Mapa azul: MAS ganó 240 de las 336 alcaldías, 13 más que en 2015

El partido oficialista no logró hacerse de las principales ciudades del país. Se atrincheró en el resto de los gobiernos autónomos, tanto en el oriente como occidente.
lunes, 22 de marzo de 2021 · 05:04

Leny Chuquimia/ La Paz 

Tras las subnacionales, el mapa municipal de Bolivia se pintó de azul. El Movimiento Al Socialismo (MAS) ganó 240 alcaldías de las 336 para las que se eligió alcaldes o alcaldesas, 13 más que en 2015. En 19 alcaldías, la victoria del partido oficialista se consolidó con el 100% de la votación válida.

“Tomando en cuenta que Bolivia está en proceso de urbanización, el 70% de la población está en las ciudades. La mayor falla estratégica de la oposición es no poder salir del área urbana, llevar una propuesta a la población rural para generar pluralidad política.  Eso no solamente  da al MAS una base de más de 200 gobiernos municipales, sino que en elecciones generales le garantiza una base dura de entre 25% y 30%”, manifestó   Andrés Uzín,  especialista en gestión y políticas públicas. 

Carlos Cordero, analista y docente de Ciencias Políticas,  indicó que en el eje troncal hay un componente ideológico muy nítido, sobre un sentimiento anti-MAS y  anti-Evo. Eso explica que se haya perdido en las alcaldías grandes (La Paz con Iván Arias, El Alto con Eva Copa, Cochabamba con Manfred Reyes Villa y Santa Cruz con Jhony Fernández ), pero no en el resto. 

“Existe una clara división en el comportamiento de las ciudades que tienden a favorecer a liderazgos que no son del MAS y en el de las zonas rurales e intermedias donde su presencia es muy importante”, sostuvo.

“El MAS abarca al 70% de los municipios. Un mapa territorial se vería inundado por un azul predominante y estamos hablando de una década completa sin variaciones cromáticas”, señala el periodista Rafael Archondo en su artículo “Urgente ecografía electoral”.

Para  Uzín, si bien el partido en el  gobierno  tiene poder sobre muchos gobiernos municipales, al hablar en términos de  población la “historia es otra”. “Tanto en relación a las elecciones del 2020 y a las municipales del 2015,  el MAS ha visto reducida su votación. Además, los principales partidos de la oposición también han sufrido duros golpes y los principales caudillos y partidos de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, El Alto y otros han sido reemplazados por nuevos liderazgos”, añadió.

Advirtió que en Bolivia,  donde tenemos una gran polarización,  “lamentablemente se han visto dos efectos perversos”. “Primero, los gobiernos subnacionales afines al Gobierno tienden a tener una gestión floja por falta de fiscalización y porque sus candidatos responden más a las demandas del Gobierno central que a sus electores.  Segundo, los gobiernos subnacionales con otros liderazgos responden más a las demandas locales, pierden mucha energía y se distraen en la excesiva fiscalización”.

En los nueve departamentos

El MAS es el único partido que tiene una amplia presencia en las nueve regiones del país, según los resultados publicados por el portal de cómputo oficial del Órgano Electoral Plurinacional.  Santa Cruz es el departamento en el que menos municipios logró ganar, pero aún así  pintó de azul   28 de sus 54 municipios.

En La Paz -el departamento que tiene más alcaldías del país- el MAS ganó en 63 de 87, en Cochabamba en  41 de 47,  en Potosí en 35 de 41, en Oruro en 28 de 33, en Chuquisaca en 21 de 29, en Pando en ocho de 15, en Beni en ocho de 11 y en Tarija en  ocho de 11.

En suma ganó  en 240 municipios de los 336 en los que se eligieron burgomaestres. Sólo le falta conquistar 96 gobiernos ediles  para tener autoridades en todo el país. 

“Tiene una base rural fuerte. A pesar de haber perdido en ocho de las diez ciudades capitales y El Alto, en el área rural ha aumentado su dominio”, agregó Uzín.

El casi centenar de municipios que quedaron en manos de sus contrincantes  se reparte entre 43 frentes locales y regionales.   Entre los más sobresalientes están: el Movimiento Tercer Sistema (MTS) que consiguió ganar en diez municipios  de Beni, Chuquisaca, La Paz, Cochabamba, Oruro y Pando; Unidos con ocho alcaldías  en Beni, Chuquisaca, La Paz y Santa Cruz; Venceremos con siete en La Paz; Creemos con siete en Santa Cruz y Demócratas  que logró cinco en el mismo departamento. En La Paz, Jallalla logró cuatro alcaldías. 

“No es que exista una sola oposición, sino que hay varios sistemas que generan un común denominador. Evidentemente el MAS es el único partido de presencia nacional, incluso lo vemos en los departamentos que irán a segunda vuelta;  en todos uno de los contrincantes es el MAS, pero en todos tiene una oposición”, enfatizó.

Acotó que no es que la oposición esté dividida, sino  que hay un sistema político a nivel nacional y hay nueve sistemas departamentales que a su vez se subdividen en tantos municipios tiene cada uno. “En 39 años de democracia en Bolivia construimos un sistema democrático muy complejo pero que funciona”, explicó Cordero.

Resaltó que hay una renovación en torno a nuevos liderazgos regionales  como el de Eva Copa   que, además, es  una muestra de la presencia fuerte de la mujer.  

       
Para Archondo, en conclusión, en Bolivia la contradicción electoral básica se sitúa entre el campo y la ciudad. Afirma que el MAS se petrificó como el brazo político del campesinado boliviano, sea este indígena o no, altiplánico, valluno o amazónico. “Es eso y ahí se queda”, sostiene.

“Del mismo modo, los segmentos citadinos, creadores de Podemos (Tuto 2005), Plan Progreso para Bolivia (Manfred 2009), Unidad Demócrata (Doria 2014) o Comunidad Ciudadana (Mesa 2019) también parecen condenados a  mal comprender las necesidades del mundo campesino. Son eso y ahí se quedan”, explica.

 “Bolivia ha madurado mucho en cuanto a organización electoral. Se llevaron  a cabo elecciones en 336 municipios y sus respectivos concejos, nueve departamentos y sus asambleas.  Son cosas que hay que mencionar porque son parte del balance”, añadió Cordero. 
 

19 victorias se dieron con 100% de votos

Según el conteo oficial, en 19 municipios el MAS ganó las alcaldías con el 100% de los votos válidos. Diez están en Cochabamba, uno en La Paz, cinco en Oruro y tres en Potosí. En 2015, las alcaldías en las que ganó con esta contundencia fueron 30, 11 más que ahora. 

“Los candidatos contrincantes al MAS en estos municipios habrían sido inhabilitados o renunciaron a último momento, por lo que sus votos fueron invalidados y por eso el MAS tiene 100% de los votos válidos. Es preocupante… ¿por qué fueron inhabilitados los partidos rivales en estos municipios y el MAS en ninguno?”, señaló el ingeniero y activista  Édgar Villegas. 

En 2015 las alcaldías ganadas de esta forma estaban distribuidas de la siguiente manera: diez en Oruro, ocho en Cochabamba, cuatro en Potosí, cuatro en  La Paz, tres en Beni  y una en Tarija.

Este 2021 los municipios son: Vacas, Arque, Cocapata, Morochata,  Bolívar, Sicaya, Pocona, Pojo, Villa Tunari, Alalay, Nazacara de Pacajes, Huachacalla, Yunguyo Litoral, Carangas, La Rivera, Todos Santos, San Pedro de Macha, San Agustín y Urmiri (ver infografía).

Sólo uno de los municipios registra 0% de votos nulos.  Los votos blancos están entre 1,3% y 17,99%. En siete, el conteo no registra la presencia de otros frentes y en 12 los contrincantes tienen cero votos por ser nulos. 

Aunque se trata de municipios enteros y no sólo recintos, la cantidad de población habilitada para votar es muy variable. Con un recinto y sólo  un acta para 153 votantes, Yunguyo Litoral en Oruro fue el municipio con menor cantidad de electores. Aún así la participación fue sólo del 67%. No hubo votos nulos, pero sí 6,3% de blancos.

Villa Tunari, en el trópico cochabambino, es el territorio más grande en el que el partido azul ganó con el 100%. Allí votaron 44.927 ciudadanos de los 50.310 habilitados. La participación fue de 89,3%.

El municipio que menos participación tuvo fue Huachacalla en Oruro, mientras  que  el que más tuvo fue Carangas, en el mismo departamento.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

34
75