Fiscalía: Añez obligó a renunciar a Salvatierra y Borda para asumir la presidencia

domingo, 14 de marzo de 2021 · 17:05

Página Siete Digital

La Fiscalía Departamental de La Paz afirmó este domingo que Jeanine Añez y sus allegados obligaron a renunciar a Adriana Salvatierra, que ocupaba el cargo de presidenta de la Cámara de Senadores, en noviembre de 2019, durante los conflictos postelectorales, al igual que a Víctor Borda, quien era presidente de la Cámara de Diputados, con el fin de asumir la presidencia de Bolivia. 

“La señora Jeanine Añez, durante los sucesos del 11 y 12 de noviembre, tenía la calidad de segunda vicepresidenta del Senado y de manera amañada y en contra de todo reglamento y procedimiento legislativo, y en flagrancia contra lo que establece la Constitución Política del Estado, logra, a través de este grupo de personas, que la señora Adriana Salvatierra renuncie a la presidencia del Senado, que ejercía en ese tiempo, y del mismo modo lo hace el diputado Víctor Borda, que ejercía la presidencia de la Cámara de Diputados”, fundamentó el fiscal del materia Harold Jarandilla, quien lleva el proceso por el llamado “golpe de Estado”.

Según el gobierno de Luis Arce y su partido, en octubre y noviembre de 2019 hubo un "golpe de Estado" que derrocó al expresidente Evo Morales aunque los hechos ocurridos en ese entonces son diferentes a los relatos ofrecidos por los querellantes.

El fiscal continuó su exposición ante la jueza Regina Santa Cruz, del Juzgado Noveno de Instrucción Penal de La Paz, donde se desarrolla la audiencia cautelar tanto de la expresidenta Añez, como de sus dos colaboradores Álvaro Coimbra y Rodrigo Guzmán, quienes fueron imputados por los delitos de sedición, terrorismo y conspiración. “El 12 de noviembre en ausencia de la primera presidente del Senado y de Diputados, (Añez) se autoproclama como presidenta de la Asamblea Legislativa y por ende se autoproclama como presidenta del Estado Plurinacional”.

“También se ha manifestado que en la reunión que se suscitó el 11 de noviembre, días antes que asuma la presidencia, circunstancia en el que se reunieron a invitación de la Iglesia Católica, que supuestamente tenía por objeto de dar una solución pacífica al conflicto que venía atravesando Bolivia. La reunión se realizó en la Universidad Católica Boliviana, en la que estuvieron presentes Adriana Salvatierra, Teresa Morales, Samuel Doria Medina, Jorge Tuto Quiroga, Carlos D. Mesa, quienes le piden (a Adriana) que presente su renuncia irrevocable a su calidad de presidenta del Senado, con el objetivo que Jeanine Añez asuma la presidencia”, expuso Jarandilla.

Según la Fiscalía, el 21 de octubre de 2019 comienza a gestarse un presunto “golpe de Estado” con la quema que de los tribunales departamentales electorales; luego un grupo liderado por Luis Fernando Camacho llega a La Paz el 5 de noviembre, en el que señala que logró evadir el bloqueo gracias al apoyo de la policía y de los militares, que le brindaron paso para sus hangares, hecho que hace presumir que el “golpe de Estado” estaba en desarrollo.


Otro de los hechos que hace dar cuenta de la irregularidad, según el Ministerio Público, es el amotinamiento de los efectivos de la Unidad Técnica de Operaciones Policiales (UTOP) de Cochabamba, el 8 de noviembre de 2019, hecho planificado por José Luis Camacho (padre) y Luis Fernando Camacho (hijo).

“Es cuando se deja sin la seguridad interna y a toda la población sin resguardo policial y la plaza Murillo es tomada y custodiada por afines a Camacho, quienes formaron barricadas y no dejaban ni salir ni ingresar a nadie. Es cuando el 10 de noviembre Camacho se dirige a la plaza Murillo e ingresa al Palacio Quemado para dejar la carta en la que recomienda la renuncia del presidente Evo Morales, quien llegó a ese cargo elegido democráticamente (..)”, señala el documento de imputación de la Fiscalía.

Agrega que a ese pedido de renuncia se sumó la del alto mando militar a la cabeza de Williams Kaliman, acompañado de otros militares, “deliberaron” y le pidieron a Morales que renuncie a su mandato presidencial, para dar paso a la pacificación del país.

“La FFAA no delibera, no realiza acción política (..), se concretiza un golpe de Estado, toda vez que la Policía y las FFAA tienen armamento letal y deciden obedecer a una persona que no tenía facultad jurídica (…). Por todos los actos sediciosos y terroristas, el 10 de noviembre de 2019 el expresidente Evo Morales, con el riesgo eminente de perder la vida y velando por el pueblo boliviano, para no ser masacrados y humillados sus ministros, alcaldes y otros, renuncia a la presidencia, junto al vicepresidente Álvaro García Linera, mandato que debían cumplir hasta el 2020”, enfatiza el documento de la fiscalía.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

31
289