Desde «no hubo fraude» hasta el litio, 6 posverdades de la teoría del golpe

Además del caso fraude y el tema del litio, las posverdades están relacionadas con las FFAA, la OEA, la administración del gobierno de transición y el procesamiento a la expresidenta Añez.
domingo, 4 de abril de 2021 · 05:28

Yolanda Mamani Cayo  / La Paz 

Hasta la fecha, se detectan al menos seis posverdades con las que el oficialismo busca apuntalar la teoría de que en Bolivia hubo un supuesto  golpe de Estado. Analistas políticos ven que el MAS apela a aquello debido a los desatinos de su cúpula  y, además,  para  posicionar la premisa  “Evo candidato 2025”.  En tanto que desde el Ejecutivo se insiste en que hubo un golpe que dejó muertos, cientos de heridos, encarcelados y perseguidos políticos.   

Las posverdades están relacionadas con el  fraude, el litio, las Fuerzas Armadas (FFAA), la Organización de Estados Americanos (OEA), la administración del gobierno de transición y el procesamiento de la expresidenta Jeanine Añez (detalles en el cuadro).

Entre esas posverdades está la postura reciente que asumió Evo Morales, en una entrevista en  canal 7, el 29 de marzo, cuando negó que haya tomado la decisión de renunciar antes de que las FFAA le sugirieran.  En su libro Volveremos y seremos millones, que presentó en  septiembre de 2020 en  Argentina, Morales relata que él y Álvaro García Linera, entonces vicepresidente, tomaron la decisión de renunciar antes de la “sugerencia” de la institución castrense.

“El domingo después de reuniones, debates, yo tenía otra reunión en la zona del trópico de Cochabamba. Pero con Álvaro hablamos así. Para evitar tanta agresión, tanta humillación. Para que no sigan quemando las casas, como la de mi hermana, las de los familiares. Decidimos: - Vamos a renunciar para evitar tantos hechos de sangre. Y decididamente informamos esto a nuestros compañeros”, escribió. 

Además de aquello, el 10 de noviembre de 2019, cuando dio a conocer su renuncia,  no citó a las FFAA. Mencionó, entre otras, a la Central Obrera Boliviana.  

El oficialismo desde cuatro flancos -la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), en la que tiene  las presidencias de ambas cámaras;  el Órgano Ejecutivo;  las organizaciones del Pacto de Unidad;  y Evo Morales, presidente del MAS- apuntala la teoría de que en Bolivia hubo un “golpe” y que por tanto Añez lideró un “gobierno de facto”. En la actualidad, la exmandataria está presa en la cárcel de mujeres de Miraflores en La Paz.

No obstante, al menos cinco hechos contradicen aquello: 1) la renuncia de Morales, del 10 de noviembre de 2019, 2) las dimisiones de quienes formaban parte de la cadena de sucesión (Álvaro García Linera, entonces vicepresidente;  de Adriana Salvatierra, entonces presidenta del Senado; y de Rubén Medinaceli, entonces primer vicepresidente de la Cámara Alta), sucedidas ese mismo 10 de noviembre, 3) el comunicado del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) sobre la sucesión, en el que citó la Sentencia Constitucional 003/01  de 2001, 4) la ley de prórroga del mandato, promulgada el 20 de enero,  con aval del TCP,  y   5) la aceptación de la ALP, en la que el MAS tenía dos tercios, de la renuncia de Morales y de García Linera, el 21 de enero de 2020.    

El tema del litio también está dentro de las posverdades identificadas. El presidente Luis Arce, en su reciente visita a México, aseguró, el 24 de marzo, que cuando el gobierno de Morales estaba por firmar el trato con una empresa alemana sucedió “el golpe”. En rueda de prensa, el mandatario aseguró: “A nosotros nos quedó absolutamente claro que el objetivo económico del golpe de Estado era el control del litio boliviano”. 

Sin embargo, fue Morales quien acabó con la sociedad boliviano-alemana, con la abrogación del decreto  3738. Aquel paso lo dio el entonces presidente el 2 de noviembre de 2019, ocho días antes de que dimitiera a la Presidencia. La abrogación del decreto se dio a raíz de las protestas del Comité Cívico Potosinista, que llevaba adelante un paro indefinido y había llamado a Morales “entreguista”.    

También están en la lista de posverdades el rol que jugó Luis Almagro, secretario general de la OEA, en los comicios de  2019, y el fraude electoral, detectado por una auditoría solicitada a ese organismo internacional por el propio gobierno de Morales. 

Desde el Ejecutivo se insiste en que hubo un golpe de Estado. “En 2019, Bolivia sufrió un golpe de Estado favorecido por Luis Almagro, dejando muertos, cientos de heridos, encarcelados y perseguidos políticos. Exigimos respeto a nuestra democracia, recuperada en 2020, gracias a la resistencia del pueblo boliviano”, tuiteó el presidente Arce, el sábado. 

Según el analista político Carlos Cordero, la posverdad “forma parte de un plan estratégico político comunicacional para aniquilar toda forma de resistencia al poder totalitario que aspira poseer la élite política desplazada del MAS”, con una estrategia  que tiene como elemento estructural el uso de las nuevas tecnologías para emitir información falsa, distorsionar los hechos e imponer la posverdad. 

“La meta es Morales candidato 2025, pero para ello hay que limpiar el futuro escenario electoral, de opositores y posibles candidatos. Parte del plan es la protección mutua: Arce no es un títere de Morales, Arce protege a Morales, a cambio de que Morales proteja en su momento a Arce y a todos sus colaboradores. Todos los que hoy gobiernan esperan gozar de beneficios, después del 2025, después de dejar el Gobierno. Por ello, no tienen escrúpulos para mentir, distorsionar e imponer el pensamiento único, que consiste en: nosotros, el MAS, tenemos el poder, lo ejercemos, no lo dejaremos”, apuntó Cordero.  

El analista Paúl Coca subrayó dos aspectos: “Cuando dicen que hubo fraude y golpe de Estado en contra de Evo Morales, es para que se oculte y que la gente olvide de que hubo un referendo el 21 de febrero de 2016 que le dijo ‘No’ a Evo Morales”.

El otro factor que identifica es que “la caída” de Morales no fue sólo producto coyuntural de las movilizaciones de  cívicos y  líderes de la oposición, puesto  que al interior del MAS “había muchas fisuras”, lo que reflejó el resultado de las elecciones de 2019. 
 

1 Posverdad

 El 20 de octubre de 2020, después de que  Luis Arce ganara los comicios  con el 55%, el expresidente Evo Morales dijo que la victoria de Arce “demuestra que en 2019 no hubo fraude”. 

Hechos

Al menos cinco estudios e informes sustentan la denuncia de que hubo fraude electoral en los comicios del 20 de octubre 2019: la auditoría de la OEA, el informe de la auditoría informática que realizó Ethical Hacking, el informe de la Misión Técnica de Expertas Electorales de diciembre de 2019 de la UE, el estudio Evo Morales y el fraude electoral en Bolivia: Evidencia de un experimento natural y discontinuidad, realizado por expertos de las universidades de Texas y Oklahoma de Estados Unidos, y la investigación realizada desde la Procuraduría General del Estado, cuando el jurista José María Cabrera era su máxima autoridad.

2 Posverdad

 El 24 de marzo ,el presidente Luis Arce afirmó en México que el “ golpe” ocurrió cuando se avanzaba con la industrialización del litio.  “Cuando estábamos por suscribir el contrato con la empresa alemana vino el golpe de Estado”, dijo Arce.

Hechos
 
 El 2 de noviembre de 2019, el  entonces  presidente Evo Morales acabó con la sociedad boliviano-alemana para la explotación de los yacimiento del litio del Salar de Uyuni,  con la abrogación del Decreto Supremo 3738. La anulación de esa norma ocurrió  ocho días antes de que Morales renunciara. Ese decreto   creaba la empresa pública mixta YLB Acisa de carácter corporativo. La abrogación del decreto se dio a raíz de las protestas del Comité Cívico Potosinista, que llevaba adelante un paro indefinido y había llamado a Morales  “entreguista”.    

3 Posverdad

El expresidente Evo Morales, el 29 de marzo, indicó que es mentira que tomó la decisión de renunciar antes de que las Fuerzas Armadas (FFAA) se lo sugirieran, aquel 10 de noviembre de 2019. 

Hechos

En el capítulo 2 de su libro Volveremos  y seremos millones (2020), Morales relata que la mañana del 10 de noviembre de 2019 se reunió con la COB, después debía viajar al Chapare para otra cita. Es después de ese antecedente que relata que  habló con Álvaro García Linera, y menciona que tomaron la decisión: “Vamos a renunciar para evitar tantos hechos de sangre”. En líneas posteriores señala: “Las Fuerzas Armadas fueron las últimas en ‘sugerir’ mi renuncia, en conferencia de prensa”. El 10 de noviembre de 2019, cuando anunció su dimisión, Morales en ningún momento dijo que renunciaba por “sugerencia” de las FFAA. .

4 Posverdad

El 23 de octubre de 2020, tras ganar los comicios, Luis Arce sostuvo que para el “golpe” hubo un  “preparativo”, en el que la OEA formó parte. “Hubo todo un preparativo para un golpe de Estado, del cual la OEA lamentablemente formó parte”, declaró en entrevista a La Razón. 

Hechos

En octubre de 2019, fue el  gobierno de Evo Morales el que solicitó una auditoría a la OEA. Diego Pary,  entonces canciller,   y el secretario general de ese organismo internacional, Luis Almagro, suscribieron el acuerdo, en cuyo punto 6 se pactó que “el resultado del informe de auditoría será vinculante para las dos partes”. El reporte final de ese trabajo concluyó en que hubo manipulación dolosa en actas y en el procesamiento de resultados.   “Es sobre la base de esta evidencia que se reitera la imposibilidad de validar los resultados de la elección de octubre”, se lee en análisis de integridad electoral.  

5 Posverdad

 Desde el oficialismo  se sostiene que el  gobierno de Jeanine Añez fue  “de facto”. “Las dos tareas que el gobierno de facto se impuso: pacificación del país y convocatoria inmediata a elecciones no se cumplieron, todo lo contrario”, sostuvo  Arce el 8 de noviembre de 2020.    

Hechos

El 10 de noviembre de 2019, Morales renunció y tras de él  dimitieron el Vicepresidente, la presidenta del Senado y el primer vicepresidente de la Cámara Alta (cadena de sucesión). El 12 de noviembre, el día en que Añez asumió, el TCP emitió un comunicado en el que citó la Sentencia Constitucional 003/01  de 2001. El 20 de enero de 2020 se promulgó la ley de ampliación de mandato, luego de  ser sancionada por la ALP. En el primer artículo se especifica que de forma excepcional se prorroga el período de mandato  de la Presidenta,  de los asambleístas de la ALP y de las autoridades elegidas  de las entidades territoriales. El 21 de enero, la ALP aceptó la renuncia de Morales. 

6 Posverdad

    El 25 de marzo, el ministro de justicia, Iván Lima, afirmó que en caso de que la oposición en la ALP no autorice el juicio de responsabilidades contra Jeanine Añez “hay caminos constitucionales y procesales para dar a las víctimas el derecho a la justicia”.

Hechos

El 27 de marzo, los juristas Juan del Granado y José Luis Santistevan aseguraron que la única vía legal y constitucional para procesar a  Añez es a través de un juicio de responsabilidades, a menos que se decida violar la Constitución Política del Estado (CPE). Los expertos afirmaron  que los procesos ordinarios interpuestos en contra de Añez violan la CPE, por lo cual los fiscales, jueces y autoridades que  los impulsan   “deberán responder”. Indicaron, además,  que el Gobierno  inició procesos a la misma persona por los mismos hechos más de una vez, violando el artículo 117 del texto constitucional.

Criticó a los que consienten el trato que le dan 
La excanciller Longaric pide liberación de Añez

Página Siete  / La Paz 

La excanciller Karen Longaric pidió ayer la liberación de la expresidenta Jeanine Añez, que guarda detención preventiva en la cárcel de Miraflores. La exministra criticó a quienes la apresaron  y a los que consienten el trato que se le está dando.   

“Ya son tres semanas del aberrante arresto de la ex presidenta Jeanine Añez.  Repudiemos a los que la apresaron y también a los que consienten y toleran este trato ilegal, cruel, inhumano y degradante! Libertad para Añez!”, indicó Longaric.  

Añez fue apresada el 13 de marzo en Trinidad (Beni). Ella lo denunció de esta forma: “Denuncio ante Bolivia y el mundo, que en un acto de abuso y persecución política, el gobierno del MAS me ha mandado arrestar. Me acusa de haber participado en un golpe de Estado que nunca ocurrió”. 

El 18 de marzo, el secretario general de la ONU, António Guterres, habló con el presidente Luis Arce y le recalcó la importancia de respetar los derechos humanos y garantizar juicios justos, tras las detenciones de la expresidenta Añez y de altos exfuncionarios del  gobierno de transición.

“En la conversación, el secretario general subrayó la necesidad de respetar los derechos humanos y el debido proceso, que constituyen una base fundamental de la consolidación de la democracia”, señaló entonces el vocero de la ONU, Stéphane  Dujarric, en rueda de prensa. 

El 27 de marzo, el Departamento de Estado de Estados Unidos  emitió un comunicado en el que pidió  la liberación de las exautoridades del  gobierno de Añez.  

“Hacemos un llamado al Gobierno boliviano para que deje claro su apoyo a la paz, la democracia y la reconciliación nacional, incluso liberando a los exfuncionarios detenidos en espera de una investigación independiente y transparente sobre las preocupaciones sobre los derechos humanos y el debido proceso”, se lee en el comunicado firmado por el secretario de Estado, Antony J. Blinken.

El 15 de marzo,  la Secretaría General de la OEA indicó: “El sistema judicial boliviano no está en condiciones de brindar las mínimas garantías de juicio justo, de imparcialidad y de debido proceso, debido a problemas de estructura y en particular de su integración”.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

147
7