Peña, formador e impulsor de la integración radial en el país

La voz potente y cautivadora de Augusto Peña se apagó el 9 de febrero. Sus colegas lo recuerdan como un apasionado periodista y amante de las primicias.
jueves, 11 de febrero de 2021 · 05:04

Erika Segales / La Paz

Augusto Peña Vargas, destacado periodista, amante de las primicias, apasionado formador de periodistas  e impulsor de la integración radial en el país deja un profundo pesar con su partida. Esa voz potente y cautivadora ante los micrófonos se apagó la noche del 9 de febrero. 

Peña incursionó en el periodismo hace más de una veintena de años, fue redactor de los matutinos Hoy, Presencia y La Razón, conductor y director de la red  de radiodifusoras Erbol, además  de la radio San Miguel de Riberalta y la San Gabriel de El Alto.

El 11 de enero  estrenó el programa Claro y preciso en ATB radio, desde las 9:30, como siempre con la consigna de consolidar una integración nacional. “Será un programa que no solo haga entrevistas, sino que también tenga la participación de todo el país”, anunció el 7 de enero en una entrevista en el último medio que lo acogió. 

La noticia de su fallecimiento cayó como un balde de agua fría, fue inesperada y muchos se negaron a creerla. “Recuerdo que le envíe un despacho el viernes, él estaba conduciendo el programa. Nos enteramos que tuvo una fuerte descompensación el fin de semana, lo llevaron a dos hospitales. Al igual que muchos colegas me quedé consternada con el anunció de que había fallecido”, expresó la periodista Consuelo Aruquipa, quien inició su carrera de la mano de Peña en Erbol.

Ella comentó que era un hombre de anéctodas, que siempre que podía  recordaba cuando inició en el periodismo en el área deportiva.  Aruquipa dijo que fue grato volver a coincidir con él en un medio, 15 años  después de que se despidió de ella en Erbol,  diciéndole “Tu sed de información y conocimiento nunca deben terminar en tu vida”.

“Era un gran ser humano, amante del fútbol y gran periodista. Lo conocí en febrero del 2003, él apostó por mí cuando yo iniciaba mis armas en periodismo, fue mi primer jefe. Era un maestro en el mundo del periodismo. Trabajar con él fue vital, nos exigía primicias exclusivas, No era de oficina, viajaba mucho a las comunidades a hacer capacitaciones. Llegó hasta las radios más chiquitas, impulsó también el Erbol Digital”, destacó.

El periodista Humberto Pacosillo recordó  a Peña como la voz que sedujo a la audiencia en el área rural y  el hombre que abrió las puertas a las comunidades para darles voz en la radio. 

 “Augusto fortaleció la primera red multilingüe con Erbol, nunca antes nadie había puesto tanta atención a las provincias. Era nuestro coordinador, estuvo casi en todos los rincones de Bolivia. Nos acercamos a través de la Asociación Provincial de Radios Comunitarias (Aprac-Bolivia). Fue larga la lucha a su lado, incluso nos acompañó para obtener nuestras licencias”, dijo.

Pacosillo evoca a Peña como un hombre exigente y preciso a la hora de informar.  “Siempre  fue un aprendizaje cada vez que coordinaban los despachos”, subrayó y señaló que era una gran satisfacción escucharse en el programa Bolivia en contacto.

 El periodista Andrés Gómez, que compartió más de una década de trabajo junto a Peña, lo recuerda como un apasionado periodista para quien la búsqueda, selección, jerarquización de la información no era un trabajo, sino su forma de ser.

“Augusto era un periodista que había entendido que el periodismo era decir a la gente lo que hacía el poder respecto a la gente. Le gustaba buscar primicias como las pepitas de oro en un río bravo. Podía viajar horas y días, por aire, agua o tierra, para contar un hecho o compartir sus conocimientos. Nunca decía: no; menos: no puedo”, expresó.

Señaló que Augusto podía estar horas informando sobre un hecho y recuerda que en octubre de 2003 se quedaron seis días completos en instalaciones de Erbol, porque la audiencia les pidió no abandonarlos mientras se suscitaba la masacre en El Alto. “Dormimos y comimos entre el sábado 11 y el jueves 16  de octubre en las instalaciones de Erbol”, afirmó.

 La intensa forma de trabajar de Peña también es rememorada por la periodista Nancy Vacaflor, quien conoció al comunicador   durante la Asamblea Constituyente en 2006. En su opinión,  él era un periodista que dedicaba alma, vida y corazón al medio donde se encontraba. 

 “Augusto era una persona bastante dinámica e intensa para generar información. Le gustaba tener todo, aunque no salga en los informativos por falta de tiempo, y nos prometía sacar en la edición de Bolivia en contacto, pero quería que tengamos todo siempre. Le gustaba tener primicias. No limitaba su tiempo, podía entrar conduciendo su programa a las siete  de la mañana y quedarse todo el día, cuando había informaciones con escenarios conflictivos. Su experiencia marcó toda una época en la radiodifusión”, destacó.

 Numerosos fueron los lamentos que se expresaron en redes sociales por la partida de Peña. Su muerte se suma a la de los periodistas y comunicadores Edwin Flores, Iván Miranda, Juan Flores, Fermin Tarquino, Óscar Pérez, Adhemar Suárez, José Manuel Pando, Lucio Peralta, Rodolfo Paco y Ronal Alvarado,  durante la segunda ola de la pandemia  de coronavirus.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

23
1