Transición marca ocaso de una generación de líderes locales

Fernández, Costas y Revilla dejan sus cargos después de décadas. El futuro de los salientes se bifurca entre su proyección nacional o su jubilación política.
domingo, 2 de mayo de 2021 · 05:28

Madeleyne Aguilar A / La Paz

Los resultados de las elecciones subnacionales marcaron el ocaso de una generación de  líderes locales. Percy Fernández y Rubén Costas se alejan la alcaldía y la gobernación cruceña después de 20 y 15 años, respectivamente, mientras  Luis Revilla deja la silla edil paceña  después de 11 años. El futuro de éstas y otras autoridades salientes se bifurca entre su proyección  nacional o su jubilación política.

Este 3 de mayo,  la posesión de alcaldes y gobernadores electos significará un cambio en  el escenario  nacional. Sin embargo, varias autoridades salientes  seguirán vigentes en la política, tal es el caso de  Félix  Patzi o  Esteban Urquizu, cuyos partidos ganaron cargos aunque ellos no fueron favorecidos en las urnas. 

El cientista político  Ludwig Valverde apunta que la diferencia generacional es un aspecto importante a considerar para definir la viabilidad de las autoridades regionales salientes.  “No sería lo mismo comparar a un Percy Fernández,  que  tiene problemas de salud vinculados a la edad, con una persona como Revilla, que puede proyectarse con su experiencia”, dice.

“Un político de raza es una persona que jamás se va a jubilar, continuamente está buscando espacios de poder, pequeños o grandes,  para poder reinsertarse”, afirma el doctor en ciencias políticas Franz Flores. 


Fernández y Costas

En Santa Cruz  terminarán largas gestiones en la alcaldía y la gobernación. Percy Fernández dejará el municipio después de dos décadas y Rubén Costas, la gobernación después de 15 años.

 Fernández fue  servidor público por 30 años:  diez años como  concejal y 20 años alcalde de Santa Cruz. Es, en gran medida el artífice de la Santa Cruz moderna, el constructor del tractor amarillo, el soñador de las grandes obras que, sin embargo, tuvo un final de gestión difuso.

Desde hace varios años, Percy está ausente del ejecutivo municipal de Santa Cruz de la Sierra. A sus 81 años y en un contexto de pandemia, justificó su inasistencia por temas de salud. Entonces, Angélica Sosa asumió en los hechos el mando en  la alcaldía.

Desde que Fernández apareció en política, hace más de tres décadas, no ha descansado -apunta el analista Flores-. Por lo tanto,  “si Fernández pudiera y tuviera  las energías para continuar, posiblemente lo hubiéramos visto candidatear nuevamente. Él no está jubilado, sino que hay una enfermedad que le limita”, sostiene. 

Otra es la situación de Rubén Costas que dejará la gobernación de Santa Cruz después de 15 años. En este tiempo ha sido uno de los líderes de la oposición desde su partido Demócratas.
 
“Seguramente Costas tendrá un momento de vacaciones, pero sin duda va a estar actuando como político”, dice   Flores. Advierte que el reto para el exgobernador  es ahora “saltar la barrera cruceña y llegar al occidente”. 

Revilla y Patzi

 Luis Revilla cierra una larga carrera  como servidor público: durante dos décadas  trabajó como funcionario edil con el MSM y por 11 años fue  alcalde de La Paz y líder de su partido Soberanía y Libertad (SOL.bo).

En entrevista con Página Siete, Revilla comentó sus planes después de dejar el cargo. “En lo inmediato pretendo dedicarme a mi familia, a devolverle el tiempo que le he quitado a mi madre, a mis hijas, a mis hermanos, seguramente en unas semanas tomar decisiones sobre un trabajo, hay varias alternativas y ofertas que me han hecho prestando asistencia técnica a municipios”, reveló. 

 Manifestó también su intención de retomar su proyecto: “Políticamente, con los tiempos necesarios que no son los inmediatos,  sí  planeo seguir construyendo un proyecto alternativo para el país, lo que precisa mucho trabajo,  calma, responsabilidad y gente buena como la que tenemos en SOL. bo”, dijo. 

Analistas recuerdan que Revilla ya intentó  trascender al escenario nacional. “ No le alcanzó la capacidad ni   a él ni a su equipo. Por un lado, debía dirigir el municipio de La Paz y además su partido político  SOL.bo. Definitivamente fue mucho”, sostiene Valverde.

Un político paceño  con claras intensiones  de mantenerse vigente es el gobernador saliente, Félix Patzi. “Él  ha prestado la personería jurídica del Movimiento Tercer Sistema a candidato de Beni y Pando, que han sido electos. No significa que hubo un trabajo  sostenido, pero él aplicó intuitivamente  esa posibilidad”, apunta Valverde. Afirma que esa estrategia  le ha dado proyección.  “Patzi no tiene presencia importante a nivel nacional y su candidatura en La Paz no fue favorable, pero el futuro  de su partido dependerá de lo que realicen aquellas  autoridades con la sigla prestada”, añade.

Oliva y Leyes

Al gobernador saliente de Tarija, Adrián Oliva, le interesa consolidar un liderazgo regional en el sur de Bolivia, según evidenció con alianzas nacionales.  Antes, sin embargo, tendrá que afrontar una serie de  auditorías a su gestión, impulsadas por el  gobierno. “Por su juventud y experiencia seguramente lo veremos pronto en lides políticas”.


 En Cochabamba, el alcalde José María Leyes deja una gestión marcada por denuncias de corrupción.  “Tiene un conjunto de temas a resolver, desde discordancias internas y deslealtades en su  partido. Me parece que Leyes tiene que componer su relación con su organización política para poderse proyectarse”, afirma Valverde. 

Coincide  Flores: “Leyes ha salido muy mal parado de la alcaldía de Cochabamba”, por lo que, muy probablemente  esperará un tiempo para volver a la política”.

Desde Chuquisaca, el investigador Franz Flores asegura que tanto el exgobernador Esteban Urquizu, como el exalcalde de Sucre Enrique Leaño, dejaron su cargo bajo amenaza en 2019 por lo que no se descarta su regreso a la arena política.

Tiempos de recambio
 

Para el politólogo  Franz Flores, el cambio de autoridades es necesario pero implica el riesgo de falta de experiencia en las nuevas gestiones. “No  todos los que entran son, pues, políticos profesionales y este es un gran problema que se verá en las gestiones”, advierte. 

El analista Ludwig Valverde recalca que   todo cambio siempre es positivo.  “Sin embargo, ese efecto dependerá mucho del grado de apropiación de las nuevas autoridades de los procesos de cada municipio o departamento”, apunta.

 

Los alcaldes y gobernadores  que se van, después de años en el escenario  político

Percy Fernández
 Es la persona que más veces ocupó la silla edil de Santa Cruz. Fue  alcalde   seis veces: 1990-1991, 1992-1993, 1993-1994, 2005-2009, 2010-2014 y 2015 -2020.

Luis Revilla
Ha sido alcalde de La Paz desde el 31 de mayo de 2010 y reelecto el 29 de marzo de 2015. En esa última gestión fundó el partido político SOL.bo.

José María Leyes
 Fue el alcalde de la ciudad de Cochabamba en tres ocasiones; la primera vez de  2015 a  2018. La segunda, en 2020, y la tercera vez desde el 9 de marzo de 2021.

Esteban Urquizu
Fue el gobernador del departamento de Chuquisaca en dos ocasiones; desde el  2010 al  2014 y la segunda vez desde el 2015 hasta el 10 de noviembre de 2019.

Rubén Costas
Ha sido el gobernador de Santa Cruz desde el  2006. Antes,  lideraba el Comité Cívico. Se ha caracterizado por ser uno  líder de la oposición al MAS.

Félix Patzy
Lleva 20 años siendo gobernador de La Paz. En 2010 era parte del MAS. Para el 2015 se unió a SOL.bo. Finalmente, fundó el Movimiento Tercer Sistema.

 Adrián Oliva
 Es gobernador de Tarija desde 2015, por la Alianza Unidad Departamental Autonomista. Fundó el partido  TODOS. El  2019 apoyó a CC de  Carlos  Mesa,

Soledad Chapetón
Es la primera mujer alcaldesa de la ciudad de El Alto. Asumió el cargo en 2015 con  Unión Demócratas. Antes, en 2014, postuló para senadora, pero no ganó.

 

 El gobierno municipal alteño se transmite  de Chapetón a Copa 
La ciudad de El Alto reafirma el liderazgo de las alcaldesas

  “Es un honor haber sido la primera alcaldesa mujer de mi ciudad. Será difícil superar los resultados de nuestra (mi) gestión, pero con planificación, institucionalidad y mucho amor a la ciudad se puede avanzar”, dijo Soledad Chapetón a Página Siete. Ella está a punto de dejar la silla edil a otra alcaldesa electa, Eva Copa. Así se consolida el liderazgo femenino en El Alto.

Después de cinco años en el gobierno municipal de la ciudad de El Alto, Soledad Chapetón deja el cargo con la satisfacción del “deber cumplido”. Afirma que su gestión se caracterizó por obtener resultados “con poco”.

Siendo de un partido opositor (Unidad Nacional) en un municipio tradicionalmente afín al MAS, la Sole tuvo varias confrontaciones. Para la burgomaestre, el momento más difícil fue el incendio a la alcaldía, a sólo un año de haber asumido la alcaldía.

“En febrero del 2016, perdimos a varios compañeros de trabajo, por lo que se enlutó no solo a mi ciudad, sino a una institución del Estado, por odio político partidario”, lamenta.

Como aspectos positivos de su gestión destaca la institucionalización de  la administración publica,   “Devolví el respeto y credibilidad de la Alcaldía, transparenté el manejo económico hasta la presencia del género femenino en una ciudad altamente machista”, aseveró  en entrevista.

También resaltó las “Jach’a Obras” (de gran impacto) de su gestión, como la Casa Municipal Jach’a Uta, la Terminal de Buses, la Estación de Bomberos, avenidas como la Santa Vera Cruz, Ojos del Salado,  entre otras. 

Los  alteños ahora tienen expectativas para  su sucesora, Eva Copa, quien cuestiona las obras realizadas en la gestión de Chapetón. “Los jach’a proyectos serán jach’a problemas para nosotros”, aseveró. 

 Dirigiéndose a  Eva, Chapetón le recomienda que “trabaje por El Alto. Las y los vecinos necesitan resultados de desarrollo para ellos. No gobierne con odio, trabaje dando continuidad al desarrollo”, dijo la Sole,  quien el viernes dio a luz a una niña .

Respecto a su futuro,  Chapetón ha manifestado en muchos momentos su interés por gravitar en el escenario político. De hecho, es vicepresidenta de Unidad Nacional, “pero no se le ha visto  plantear temas que podrían haber convertido en propuestas, por ejemplo, sobre autonomías o en el espacio de género”, señaló el analista  Ludwing Valverde.

Punto de vista


Ludwig Valverde  B.analista político
 Los 100 primeros días de prueba

Generalmente se esperan 100 días para tener certeza de por dónde ira el camino de las nuevas gestiones regionales. Esto  para que  demuestren diferencias importantes respecto a la gestión pasada.  En ese sentido, me parece prematuro decir si van a ser o no revolucionarios. 

 Un segundo elemento a analizar son  las expectativas de los electores respecto de las  autoridades elegidas. 

Esa es la fuente de la legitimidad de su mandato. Todas las nuevas autoridades tienen un capital importante a mantener y  quieren profundizar esa legitimidad. 

Esa es la gestión política que va a acompañar la gestión pública. Usualmente se dan esos  100 días como una especie de prueba, para que estas autoridades demuestren certidumbre y conocimiento.

Necesitan mantener una relación muy estrecha con los ciudadanos. 

Lo pertinente y correcto para atender primero son  dos temas: salud y economía. Muchas competencias pasan por esa coordinación con el nivel central y departamental. 

Pero si de inicio van a comenzar un proceso de enfrentamiento, definitivamente no va a haber  posibilidad de que muestren resultados. Y la gente los va a calificar en el inmediato y corto plazo.

Por ejemplo, si el alcalde de La Paz,  Iván Arias, se queda en un escenario de la queja, eso va a sembrar dudas sobre si él tiene o no capacidad para enfrentar la situación del municipio. Así pasará con todas las autoridades electas.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

4
3