Un exgobernador y un exmilitar se disputan la silla edil trinitaria

Suárez dice que quiere luchar contra el olvido de Trinidad. Camara apunta a la reactivación económica.
viernes, 26 de febrero de 2021 · 05:01

Carolina Méndez / Santa Cruz

Nueve nombres aparecerán en la papeleta electoral en la disputa por  la Alcaldía de Trinidad: Mauricio Guiteras (Cambiemos), Jimmy Seonane (Movimiento Al Socialismo), Ernesto Suárez (Unidos por el Beni-Todos), Eslinder Ribera (Unidad y Esperanza por el Beni), Noelia Rea (Central de Pueblos Étnicos Mojeños del Beni), Miguel Ángel Rivero (Ahora), Jhonny Tereba (Frente para la Victoria), Christian Camara (Movimiento Tercer Sistema) y Claudia Leslie Aguilar (Nacionalidades Autónomas por el Cambio y Empoderamiento Revolucionario)

Quien gane las elecciones asumirá el reto de trabajar por garantizar los servicios básicos en Trinidad. La capital beniana, que ronda los 122 mil  habitantes, aún no ha podido garantizar agua potable ni alcantarillado sanitario,  entre otras deficiencias como la falta de infraestructura sanitaria, el inexistente servicio público de transporte y el insuficiente pavimento en las calles que las vuelve inaccesibles cada vez que llueve.

Ernesto Suárez estuvo aislado durante 21 días en el mes de enero debido al coronavirus. Este episodio le significó un tardío ingreso a la carrera electoral por la Alcaldía trinitaria; no obstante, intenta recuperar el tiempo perdido con largas jornadas proselitistas.

Con medicamentos contra la Covid-19 y con máquinas de fumigación, el exgobernador de Beni, toca la puerta de los vecinos trinitarios para buscar el respaldo en las urnas el  7 de marzo.

Hace casi diez años que  no es autoridad, ¿por qué decide postularse y por qué para alcalde?

Hay gente que me atribuye la última década como si yo hubiera sido parte de la administración pública. Son diez años que yo no soy  autoridad, pero nunca he dejado de defender la democracia. Yo fui prefecto cuatro años (2006-2010); luego renuncié para ser candidato a gobernador, gané las elecciones y sólo ejercí un año porque me sacaron. En 2015 me inhabilitaron cuando estaba por ganar las elecciones para gobernador y en  2017 me metieron preso por el delito más grave que me encontraron: resulta que supuestamente no tengo casa.

¿Por qué voy por la Alcaldía? Me pidieron que sea candidato a gobernador, pero me duele profundamente ver la situación de abandono de la ciudad.  Trinidad debe ser la capital  más descuidada del país y no podemos dejar que siga así.

¿Cuántos procesos tiene  en su contra?

Tenía 31 denuncias, se han ido cayendo varias  por falta de sustento. Tengo 11 procesos en etapa de acusación formal pero hasta ahora ninguno ha iniciado el juicio. Esas denuncias son de 2006 y 2007 y hasta ahora no avanzan, así está la justicia. Lo que ha pasado en mi caso es una clara muestra de persecución política.

Jeanine Añez fue dura con usted cuando se retiró de Demócratas. Lo acusó  de “manejar el Beni como si fuera patrimonio personal”. ¿Qué opina?

Solamente quiero cuestionar su justificativo para renunciar al partido. ¿Por qué no se manifestó así antes,  cuando fue favorecida con la candidatura a asambleísta?, ¿por qué no lo dijo cuando fue senadora en dos períodos? Yo creo que sus palabras han sido para sellar la alianza que ha hecho con el MAS en el departamento. Ella está llevando de candidato a alcalde a un militante del MAS y también  su corregidora es masista. Veo una relación directa.

¿Cuál es el mayor problema de Trinidad?

Trinidad está  destruida. La salud es ahorita más que una prioridad. No hay un hospital de segundo nivel en la ciudad, hay dos  supuestamente de tercer nivel que no reúnen los requisitos.   También es urgente atender los servicios básicos. Hay barrios que no tienen agua potable.  Hay deficiencias con las cunetas que emiten malos olores, entre tantos otros problemas.

“He sido perseguido por defender la democracia”

Ernesto Suárez estuvo aislado durante 21 días en el mes de enero debido al coronavirus. Este episodio le significó un tardío ingreso a la carrera electoral por la Alcaldía trinitaria; no obstante, intenta recuperar el tiempo perdido con largas jornadas proselitistas.

Con medicamentos contra la Covid-19 y con máquinas de fumigación, el exgobernador de Beni, toca la puerta de los vecinos trinitarios para buscar el respaldo en las urnas el  7 de marzo.

Hace casi diez años que  no es autoridad, ¿por qué decide postularse y por qué para alcalde?

Hay gente que me atribuye la última década como si yo hubiera sido parte de la administración pública. Son diez años que yo no soy  autoridad, pero nunca he dejado de defender la democracia. Yo fui prefecto cuatro años (2006-2010); luego renuncié para ser candidato a gobernador, gané las elecciones y sólo ejercí un año porque me sacaron. En 2015 me inhabilitaron cuando estaba por ganar las elecciones para gobernador y en  2017 me metieron preso por el delito más grave que me encontraron: resulta que supuestamente no tengo casa.

¿Por qué voy por la Alcaldía? Me pidieron que sea candidato a gobernador, pero me duele profundamente ver la situación de abandono de la ciudad.  Trinidad debe ser la capital  más descuidada del país y no podemos dejar que siga así.

¿Cuántos procesos tiene  en su contra?

Tenía 31 denuncias, se han ido cayendo varias  por falta de sustento. Tengo 11 procesos en etapa de acusación formal pero hasta ahora ninguno ha iniciado el juicio. Esas denuncias son de 2006 y 2007 y hasta ahora no avanzan, así está la justicia. Lo que ha pasado en mi caso es una clara muestra de persecución política.

Jeanine Añez fue dura con usted cuando se retiró de Demócratas. Lo acusó  de “manejar el Beni como si fuera patrimonio personal”. ¿Qué opina?

Solamente quiero cuestionar su justificativo para renunciar al partido. ¿Por qué no se manifestó así antes,  cuando fue favorecida con la candidatura a asambleísta?, ¿por qué no lo dijo cuando fue senadora en dos períodos? Yo creo que sus palabras han sido para sellar la alianza que ha hecho con el MAS en el departamento. Ella está llevando de candidato a alcalde a un militante del MAS y también  su corregidora es masista. Veo una relación directa.

¿Cuál es el mayor problema de Trinidad?

Trinidad está  destruida. La salud es ahorita más que una prioridad. No hay un hospital de segundo nivel en la ciudad, hay dos  supuestamente de tercer nivel que no reúnen los requisitos.   También es urgente atender los servicios básicos. Hay barrios que no tienen agua potable.  Hay deficiencias con las cunetas que emiten malos olores, entre tantos otros problemas.

“El líder del MAS decidió que yo no sea su candidato”

El nombre de Cristhian Camara cobró crucial protagonismo durante la pandemia por su trabajo de dirigir el Comité de Emergencia Departamental (COED) de Beni. El piloto militar retirado de 46 años disputa por primera vez la silla edil trinitaria.

En diciembre pasado, en un ampliado,  fue proclamado como candidato por el Movimiento Al Socialismo. No obstante, hoy aparece en carrera electoral bajo otra sigla, la del Movimiento Tercer Sistema (MTS).

Su candidatura está vinculada a la de Alejandro Unzueta, quien con la misma sigla aspira a la Gobernación beniana. Ambos están con  la “campaña por la salud y la vida”,  que lleva médicos y medicamentos a las casas.

¿Por qué decide ser candidato?

El año 2015, desde la Gobernación solicitaron que yo sea el director del COED por el conocimiento que tengo en los temas de emergencia y desastres. Fui comandante del grupo SAR durante seis años, tengo muchos cursos y capacitaciones nacionales e internacionales de manejo de emergencia y fui piloto SAR. Esa experiencia del COED y particularmente la vivida durante el primer brote de coronavirus hicieron que me sensibilice con la crítica situación de Trinidad. Por ello decidí ir a una candidatura, porque entiendo que la Alcaldía es el único lugar desde donde se puede hacer cambios trascendentales.

¿Por qué no  fue candidato del MAS?

En un principio efectivamente fui proclamado como candidato a alcalde por el Movimiento Al Socialismo. Sin embargo, la decisión del entonces presidente del partido fue que yo no vaya porque él ya tenía sus candidatos. Quiero aclarar que yo no tengo una ideología política. Mi objetivo final era llegar al municipio para cambiar la actual situación de Trinidad; como no se pudo por ese lado, cambié la forma de llegar, pero no cambié mi objetivo que es la Alcaldía. Tuvimos varias invitaciones (me refiero también al doctor Unzueta, candidato a gobernador), pero finalmente optamos por el MTS por ser un partido nuevo.

¿Cuál es el mayor problema que tiene Trinidad?

Hay un montón de deficiencias estructurales, pero después de haber recorrido todo Trinidad me he dado cuenta de  que lo que hay que atender inmediatamente es la reactivación económica. Casi el 70% de la población vive del día a día, de un trabajo informal, que ahora se encuentra muy afectado por la pandemia. Tenemos que crear mecanismos para la reactivación antes que empezar a hablar de grandes obras porque la población tiene hambre.

Esto no quita que haya problemas estructurales: solamente el 35% de la población tiene acceso al agua de red, con suerte una hora al día y estamos hablando de una ciudad capital.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

11
1