En un día, en el aeropuerto de Chimoré se realizaron 36 vuelos

Trabajadores denunciaron que Aasana autorizó la reapertura de la terminal área sin autorización de la DGAC y el ministro Montaño dijo que no conocía el caso pero pidió informes.
domingo, 28 de marzo de 2021 · 16:00

Página Siete Digital / La Paz

En el aeropuerto internacional de Chimoré, ubicado en el trópico de Cochabamba, se realizaron 36 vuelos el pasado 10 de marzo de 2021, el doble de los que se efectúan en la de El Alto, en una jornada normal, y según los trabajadores la reapertura de esa terminal área no tenía la autorización de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, dijo que no conoce el caso y anunció que pidió informes.

“No había autorización de la Dirección General de Aeronáutica Civil. Si se trataba de una reapertura la terminal debió pasar al menos por una inspección, para confirmar la operatividad. Nada de eso ocurrió”, informó a El Deber el secretario de conflictos de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares de Navegación Aérea (Aasana), Néstor Villarroel.

Explicó que “es muy sospechoso que el director de Aasana no hubiera invitado a esta actividad (reapertura) al ministro (Montaño) ni a ninguna autoridad”. Aseveró que “no podría ni siquiera sugerir la idea de que se trate de un hecho de narcotráfico. ¿Pero cuál sería la intención? No lo sabemos. Lo que podemos afirmar es que hay hechos irregulares”.

El dirigente explicó que de estas cuestionadas operaciones aéreas se hizo conocer al director de Aasana, Ruddy Balderrama, el mismo día que se abrió el aeropuerto del trópico cochabambino, sin que la reapertura de la terminal área fuera informada al ministro Montaño, de cuyo despacho dependen la DGAC y Aasana.

De estas presuntas irregularidades, Montaño fue consultado por El Deber y la autoridad dijo que desconocía de estos vuelos. Envió el 11 de marzo una nota a Balderrama, en la que le pide información detallada sobre la reapertura de la terminal área del trópico cochabambino. Explica que requirió el informe después de que un día antes había recibido un reporte del Viceministro de Transportes y que él no conocía.

Con carácter de urgencia, requirió un informe “en el día” (11) con detalles de las aeronaves que participaron en el acto, que Balderrama denominó “Reactivación del aeropuerto internacional de Chimoré”, si contaban con plan de vuelo, y preguntó: “¿Quién lo autorizó? Si las aeronaves fueron revisadas por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn)”.

El ministro Montaño también exigió a Balderrama respuestas a los siguientes temas: qué escuelas de aviación participaron en ese acto; con qué nota se alertó sobre posibles peligros a lo largo de una ruta de vuelo, en la entrada y en la salida; si el aeropuerto contaba con el servicio de extintores de incendios CEI; cuántos carros bomberos disponía, entre otros.

En una conferencia de prensa que ofreció en la semana que transcurrió, el titular de Obras Públicas confirmó la veracidad de la nota y la mostró a periodistas. “Aquí está la instrucción de relevamiento (de información) que he emitido”, dijo.

En una conferencia de prensa, Balderrama se limitó a señalar que la documentación estaba en proceso de elaboración.

El reporte de diario cruceño señala que el día que se realizaron los 36 vuelos, cuatro funcionarios estaban en la terminal aérea, los mismos no dieron información sobre estas operaciones e indicaron que los controles están a cargo de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn). Sin embargo, ese día no había efectivos de la fuerza antidroga en el aeropuerto.

Sobre estas presuntas irregularidades en la reapertura del aeropuerto de Chimoré, el coronel en servicio pasivo y abogado constitucionalista Jorge Santistevan y el exejecutivo de BOA, Estanislao Fínfera, coincidieron por separado al diario cruceño que este tipo de operaciones transgreden las normas nacionales e internacionales.

“Es irregular y anormal, porque se han vulnerado una serie de procedimientos, de protocolos y reglamentos establecidos por instituciones de la aeronavegación mundial”, explicó Santistevan. Precisó que los vuelos aéreos son autorizados por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y en el país la encargada de regular el procedimiento aéreo es la DGAC que aplica protocolos para despegues y aterrizajes de aviones.

Fínfera precisó que “en Bolivia es la Dirección de Aeronáutica Civil que tiene dependencia directamente de la OACI. El país hace sus reglamentaciones nacionales y de la región en base a lineamientos internacionales. Esta instancia tiene la misión de planificación y de buscar la seguridad de operaciones, sobrevuelos que cumplan las aeronaves nacionales e internacionales”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

4
135