Longaric dice que 164 de 170 retirados en su gestión eran funcionarios políticos

La Cancillería señala que la Ley 465 permite tres escenarios de incorporación: por la Academia Diplomática Plurinacional, por invitación directa y por convocatoria pública a concurso de méritos.
sábado, 6 de marzo de 2021 · 05:04

Página Siete / La Paz

La excanciller Karen Longaric sostiene  que de los 170 funcionarios desvinculados  en su gestión, 164 eran políticos sin carrera diplomática. La información se conoce después de  10 días de la  denuncia de “masacre blanca” en la Cancillería en los primeros meses de la gestión de Rogelio Mayta, bajo el argumento de que se “reorganiza el sistema diplomático” por los despidos masivos durante  el gobierno de transición.   

  La directora general de asuntos jurídicos de la Cancillería, Claudia Barrionuevo, asegura   que en la gestión de Longaric se desvinculó a “casi a todo el personal en los consulados y embajadas”, dificultando la atención en esas instancias porque no se contaba con el personal que estaba al tanto del trabajo. 

“Las actuales autoridades de Cancillería han señalado que en mi gestión se han despedido a casi el total de los funcionarios de Cancillería. ¡Falso! Lo que hicimos fue depurar a quienes estaban en funciones diplomáticas sin las credenciales académicas necesarias, por el solo hecho de ser militantes del MAS o ser un invitado sin mayor formación en el ámbito de las relaciones internacionales”, indica Longaric.

La exautoridad da esa respuesta  en un informe sobre las designaciones en el servicio central y servicio exterior de la Cancillería durante su gestión.

Longaric, en ese documento,  detalla que se desvincularon a 170 funcionarios, 94 de ellos de las embajadas y 76 del servicio central. Explica que del primer grupo, tres eran  diplomáticos de carrera, que no quisieron reincorporarse al servicio central, y del segundo grupo,  tres de los desvinculados fueron contratados en su gestión.  

Subraya que en la Cancillería existían 737 ítems, de los cuales  438 estaban destinados a personal administrativo y consular, y 299 a funcionarios diplomáticos que trabajan en las embajadas y en el Servicio Central. 

  La excanciller enfatiza que de los 170 funcionarios apartados de su cargo durante  su gestión, 164 fueron nombramientos políticos en el gobierno del MAS, 91 en las embajadas y 73 del Servicio Central de la Cancillería.

“En mi gestión trabajamos por la institucionalidad de la carrera diplomática. Incorporé a diplomáticos que fueron despedidos a lo largo de la administración de David Choquehuanca, Pary y Huanacuni. Recuperamos especialistas que el Estado, erogando millones de dólares, había formado para esta específica tarea, incluso muchos formados con el apoyo de academias diplomáticas de países amigos”, indica.

Asegura que en su gestión, de un total de 211 ítems de diplomáticos asignados en el Servicio Central y en embajadas, el 81% estaban asignados a funcionarios de carrera y a funcionarios “altamente especializados” (58% y 23%, respectivamente).

Subraya que durante el gobierno de Evo Morales y hasta el 14 de noviembre de 2019, solamente el 18% de los funcionarios del Servicio Central y el 7% de los funcionarios del servicio exterior eran diplomáticos de carrera. Asimismo,  indica que de los 36 jefes de misión en las embajadas bolivianas, únicamente cinco eran  funcionarios de carrera.

Respecto  a los datos que brindó Longaric, la directora general de asuntos jurídicos de la Cancillería afirma que posteriormente esa instancia proporcionará la información estadística exacta sobre el personal desvinculado en la gestión del gobierno transitorio, así como del personal que fue incorporado en reemplazo y que tuvo que ser retirado por no cumplir con el perfil que exigen en los determinados cargos.

Asimismo, Barrionuevo remarca que con la vigencia de la Ley 465 del 19 de diciembre  de 2013 no existe ninguna persona que se pueda decir  de carrera diplomática,  ya que la norma dispone una evaluación individual, que debe estar   a cargo de un Consejo Evaluador y Calificador de Méritos, pero que hasta la fecha “no se realizó la evaluación”.

“No es posible la carrera diplomática para personas que no hayan cumplido con lo estipulado por la Ley Nº 465 del Servicio de Relaciones Exteriores, de 19 de diciembre de 2013, es decir que su ingreso al Escalafón Diplomático no haya sido sometido al proceso de adecuación, cuyo procedimiento está sujeto a las previsiones de las disposiciones transitorias primera, segunda y tercera de la señalada ley”, señala Barrionuevo.

Subraya que la Ley 465 “no reconoce ninguna carrera previa”,  ya que habla de “proceso de adecuación”, y explica que la norma indica, en sus disposiciones transitorias, que los servidores públicos que actualmente desempeñan funciones en el Ministerio de Relaciones Exteriores serán los primeros que van a tener la evaluación individual. 

Además, señala que para el cumplimiento de esas norma el  Ministerio de Economía y Finanzas Públicas deberá asignará recursos del Tesoro General de la Nación  de acuerdo a disponibilidad financiera.

Asimismo,  asevera que la mencionada ley permite tres escenarios en los cuales una persona puede ser parte del Ministerio de Relaciones Exteriores:  a través de la Academia Diplomática Plurinacional, por invitación directa del Ministro de Relaciones Exteriores  y  por convocatoria pública por un concurso de méritos y examen de competencia.

 “Se da prioridad a quienes hayan salido de la Academia Diplomática Plurinacional, eso es sumamente importante, porque el Estado invierte en estas personas”, afirma Barrionuevo y señala que Longaric no hizo aquello,  dado que el ejemplo más claro fue la desvinculación del vicecanciller Freddy Mamani, quien cursó la academia pero fue retirado de su cargo.

Recuerda también que en el gobierno transitorio se designó como funcionaria a la hermana del exministro Arturo Murillo y a un familiar de la exdiputada Shirley Franco,  entre otros casos.

“En el gobierno de Jeanine Añez se generó un crisis a la cabeza de la excanciller Karen Longaric”, expresa.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

20
8