Washington Post acusa de autoritarismo a Arce

Pide acciones para preservar la democracia en Bolivia
viernes, 19 de marzo de 2021 · 16:06

Brújula Digital

El editorial de este viernes del diario estadounidense Washington Post critica las acciones del gobierno del presidente Luis Arce y señala que está conduciendo al país a una situación en la que no se respeta la ley. Agrega que EEUU debería liderar un esfuerzo regional para lograr salvar a la democracia boliviana.

El diario señala que solo hace unos meses Bolivia parecía encaminado a un clima de convivencia y reconciliación, pero que la presencia del expresidente Evo Morales ha polarizado al país.

El texto dice que el expresidente Evo Morales “precipitó una crisis al intentar robar un cuarto mandato a través de un fraude electoral en 2019, lo que llevó a manifestaciones a menudo violentas”.

“Ahora, lamentablemente, Arce parece haber vuelto a un estilo de liderazgo más unilateral y vengativo, característico de Morales, quien ha regresado a Bolivia y todavía ejerce un poder considerable. El 13 de marzo, el gobierno encarceló a la expresidenta Jeanine Áñez y a dos miembros de su gabinete, amenazándolos con procesarles y sancionarlos con largas penas de prisión”, agrega el texto.

Recuerda que “estas acciones se producen después de una amnistía para los partidarios de Morales acusados de violaciones de los derechos humanos mientras Áñez estaba en el poder, así como exigir “pruebas de lealtad política” para los servidores públicos.

“Áñez no está exenta de culpa en los problemas de Bolivia, ya que gobernó de forma prepotente, incluso intentando, poco después de asumir el cargo, proteger a las fuerzas de seguridad por la violencia, a veces letal, ejercida contra los manifestantes pro Morales”. Recuerda que ante la presión de defensores de los derechos humanos, Áñez retiró ese decreto.

El Washington Post agrega que la acusación de que Áñez conspiró con militares para derrocar a Morales “contradice la realidad histórica. Morales perdió el poder por su propio intento de subvertir las elecciones de 2019 –que los observadores de la OEA confirmaron en su momento– y por el rechazo masivo del pueblo boliviano en las calles. Áñez accedió a la presidencia “en virtud de un proceso de emergencia feble pero prescrito por la Constitución; y, en su haber, cedió pacíficamente el poder a Arce cuando éste ganó el año pasado”.

Sobre la reacción popular contra las medidas de persecución del gobierno, “decenas de miles de bolivianos se han echado a las calles para oponerse a lo que está haciendo Arce. Los obispos católicos de Bolivia han emitido una declaración contra lo que califican de intento de convertir la justicia en un arma partidista y de ‘crear un falso relato de la historia, inventando la verdad y manipulando la conciencia de los bolivianos’”, dijo.

El rumbo del gobierno boliviano hacia “una situación de falta de respeto a la ley” amenaza con que se genere “un mayor caos y una dictadura absoluta, en un momento en que el país, uno de los más afectados por el Covid-19 en el mundo, debería estar luchando contra la pandemia”.

Concluye señalando que el gobierno de Biden debería liderar un esfuerzo regional para “preservar la estabilidad democrática en este sufrido país, para que la crisis no se convierta en catástrofe”.

El editorial menciona un artículo que el periodista Raúl Peñaranda publicó en la revista Americas Quarterly.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

300
7