Núñez: Romero cortó contacto con la transición, pero Evo accedía al TSE

El exministro dijo a Página Siete que la coordinación con el extitular electoral era nula. Contó que Romero no le contestaba el teléfono a Añez para tratar temas administrativos.
lunes, 22 de noviembre de 2021 · 05:00

Juan Pérez Munguía / La Paz

Luego de que Salvador Romero fue posesionado por la expresidenta Jeanine Añez como vocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), cortó contacto con el gobierno transitorio. Sin embargo,  el exmandatario Evo Morales, como lo afirmó en varias oportunidades, recibía  información de los miembros de ese órgano del Estado.

El exministro Yerko Núñez reveló a Página Siete que Romero no le contestaba el teléfono a Añez para tratar temas administrativos. Cuando la autoridad del TSE respondía a la exgobernante era escueto y cortante.

“Si bien existe el principio de independencia de órganos en nuestro texto constitucional, también existe la figura de coordinación de órganos. Lamentablemente, Romero no demostró la intención de coordinación. (…) La expresidenta Añez comentó que Romero no quería contestar su móvil y cuando lo hacía lo realizaba con palabras cortantes”, indicó Núñez.

Página Siete llamó al número del extitular del TSE para tener la contraparte. Sin embargo, no respondió, pero dejó visto el mensaje enviado por este medio. De manera extraoficial, se conoce que está fuera de Bolivia.

Núñez indicó que el único tema que pudieron tratar con Romero fue el presupuesto para organizar las elecciones.  Señaló que la fecha de la postergación de los comicios generales fue tratada entre la ALP y el Órgano Electoral Plurinacional (OEP).

“La suspensión de elecciones no fue por decisión de Añez,  sino por decisión de los dos tercios del MAS en la Asamblea encabezada por Eva Copa en coordinación con Romero. En otras palabras, fue el MAS el que postergó las elecciones”, sostuvo.

Junio de 2020 fue la primera vez que Morales, desde Argentina, aseguró que tenía contacto con representantes del TSE. Dijo que tuvieron que “negociar con el TSE” para que su partido no pierda su sigla y se concrete una fecha para los comicios.

A mediados de la presente gestión, el expresidente reiteró que tenía contacto con vocales del TSE, quienes le informaban sobre lo que pasaba al interior de la institución electoral.

El enlace eran “compañeros” que hacían  posible que pueda hablar con autoridades electorales.  “Los miembros del Tribunal Supremo Electoral me decían: ‘Evo, tenemos presiones internas y externas para eliminar al MAS.’ He sido partícipe para postergar (las elecciones), porque finalmente  el Tribunal Supremo Electoral se comunicó conmigo mediante algunos compañeros  para postergar”, aseveró.

El líder del MAS atacó a la prensa por hacer públicas sus declaraciones emitidas en la radio cocalera. Pero no negó su acto de intromisión en la OEP, por el contrario, hizo énfasis en que no sólo era su obligación hacer esas gestiones, “sino una obligación participar en consultas de órganos del Estado”.

Duda  a la transparencia del TSE

El 17 de octubre de 2020, un día antes de que se realicen las elecciones, el entonces presidente del TSE, Romero, anunció la suspensión de Difusión de Resultados Preliminares (Direpre).

Desde varios frentes cuestionaron la decisión, puesto que la transmisión del conteo rápido hizo posible descubrir las irregularidades de 2019.

Días después de  los comicios generales, la vocal Rosario Baptista Batista envió una nota al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para que haga una auditoría de las elecciones presidenciales. Denunció la existencia de un servidor oculto, con el cual el MAS  pudo haberse beneficiado.

Núñez, aún en su calidad de ministro, en representación del gobierno transitorio envió una nota al Órgano Electoral para que soliciten una auditoría del proceso de votación. Todo con la finalidad de transparentar los resultados y de generar certidumbre para parte de la población que denunciaba otro posible fraude electoral.

Romero negó   la posibilidad de hacer un análisis al proceso. Para ello, argumentó que tanto los delegados de las organizaciones políticas como los veedores internacionales no observaron irregularidades durante la cadena de custodia de las actas ni en el momento en que se realizaba el escrutinio de los votos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos