus propios problemas con la OEA y para lograr una repercusión en sus propios países. O sea, añadió, usaron la política exterior para asuntos de política doméstica en sus propios países.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos