Tensión entre las alianzas sacude a los concejos de La Paz y El Alto

Entre los pasillos de ambas alcaldías se mantiene la pugna por cupos laborales, lo que -según fuentes ediles- originó los conflictos en las bancadas oficialistas.
sábado, 17 de julio de 2021 · 05:24

Leny Chuquimia /  La Paz

Luego de   dos meses y medio de la nueva gestión, las tensiones dentro de las alianzas oficialistas sacuden a los concejos municipales de La Paz y El Alto. En medio de renuncias y disidencias,  el MAS obtiene  cierta  ventaja en los entes legislativos  en los que -por voto ciudadano-,  es minoría.

 “Desde el punto de vista del MAS, claro que la disidencia y el debilitamiento de las mayorías oficialistas le representan una ventaja táctica circunstancial. Sin embargo la factura política a pagar suele ser cara”, señaló  Andrés Uzín,  especialista en políticas y gestión pública.

El analista Pául Coca apuntó que para ver el panorama político de ambos concejos, es necesario  separar la ciudad de La Paz de la de  El Alto: “Son casos diferentes porque en El Alto el MAS sólo tiene tres representantes, mientras que en La Paz la diferencia es sólo de un concejal, lo que hace que la gobernabilidad sea mucho más difícil”. 

       La Paz: diferencias y renuncias

El pasado 2 de julio, la aprobación del Proyecto de Ley Municipal  de Emergencia Sanitaria generó tensión en la bancada oficialista del Concejo edil paceño pues la concejala Lourdes Chambilla (Somos Pueblo) -a diferencia del resto de su bancada que impulsaba la norma- se abstuvo de  votar a favor. En medio del aplauso de la bancada del MAS,   Chambilla  argumentó varias irregularidades en la propuesta  que quedó  postergada.

 Días después  se hizo pública  una  “carta atemporal” de renuncia que  la concejala Yelka Maric, de Somos Pueblo,   dirigió al alcalde Iván Arias. El documento  generó una serie de reacciones y la molestia de la legisladora, quien aseguró que la nota no era pública y no tenía efecto, por lo que seguía en el cargo.

“El caso de La Paz es complicado porque la diferencia  entre las bancadas es sólo de uno, están seis a cinco. Un solo concejal de Somos Pueblo que se pase al MAS -que es más probable a que ocurra lo contrario- puede acarrear problemas para la gestión de Arias”, señaló Coca.

 Incluso, en caso de que los votos sean cinco a cinco y un concejal   se abstenga de votar, se ingresaría en un empantanamiento    que generaría problemas de gobernabilidad para el Alcalde.

 Esto ocurrió durante el primer acto de fiscalización sobre la situación económica y el plan de salud que desea implementar el alcalde Arias en La Paz. Con la abstención de Chambilla, el MAS logró   que los secretarios de Finanzas, Antonio Rivera, y de Salud, Cecilia Vargas, tengan que presentar un informe oral ante el legislativo. 

    Tras dicho informe, los cinco concejales del MAS cerraron filas mientras que en la bancada de Arias,  Maric se sumó a Chambilla en su abstención y sólo se pudo reunir tres votos a favor, lo que permitió que se imponga la mayoría azul y se obligue a solicitar un informe ampliatorio.

Ambas legisladoras afirmaron que el tema de fondo es la gestión y su transparencia. Mientras  que fuentes  internas afirman que  el problema son los cupos laborales, entre ellos el de Rafael Quispe que en la Contraloría figura como funcionario de la Alcaldía de La Paz.    

Dos disidentes en El Alto

“En El Alto el MAS sólo tiene tres representantes. Sin embargo, es un partido que sabe jugar. Puede ser que esos concejales no tengan un poder de fiscalización fuerte pero sí de opinión pública. Pueden estar trabajando con los sectores afines al partido azul que están en las calles (sindicatos y otros) que  podrían realizar medidas de presión que afecten o empañen   la imagen de Eva Copa”, afirmó Coca.

Pero a  esta ventaja se suma que dos de los ocho concejales de Jallalla -afines al dirigente  Leopoldo Chui- decidieron tomar una línea contraria a la  de Eva Copa. Con ello, aunque no lograron frenar algunas normas, sí las dejaron en   empate. 

Esto ocurrió el 15 de junio, cuando el pleno del Concejo alteño se reunió para tratar el proyecto de ley  de “Modificación presupuestaria al POA 2021”. Después del debate, los concejales de Jallalla Víctor Contreras Chui  y Rosalía Alanoca rechazaron la propuesta, al igual que los  legisladores del MAS, dejando la norma con cinco votos en contra y cinco a favor. La presidenta del Concejo, Iris Flores, tuvo que aplicar el voto dirimidor para aprobar la ley.

“En ambos casos hay una fuerte  presión del ejecutivo nacional con los recursos económicos. La situación  más complicada está en La Paz, pero no se debe descartar a El Alto; no debemos ver sólo los números, sino lo que puede pasar en las calles”, dijo.

Autoridades electas en ambas urbes

  • El Alto En las elecciones municipales del pasado 7 de marzo,   la joven urbe eligió  como su alcaldesa a Eva Copa -candidata de la agrupación ciudadana Jallalla-  con el 68,7% de votos. En segundo lugar, con 50 puntos de diferencia, quedó el  aspirante del MAS Zacarías Maquera, quien sólo logró  el 19,14% de la votación.
  • Legislativo  Los resultados de las elecciones dividieron el Concejo de la siguiente forma: ocho representantes de Jallalla (Rogelio Maldonado Choque, Guadalupe  Mamani Lima, Francisco Quispe Yujra, Víctor  Contreras Chui, Cristian Estévez Villca, Rosalía Alanoca Quispe y Paola Quispe Medrano) y tres del MAS (Wilma Alanoca Mamani, Fabiola Furuya Gonzáles y  Daniel Ramos Quenta).
  • La Paz En el caso del municipio de  La Paz, las subnacionales  dieron la victoria a Iván Arias  (con el 49,52% de preferencia) quien postuló a la silla edil  por la alianza  entre Por el Bien Común y Somos Pueblo. Con menos diferencia que en El Alto, en segundo lugar quedó  el candidato del MAS, César Dockweiler, que obtuvo  el 37,82% de los votos.
  • Concejo El  legislativo  paceño se divide de la siguiente forma: seis concejales para la alianza   Por el Bien Común-Somos Pueblo (Yelka Maric Palenque, Óscar Sogliano Helguero, Lourdes Chambilla, Lucio Quispe Intimayta, Lucía Mamani Salas y Jorge Dulon Fernández) y cinco concejales para el MAS (Eliana Paco Paredes, Javier Escalier Orihuela, Roxana Pérez del Castillo, Pierre Chaín Wanna y Joselinne Pinto Villanueva). 
  • Mayoría En el caso de la sede de Gobierno  la mayoría depende de  un solo concejal.

Concejales  de El Alto en el tratamiento de las normas.
 Foto:Concejo Municipal de El Alto

La tensión edil  y la amenaza  a la gobernabilidad

Para Andrés Uzín, especialista en políticas y gestión pública,  la tensión   en las bancadas de Iván Arias y  de Eva Copa puede  deberse un cóctel de factores, en el que intervienen desde temas económicos hasta  el poco tiempo de vida de las alianzas.

“Las razones pueden ser muchas y habría que analizarlas caso por caso. Sin embargo, por lo que se ve en la prensa, podríamos encontrar algunas causas comunes.  En ambos casos, los partidos oficialistas son  de reciente creación y las estructuras y procesos internos (como la coordinación o disciplina partidaria), recién se están desarrollando y consolidando”, explicó. 

Indicó que ambos burgomaestres tienen experiencia política, pero son nuevos como protagonistas de la gestión municipal. Por la  coyuntura con pandemia y  desgaste económico,  ambos se han encontrado con unos gobiernos municipales  con recursos muy limitados. “Todas estas condiciones, por sí mismas, son un caldo de cultivo para la inestabilidad política”.

“Los conflictos institucionales y sociales -que se pueden gatillar por la falta de recursos- más la gestión municipal no son   sencillos. La dificultad de gestión en las actuales condiciones ha debido mantener ocupados a los burgomaestres y sin poder atender a su bancada”, añadió.

Recalcó que no hay que olvidar que los concejales son también líderes políticos, con ambiciones personales y que representan a grupos con intereses.  Si a pesar de su cercanía política con los burgomaestres no son atendidos, la relación  puede degradarse rápidamente. 

  “Sin embargo, que las bancadas oficialistas muestren señales de degradación tan fuertes al comienzo de la gestión municipal debería prender las alarmas de ambos alcaldes. Amerita que la coordinación política sea ajustada,  sobre todo en la ciudad de La Paz, donde la mayoría oficialista es más débil”, manifestó.

Una de las obligaciones primordiales de todos los órganos  legislativos municipales es la fiscalización. Sin embargo, esta obligación en la arena política, sin una justicia imparcial, puede convertirse fácilmente en un arma de doble filo.  

“Es por ello que los roles del oficialismo y la oposición son claros. Los primeros defenderán la gestión y tratarán de viabilizar las iniciativas del ejecutivo, y los segundos, de acuerdo con su rol fiscalizador, cuestionarán  las acciones del ejecutivo para desgastarlo”, añadió.  

En consecuencia, según el experto, la pérdida de la mayoría en el legislativo puede complicar y trabar cualquier gestión  en cualquier nivel de gobierno.  Pero cuando se tiene una oposición local que es oficialismo a nivel nacional, la posibilidad de que algún concejal pueda ser captado por el bando contrario es real y  ya ha pasado en anteriores gestiones.

 “Un análisis estratégico de estos gobiernos locales mostraría que ésta es  la mayor amenaza para ambas gestiones municipales. Claro está, que en el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz -reitero- esta amenaza es mucho más latente que en El Alto, debido a la débil mayoría oficialista”, finalizó Uzín.
 

Arias da por solucionadas las “diferencias”

 Tras la polémica generada por la discrepancia y renuncia atemporal de dos miembros de  la bancada de Por el Bien Común-Somos Pueblo, el alcalde de La Paz, Iván Arias, pidió disculpas públicas a la población por las diferencias. Con ello dio por cerrado el caso. 


El burgomaestre  afirmó que su bancada está unida.
Foto:Página Siete/ Archivo

 “Hemos puesto las diferencias y las coincidencias; nos hemos pedido disculpas y las  pedimos a la ciudadanía por los errores. Lo que  nos une es trabajar por La Paz, es buscar lo mejor. Siempre hay discrepancias y a veces no tenemos claros los canales por las que tienen que salir, pero  hoy los hemos establecido”, afirmó el burgomaestre.

Enfatizó  que los concejales de la bancada oficialista están para discutir los proyectos de ley en el Concejo Municipal y no para aprobarlos sólo por una consigna política. 

“No estamos para levantar las manos, sino para discutir y  analizar, pero tiene que haber un mecanismo para que ocurra aquello”, sostuvo.

Al respecto, el concejal oficialista Óscar Sogliano -quien se vio envuelto en la polémica, acusado de “pasar papelitos” para instruir a una de las concejalas a votar a favor de una  propuesta edil- aseguró que  las diferencias internas fueron solucionadas. Manifestó que ahora   la bancada mayoritaria en el legislativo paceño priorizará la salud y la reactivación económica.

“La bancada está unida, reafirmamos que vamos a trabajar de manera conjunta y por el bien común”, aseveró. Añadió que  sus colegas no reciben “papelitos para que les  digan qué hacer”.

 Explicó que para un mejor trabajo,   cada semana se realizarán reuniones de coordinación entre   la facción oficialista   del legislativo y el órgano ejecutivo del municipio, para efectivizar la gestión.

 Arias insistió en que el caso está cerrado y que  ahora lo que  importa es trabajar para  poner en marcha   la economía  y la salud del municipio. 

“En la vida uno comete errores. Es de humanos y de valientes pedir perdón, si en algún momento hemos equivocado el camino. Ellos también han pedido las disculpas, ha sido una reunión de gente buena, de gente que está pensando en construir la ciudad. Nos preocupa La Paz, siempre La Paz y primero La Paz”, sostuvo la autoridad edil.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

13
8