Bolivia y Chile trabajan en la «hoja de ruta 2021»

El ministro Allamand precisó que no se trata de un restablecimiento de las relaciones diplomáticas, pues el acuerdo no contempla la reapertura de embajadas, sino que se seguirá trabajando a nivel consular.
sábado, 8 de mayo de 2021 · 05:26

Cándido Tancara Castillo  / La Paz 

Los gobiernos de Bolivia y Chile definieron ayer la “hoja de ruta 2021” con 15 puntos, que no incluyen el tema marítimo ni el de las aguas del Silala. Con esto,  los dos gobiernos buscan retomar la agenda con miras a normalizar las relaciones diplomáticas interrumpidas hace 43 años y que se constituye en una de las primeras acciones pos-Haya o después del fallo adverso al país de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en 2018.

“(Es) un compromiso recíproco de ambos países para dejar atrás una etapa particularmente conflictiva, cuyo punto más álgido fue la demanda rechazada por la CIJ e iniciar una etapa de la relación bilateral pensando fundamentalmente en el futuro. Ese es el objetivo que tiene esta normalización de las relaciones bilaterales entre ambos países. Ser capaces de dejar atrás las diferencias del pasado”, afirmó ayer el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Andrés Allamand, en  La Moneda.

Delegaciones de ambos países se reunión el pasado 30 de abril en la ciudad de La Paz, entonces establecieron los temas en la “hoja de ruta 2021”: comité de fronteras e integración, complementación económica, libre tránsito, límites, integración física, culturas, medio ambiente, turismo, educación, ciencia, tecnología e innovación, cooperación, temas consulares, cooperación policial, contrabando, control de comercio ilegal y drogas, y recursos hídricos transfronterizos.

En La Paz, el canciller Rogelio Mayta destacó ayer los temas incluidos en el documento conjunto y afirmó que el tema marítimo es una demanda histórica del país. “Manteniendo nuestra posición histórica e irrenunciable por la reivindicación marítima; el Estado Plurinacional de Bolivia y la República de Chile hemos venido explorando diversas iniciativas de integración. En ese sentido, acordamos avanzar en una hoja de ruta para este 2021 en las instancias establecidas bilateralmente”.

Anunció que el tema marítimo tiene una estrategia que próximamente  será conocida a nivel internacional. “Nosotros nunca vamos a dejar nuestra reivindicación marítima, tenemos una estrategia y la vamos a dar a conocer en unos días más en diversos escenarios, pero también consideramos que hay temas en que debemos avanzar en concreto para resguardar precisamente los intereses de nuestros connacionales”, dijo Mayta.

“Ambos países consideramos que el diálogo constructivo es el instrumento idóneo para el entendimiento e integración, que la cooperación bilateral ayuda eficazmente a la convivencia pacífica, que el diálogo intercultural contribuye al necesario conocimiento de los pueblos y que el comercio y las inversiones son la herramienta para alcanzar el progreso económico y social de nuestros países”, afirmó el canciller. 

Las relaciones diplomáticas entre Chile y Bolivia permanecían rotas desde 1962, cuando el entonces presidente Víctor Paz Estenssoro interrumpió el diálogo con Chile debido al desvío de las aguas del río de Lauca. Fueron  restablecidas  en 1975 después del denominado “abrazo de Charaña” entre los dictadores Augusto Pinochet y Hugo Banzer. El acuerdo duró tres años, luego Bolivia volvió a cortar relaciones en 1978 y desde entonces  solo tienen cónsules generales.

Allamand afirmó que el documento de los 15 temas “es un compromiso recíproco de ambos países para dejar atrás una etapa particularmente conflictiva, cuyo punto más álgido fue la demanda rechazada por la CIJ e iniciar una etapa de la relación bilateral pensando fundamentalmente en el futuro” y aseguró que “el tema de las relaciones diplomáticas es una materia que podrá abordarse más adelante y corresponderá, por cierto, a una decisión conjunta de ambos países. No está en el orden del día”.

El ministro chileno precisó que no se trata de un restablecimiento de las relaciones diplomáticas, pues el acuerdo no contempla la reapertura de embajadas, sino que se seguirá trabajando a nivel consular. “El tema de las relaciones diplomáticas es una materia que podrá abordarse más adelante y corresponderá, por cierto, a una decisión conjunta de ambos países. No está en la orden del día, lo que está en el orden del día es avanzar en la normalización y poner a trabajar estos distintos mecanismos que hemos establecido y el resto podrá verse más adelante”, manifestó Allamand.

El documento dejó establecido que no son parte dos temas: el tema marítimo y el fallo de la CIJ que estableció el 1 de octubre de 2018 que Chile no tiene obligación de negociar una salida soberana al mar y que está en trámite en La Haya el tema de las aguas del Silala, que beneficia a las ciudades del norte chileno. “La delegación chilena reiteró a su contraparte que para Chile la aspiración marítima boliviana es una materia definitivamente resuelta por el Tratado de Paz y Amistad de 1904 plenamente vigente y por el fallo de la CIJ de 2018”, afimó Allamand.

 Sugieren “normalizar nuestras relaciones”

 En diputado de Comunidad Ciudadana (CC) Gustavo Aliaga afirmó ayer que la definición de 15 temas en la “hoja de ruta”, por los gobiernos de Bolivia y Chile, “merece el mejor comentario” y, por tanto, sugirió avanzar en la normalización de las relaciones diplomáticas rotas hace 43 años. El analista de temas internacionales  Andrés Guzmán Escobari consideró como un error “restablecer las relaciones diplomáticas con Chile”, pues “es como que le hubiéramos dado su gusto a los chilenos en sentido de que volveremos a conversar bilateralmente, es como quería Chile desde el principio”.

Aliaga afirmó que “nos parece bien que los dos temas conflictivos (marítimo y Silala) estén fuera de la agenda; esta agenda pos-Haya tiene que ver  con restablecer y normalizar nuestras relaciones diplomáticas”.

Afirmó que  “en verdad merece el mejor comentario porque estamos viendo las primeras decisiones pos- Haya, son decisiones después de tres años (del fallo de la CIJ) y tienen que ver con el nuevo rediseño de la nueva ‘hoja de ruta 2021’”.

El diputado Aliaga dijo que se ha “decidido encarar esta ‘hoja de ruta’ con los temas más complejos y más difíciles que tiene que ver con el diario vivir de los bolivianos y chilenos, el Puerto de Arica, nuestras relaciones con nuestra frontera; todo lo que dice nuestra agenda nos permite rediseñar; aparece la palabra importante y hay que saberla leer, reconstruir nuestras relaciones diplomáticas, tiene 15 materias, un temario amplio para ir bajando los problemas que nos permitieron construir nuestra relación bilateral”. 

Guzmán afirmó que el acuerdo es “peligroso”, se “podrían volver romper en cualquier momento”.

Después de 15 años, el tren procedente de Arica llegó a Charaña

Después de 15 años, el tren volvió ayer a alegrar a los pobladores de Charaña, procedente de la ciudad chilena de Arica, de donde partió el miércoles con mercadería procedente de ultramar. El convoy partirá hacia la ciudad de Viacha en las próximas horas. La boliviana Ferroviaria Andina afirmó que este primer viaje es piloto. 

El transporte pesado internacional se declaró el jueves en emergencia porque considera que el tren les quitará carga en el puerto chileno y también en el oriente del país.

El alcalde de Charaña, Orlando López, dio la bienvenida a la delegación de Ferroviaria Andina, liderada por su gerenta Cynthia Aramayo, también a la de la Empresa Portuaria Arica (EPA), dirigida por Rodrigo Pinto. La autoridad local expresó su apoyo y satisfacción por el proyecto de transporte de carga entre ambos países que revitalizará una veintena de pueblos entre Charaña y Viacha. “Para Charaña y todos los pueblos aledaños al ramal es muy importante que a mediano plazo esta actividad vuelva a tomar su curso. Son 15 años de abandono y la economía de los que menos tenemos también se reactivará”, dijo el alcalde.

Recordó emocionado que cuando era niño la máxima diversión de los pequeños pobladores de Charaña era el paso del tren. “Todos poníamos nuestras tapacoronas en la riel para que los vagones las aplanen y con eso nos hacíamos nuestras panderetas. El tren debe volver para darle esperanzas a mi pueblo”, dijo.

Aramayo afirmó que esta primera “prueba técnica” tendrá dos fases, la de importación que es desde el puerto de Arica y la segunda es la de exportación hacia el puerto de Arica. “  Esto ocurre en este año en el que celebramos nuestras bodas de plata”, dijo la ejecutiva boliviana.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de
56
54