318 operarios de Aasana pasan a Naabol y sigue la negociación

La extinta Aasana tiene una deuda de más de 1.300 millones de bolivianos, que debe cancelarse en dos años. 580 extrabajadores aún no llegan a acuerdos.
lunes, 6 de diciembre de 2021 · 05:00

Juan Pérez Munguía / La Paz

Luego de varios días de negociaciones, 318 trabajadores de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) -de un total de 898- firmaron contratos ayer para ser parte de la nueva empresa de Navegación Aérea y Aeropuertos Bolivianos (Naabol). La entidad extinta tiene una deuda de más de 1.300 millones de bolivianos.

El ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño, dijo que la incorporación de estos trabajadores a la nueva estatal permitirá mejorar las operaciones de los aeropuertos. Agregó que las conversaciones con el resto de los exfuncionarios  continuarán hasta llegar a un acuerdo.

“En La Paz, nuestro personal operativo es de 120 personas, los 120 están recibiendo sus contratos. En Cochabamba son 80 y en Santa Cruz -la excepcionalidad- son 24 los  que van a recibir sus contratos, porque están recibiendo amenazas. En Trinidad, 50; en Tarija, 10; en Sucre, 10; en Potosí, ocho; en Oruro, ocho; y en Pando ocho”, detalló Montaño.

El miércoles de la semana pasada, el Gobierno mediante decreto supremo creó Naabol con el fin de suplir a Aasana. Esto en medio de huelgas de hambre y varias protestas  de los trabajadores de la entidad eliminada.

Las autoridades del área señalaron que la situación económica de la exadministradora de aeropuertos era insostenible. Indicaron que solo le generaba pérdidas al Estado, por lo cual crearon una unidad liquidadora que tiene  182 millones de bolivianos para pagar los beneficios sociales de los extrabajadores.

Ayer, Montaño, luego de llegar a un acuerdo con uno de los exoperarios, indicó que también firmó actas de entendimiento con los administrativos de Aasana. Sostuvo que de esta manera se pueda llegar a una solución adecuada con todos los involucrados.

Dos años para pagar la deuda

El liquidador de Aasana, Boris Barroso, explicó que el Decreto Supremo 4630 permitirá cancelar las deudas de la  entidad ahora extinta en un lapso de dos años. La deuda  asciende a más de 1.300 millones de bolivianos.

“Lo bueno de Aasana son  los activos de 5.000 millones de bolivianos, lo malo es la deuda de más de 1.300 millones. Tenemos que ver al detalle,  supervisar y liquidar deudas. El decreto hace que tengamos un mandato de dos años para cumplir con todas esas metas  en el marco del respeto y procedimiento”, aseveró.

Barroso explicó  que existieron varias irregularidades en la entidad. Detalló que aproximadamente 40 personas trabajaban entre  familiares, lo cual se constituye en un hecho de nepotismo, algo  que se verá a detalle y caso por  caso. A lo anterior se suman los supernumerarios.

El liquidador enfatizó     que con la nueva empresa estatal Naabol se ahorrará al Estado la suma de siete  millones de bolivianos  por mes.  Además,  garantizó que ahora el trabajo se realizará de manera más efectiva y en beneficio de los usuarios.

Aeropuertos sin resguardo, excepto en Santa Cruz

Los operadores vivieron varios días de protestas.
Foto: Ministerio de Obras Públicas

El ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño, informó que el contingente policial será retirado de la mayoría de los aeropuertos del país, excepto en Santa Cruz. Agregó que en esa región continúan las medidas de presión de los trabajadores por el cierre de Aasana.

La autoridad llegó ayer a un acuerdo con 318 trabajadores para que pasen a ser funcionarios de  Naabol. Por ese motivo  el resguardo en  varias  de las terminales aéreas ya no es necesario.

“Anunciamos que vamos a levantar el plan de contingencia en todos los departamentos del país, con excepción de Santa Cruz”, manifestó Montaño.

Antes que el Gobierno cierre Aasana, mediante decreto supremo, los funcionarios realizaban protestas con varios  piquetes de huelga de hambre. El 1 de diciembre tenían previsto realizar un paro indefinido en todas las terminales aéreas.

Luego de  tomar la determinación de eliminar la entidad, el Gobierno  desplazó efectivos policiales y militares para evitar que paren las operaciones en los aeropuertos. Ello, con el objetivo de evitar pérdidas económicas y perjudicar a los viajeros.

Hubo protestas en varias regiones y quejas de algunos trabajadores  que se quedaron a cargo de las torres de control.  También hubo reclamos por parte  de algunos usuarios. Desde el Ejecutivo se manifestó que el funcionamiento de los campos de aviación fue  normal.

Luego de  unos cinco días de tensión, Obras Públicas llegó a un acuerdo con la parte técnica y operativa  de los trabajadores. Se reiteró que con el problema casi resuelto ya no es necesario la presencia de uniformados, por lo que ayer se ordenó  su repliegue de  las terminales aéreas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos