MAS quiso saltar la línea sucesoria después de las renuncias de 2019

La CEB reveló que, tras la declinatoria de Salvatierra y Rivero, el MAS quiso entregar el poder a un senador oficialista o al opositor Víctor Hugo Zamora.
miércoles, 16 de junio de 2021 · 05:30

Pablo Peralta M. / La Paz 

En noviembre de 2019, tras la declinatoria  de Adriana Salvatierra y Susana Rivero, el MAS quiso entregar el poder a legisladores que no estaban en la línea de sucesión, según la Memoria de los hechos del proceso de pacificación en Bolivia Octubre de 2019 - Enero de 2020, publicada por la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).  

En ese documento se señala que el 12 de noviembre de 2019, en la mesa de diálogo, las representantes del MAS plantearon que el nuevo presidente, tras la renuncia de Evo Morales y consumada su salida del país, fuera elegido entre los entonces asambleístas del oficialismo o que asuma el entonces senador Víctor Hugo Zamora (PDC), quien tenía el cargo de segundo secretario del Senado. 

En 25 páginas, la CEB, “desde la mirada de la Iglesia Católica como facilitadora del proceso de diálogo”, relata los “hechos más importantes” acontecidos desde el 20 de octubre de 2019 hasta el 20 de enero de 2020. 

En la memoria se narra, entre otros pormenores, las reuniones que hubo el 11 y 12 de noviembre de 2019, en las que participaron representantes del MAS, de los partidos de oposición, de los cívicos y el Conade.  La CEB, la Unión Europea y la Embajada de España fungieron como facilitadoras del proceso de diálogo. 

En el documento también se revela que los contactos del diálogo se  iniciaron desde antes de la renuncia de Morales (10 de noviembre de 2019). En esas páginas  se indica que el punto de partida comenzó 7 de noviembre de 2019, cuando la CEB tuvo comunicación con Manuel Canelas, entonces ministro de Comunicación, “quien -señala la memoria- solicitó a la Iglesia que colaborara en la pacificación del país”. “A partir de entonces, se mantuvo comunicación con el exministro Canelas, evaluando la posibilidad de establecer diálogo con los actores en conflicto”, se lee en la memoria.  

El documento, que fue enviado al papa Francisco y al Ministerio Público, se difunde en un contexto en el que  las pesquisas por el caso supuesto “golpe” están en primera línea en la coyuntura noticiosa.

Las reuniones 

En la reunión de la tarde del 10 de noviembre, en la UCB,  estuvieron presentes Ricardo Paz (CC), Jerjes Justiniano (cívicos) y Waldo Albarracín (Conade). El diálogo se centró en la ruptura del orden constitucional producido por la renuncia de Evo Morales y toda la línea de sucesión.

Todos coincidieron —señala la memoria— en que cualquier solución debía darse en el marco de la Constitución Política del Estado (CPE), y se rechazó “inmediatamente” la propuesta de una “junta cívico militar”, planteada a través de los medios por Fernando Camacho.  Luego, se analizó —dice el informe— la posibilidad de que la presidenta del Senado, cargo que recaía en Jeanine Añez, pudiera asumir el poder. Entonces se llamó a Añez y se le consultó. “Si es para servir al país, aquí estoy”, contestó.

La CEB señala que en ningún momento se tomó decisión alguna y que quedó claro para los participantes que sin el MAS “no era posible encontrar propuestas viables”.

Con ese precedente, el 11 de noviembre de 2019 se instalaron dos mesas de diálogo, una en la mañana y otra en la tarde.  La CEB indica que “el único orden del día” que se permitió abordar por parte de las representantes del   MAS  fue garantizar la salida segura de  Morales  a México. 

A la reunión del día siguiente,  12 de noviembre de 2019, y  consumada la salida de Morales,  asistieron por el MAS Adriana Salvatierra, Susana Rivero y Teresa Morales; y por la oposición  Carlos Mesa, Samuel Doria Medina, Óscar Ortiz, Jorge Quiroga y Jerjes Justiniano, entre otros. 

La CEB indica que lo que propusieron las representantes del partido azul fue “que el nuevo presidente del Estado sea elegido entre los asambleístas del MAS” o “que asuma la presidencia el senador de oposición Víctor Hugo Zamora”. Sin embargo, esas propuestas “fueron cuestionadas por ser inconstitucionales”.

También puede leer: Citan a Mesa por caso «golpe», CC cierra filas y el MAS aplaude

Luego, en la memoria de la CEB  se señalan las opciones que plantearon “los participantes de la reunión”. La primera  propuesta fue que “asumiera la presidencia la senadora Adriana Salvatierra o la diputada Susana Rivero”. En el documento  se señala que ambas se negaron, alegando que sus vidas corrían peligro. (Rivero tuiteó anoche:  “En reunión del 12 a la que me llamaron a incorporarme jamás se me consultó nada, menos se habló de mí”). 

La segunda propuesta fue: “Considerando la Declaración Constitucional 003/2001, según la cual la sucesión constitucional se produce ipso facto para evitar el vacío de poder en el Estado, se planteó sugerir a la Asamblea Legislativa dispusiese la sucesión constitucional de Jeanine Añez para asumir la presidencia”. 

En la memoria de la CEB se indica que en ese punto el diálogo estaba siendo infructuoso y los actores no encontraban una salida. Fue entonces -se relata- cuando Salvatierra pidió una reunión a puerta cerrada, en la cual participaron Susana Rivero (MAS), Óscar Ortiz (Demócratas) y   monseñor Eugenio Scarpellini, como garante del diálogo. 

En el documento se agrega  que el contenido de ese diálogo a puerta cerrada “no se dio a conocer”. Sin embargo, se detalla que después    se reinició la reunión general “y las representantes del MAS aseguraron la participación de la bancada del MAS en la sesión de la Asamblea Plurinacional, esa tarde, en la cual reconocerían a Jeanine Añez, presidenta de la Cámara de Senadores y en consecuencia Presidenta”. 

Al concluir la reunión -señala la memoria-,  Salvatierra se acercó a los facilitadores y los invitó a la sesión de esa tarde en el Legislativo. “Lamentablemente, la bancada del MAS no cumplió el acuerdo alcanzado durante las reuniones de diálogo y no se presentaron en la sesión de la Asamblea”, dice el documento.

Reunión del 10  de noviembre

En la reunión del 10 de noviembre de 2019, en la UCB, todos los asistentes coincidieron en que cualquier solución debía plantearse cumpliendo la CPE, según la CEB. En esa reunión se llamó a Jeanine Añez, se le puso en altavoz,  y se le preguntó acerca de su disponibilidad para asumir la Presidencia. “Si es para servir al país, aquí estoy”, contestó.

 Reuniones  del 11 de noviembre

El 11 de noviembre hubo dos reuniones. La de la mañana fue breve y el CEB indicó que, pese al caos instalado en las calles, “el único orden del día” que las representantes del MAS quisieron tratar fue la salida segura de Evo Morales a México. Por la tarde, la representación de ese partido exigió que antes de continuar la reunión primero se garantice la salida.

 Reunión del 12  de noviembre 

El 12 de noviembre  se trató el tema de la sucesión. Ante la falta de consenso, Salvatierra pidió una reunión a puerta cerrada. Tras dicha reunión, el MAS aseguró la participación de su bancada en la sesión de la ALP “en la cual reconocerían” a Añez;  sin embargo, no cumplió el acuerdo, según la CEB. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

59
8