Basteiro: «Seguirán apareciendo documentos del contrabando, esto todavía no termina»

“Están queriendo acallar al mensajero y no se quieren hacer cargo de sus errores y de sus irregularidades”, asegura el embajador sobre el supuesto envío irregular de pertrechos en 2019.
domingo, 18 de julio de 2021 · 05:04

 Liliana Carrillo V. / La Paz 

El embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, reafirma que hubo contrabando de armamento argentino  a Bolivia en noviembre de 2019. “70.000 municiones  fueron a organismos represivos bolivianos, de seguridad y Fuerza Aérea”, dice. Plantea que esa irregularidad es indicio de un plan regional orquestado contra los gobiernos progresistas.   

Forjado en el sindicalismo -fue secretario general del gremio aeronáutico durante 14 años-,  Basteiro ya  fue embajador  en Bolivia entre 2012 y  2015, durante el gobierno de Cristina Fernández. Hincha y dirigente de Vélez Sarsfield en su país (y de San José en Bolivia)  celebra que nuestro compatriota Carlos Lampe sea la nueva contratación de su club. 

“Se va Lampe a Vélez y ahí no influí (ríe).   Vélez  tiene  gran cantidad de hinchas bolivianos porque el barrio de Liniers, su sede,  se asentó una gran comunidad boliviana”. En Argentina hay un millón de bolivianos, entre migrantes y su descendencia, apunta.

 Pero otro asunto ha puesto al embajador argentino en  palestra en los últimos días:  su confirmación de la nota de agradecimiento por la entrega de material antidisturbios argentino, firmada por el excomandante de la Fuerza Aérea de Bolivia Jorge Terceros Lara. Ese hallazgo destapó el supuesto contrabando  en  2019  de 70.000 cartuchos de balines de goma, 600 granadas de gas lacrimógeno y  más de 100 garrafas de gas pimienta.

Por el caso hay investigaciones en Argentina y Bolivia. Tanto el expresidente argentino Muricio Macri como su exembajador  Normando Alvarez niegan el supuesto contrabando y denuncian persecución  del gobierno de su país.

 “Fue contrabando simple y llano y fue entregado de manera ilegal por el gobierno de (Mauricio) Macri, en parte a la Fuerza Aérea Boliviana y en parte a la Policía Boliviana”, asegura Basteiro.

 

El caso de las municiones, que a estas alturas ha tomado ribetes de escándalo. ¿Cómo se  encontró la nota  del general Terceros en la embajada argentina?

Sencillo, no hay mucho para estar explicando  o reconociendo. La Cancillería boliviana nos llama el jueves 7 de julio para informarnos que tenía datos del ingreso de armamento en el mes de noviembre de 2019, y que si nosotros podríamos colaborar con la búsqueda de documentos.  Cuando me lo dicen, vamos a los archivos de la embajada, en los que correspondería que esa nota estuviera, buscamos  los cables telegráficos, que son mails.  Vamos a los archivos de notas oficiales y no estaba ahí. Vamos  al archivo general y buscamos con la fecha del  15 (de noviembre de 2019) y aparece la nota que, después de pedir autorización a  Cancillería, entregamos al canciller boliviano Rogelio Mayta. 

Mayta ese mismo día la da a conocer. A partir de ahí surge la información que todos conocen: el abogado de Terceros Lara diciendo que es una nota falsa, que no es su firma, cosa que posteriormente se cayó y él  no abrió la boca nunca más cuando el ministro de Defensa salió a decir que encontró el original de la nota en la sede de la Fuerza Aérea, que tiene la firma del capitán a cargo de la Agregaduría Naval Argentina. Nosotros tenemos Agregaduría y toda el área militar a unas cuadras. Se ve que ese día, porque la calle estaba cortada por  un grupo grande de gente, el que traía la nota en vez de dejarla acá (en la embajada) la dejó en la Agregaduría.

Una característica de esa nota: era un sobre cerrado personal para el embajador de entonces (Normando Álvarez). Teóricamente llegó a sus manos  el día 14 y se registró  el día 15, según consta en  el archivo. Está  muy clarito. Es más, esa nota pudo haber pasado totalmente desapercibida, porque era personal, si el embajador se llevaba  a  su casa nadie se hubiese enterado; pero se ve que el embajador la dejó para archivar  y se archivó.

Llama la atención que hayan dejado indicios de un ilícito, considerando que no hay constancia de la entrada del armamento, ¿por qué incriminarse con una nota?

Eso habría que preguntárselo a Terceros Lara. La información que conocimos del general Johnny Aguilera muestra que la Policía en apariencia no mandó ninguna carta. Entonces o hubo gran cuota de creerse impune de parte del general y  pensar que se quedarían en el gobierno 100 años, por lo que no había “que cuidarse”. Y  la otra es un exceso de formalismo al agradecer un material que supongo que él sabría que llegaba de manera irregular. Pero bueno  quizás no lo supiera, por eso hizo la nota. No tengo explicación.

 Su antecesor, Normando Álvarez, asegura que no autorizó ningún envío de armamento en su gestión.  Denuncia que sufre  acoso del gobierno de Fernández y que todo está “armado”.

Pregunté a todos los funcionarios que trabajan en la embajada  si pudo haber pasado que una nota personal en sobre cerrado no haya llegado a  manos del embajador. Todos me dicen que es imposible, que la nota tuvo que haber llegado y que él  tuvo conocimiento. A mí por lo pronto si me llega una nota que dice ‘gracias porque me regalaste  cartuchos de municiones’ y  yo no sé nada, averiguaría, agarraría el teléfono, preguntaría al jefe de Defensa de Argentina, llamaría a Terceros Lara. Dudo que el exembajador  no haya sabido o que no le haya prestado atención, es raro. Lo concreto y lo real es que la nota llegó, el contrabando se hizo, eso está demostrado. En Argentina están todos los datos que confirman que salieron 70.000 cartuchos, 600 gases, 120 granadas de gas pimienta de manera irregular de gendarmería y que fueron enviados a Bolivia sin hacer los trámites aduaneros. 

Metieron ese armamento  subrepticiamente al avión antes que aparentemente subieran los gendarmes que sí traían municiones legales y autorizadas. Algunos testigos dicen que habían unas cajas que no sabían qué eran, eso se va a saber conforme se avance. Entonces sí está claro que  fue contrabando y que tanto en los ministros como en los allegados de Gendarmería y Naval como el embajador les cae la responsabilidad por acción o por omisión. 

El gobernador de Jujuy  (Gerardo  Morales, opositor al gobierno de Fernández) dice que es una operación montada. Yo creo que están queriendo acallar al mensajero y no se quieren hacer cargo de sus errores y de sus irregularidades. Lo único que hicimos a pedido de Bolivia fue buscar una nota que apareció, documentación que apareció y va a seguir apareciendo. Esto todavía no termina.

¿En Argentina ya se hace la investigación?.

Sí, administrativa interna, gendarmería, defensa  y judicial. Cada uno de los tres organismos que están involucrados en la salida de ese armamento está haciendo auditorías internas. El ministerio de Defensa también está convocando a los oficiales que estaban a cargo .

Macri, como no podía ser de otra manera, ha negado todo.

Ha negado todo y anda paseando por Europa de vacaciones y yo creo que esta medida quizás prolongue sus vacaciones. No me extrañaría que, como hizo siempre, trate de  eludir a la justicia. Ya en la causa hay dos denuncias: una de los organismos de seguridad juntamente con justicia y aduana;  y otra que fue presentada por el   exjuez Eduardo Freiler y ya intervino de oficio una Fiscalía especial que hay en Argentina para investigar casos de ilegalidades en el manejo de armas. El fiscal ya está pidiendo información y estamos enviando la que tenemos acá.

 
La actual  ministra  de Seguridad argentina, Sabina Frederic,  dijo que el trámite para la internación de munición se habría hecho en el gobierno de Evo Morales, días antes de que renuncie. 

 No lo creo. Si hubiese un pedido de 70.000 cartuchos y otros,  esa debía ser una nota que pasara por la embajada mediante trámite administrativo. No hay nada al respecto. Es raro, normalmente vos podés pedir y un país te puede llegar a dar solidariamente ayuda humanitaria -medicamentos, comida- pero armamento nadie pide y nadie regala.  Salvo que estén involucrados en una maniobra de fortalecimiento de gobiernos, es decir que hubiese una decisión política de un grupo -llámese el grupo de Lima, llámese la derecha regional-. La prensa reveló una reunión en la embajada norteamericana meses antes de la elección de octubre, donde instruían a los diferentes embajadores de los países de la región a combatir a los gobiernos progresistas y eso es una demostración de que quizás hubo una planificación.

¿Qué hacía en Bolivia  el grupo especializado Alacrán?

Estaban encargados del resguardo de la embajada. Son un grupo comando y  no se especializan en manejar armamento disuasivo, están preparados y entrenados para usar armas de grueso calibre. A un alacrán o a un grupo comando le das una escopeta de balines de goma y te la devuelve de buena manera si es educado. Por eso  las 70.000 municiones, como bien establece la carta de Terceros y como  se demostró con las declaraciones de Aguilera,  fueron a organismos represivos bolivianos, de seguridad y Fuerza Aérea  en un momento en el que se estaba usando ese tipo de material: gases lacrimógenos y balines de goma.

 Hay otro dato. En 2019 también  habían empezado los conflictos en Chile y allí fueron gendarmes argentinos para resguardar la embajada. Llevaron 3.000 municiones. Acá trajeron más de  70.000  por vía irregular, por contrabando, y unos 3.000  para hacer el resguardo de los bienes de la nación argentina.  ¿A quién le quieren contar que esos 70.000 cartuchos vinieron para hacer la seguridad de la embajada? Mucho más cuando eran  balines de goma, que no sirven para el fin específico.

 

 El 12 de julio se reunieron los presidentes de Bolivia y Argentina. Además de las disculpas de Fernández ¿qué coordinaron sobre el tema del armamento?

Fue un encuentro virtual por el Día de la hermandad argentino boliviana,  el 12 de julio . Fue un encuentro grabado  el jueves -el mismo día que se supo lo de la nota-  y se emitió el domingo.  Y en esa cita lo que se habló en privado fueron los detalles de la visita de Lucho (Luis Arce, presidente de Bolivia)  a Buenos Aires. Sobre el tema del armamento se dijo que era  lamentable, una vergüenza, que era un pequeño Plan Cóndor. Ahí se lo escuché al canciller y  a Lucho. 

¿Por qué se refiere a lo que pasó en Bolivia en 2019 como “golpe”?

Yo fui embajador y obviamente eso me hizo mirar más de cerca  y seguir la política boliviana. Cuando fue el “golpe” en noviembre casi que me convertí en ‘bolitólogo’, especialista en Bolivia. Tuve mucha presencia en los medios, que requerían información de lo que pasaba y también análisis. Y en aquellos momentos -para mí había sido un orgullo una alegría haber sido embajador cuatro años- no pensaba que iba a volver a ocupar el cargo. Decía sin dudas de que si un gobierno elegido democráticamente, que tenía fijada su finalización del mandato en enero de 2021, se va antes es irregular.  

Un análisis fino muestra  que lo que pasó  se ajusta al Método Sharp, que se usó  en la primavera árabe, y tiene cinco pasos: el primero generar  mal ambiente social, condiciones de protestas; posteriormente mostrar al gobierno como ineficiente y aquí me acuerdo lo que pasó con los incendios en la Amazonia. Luego activar medios de comunicación y movilizaciones populares; después,  a la Policía y Ejército llamando a la salida del gobierno y, finalmente, poner nuevo presidente.  Fueron los generales los que pidieron la salida a Evo Morales, eso no se había dado en Sudamérica desde la década de los 80. Y mucho más porque después  le trataron de dar un cariz de respeto constitucional con una presidenta transitoria que fue elegida por solo una docena de legisladores. Si eso no es golpe ¿dónde el golpe está?

Ese análisis no toma en cuenta el 21F y la denuncia de fraude avalada incluso por la OEA.

 No estuve en el referendo pero sí en las elecciones de octubre como veedor de la Central de Trabajadores Argentinos (CPA). La única irregularidad  fue que esa noche se cortó el conteo rápido, pero yo también estuve en las elecciones de 2005 como veedor y en 2010 y  2015 como embajador y pasó lo mismo cuando  Evo ganaba por 50 puntos. La única vez que no pasó eso yo creo que envalentonó a la derecha para pedir la salida. Creo que  hubo intencionalidad manifiesta para no respetar la voluntad popular a través de golpe de Estado. Es la postura del presidente argentino, del parlamento argentino y la mayoría de la población argentina. Y la mayoría de la población boliviana en Argentina.

La Policía Boliviana ahora dice que encontró el armamento. ¿Qué vendrá en este asunto?

La Policía Boliviana tenía el registro de las armas que entraron legalmente, lo que faltaba averiguar es lo que entró irregularmente y, claro, sin papeles. Respeto que el comandante Aguilera haya  informado del encuentro del material. Fue una grata sorpresa que la Policía no encubriera a antiguos responsables. 

En este caso, van a seguir apareciendo datos, información y confirmación de todo. Yo no soy adivino o juez para garantizar que Macri o Buldrich van a  ir presos. Ellos como mayores responsables  van a tener que rendir cuentas ante  la justicia y yo espero que pase eso desde el punto de vista personal, como ciudadano.

HOJA DE  VIDA

  • Sindicalista  Sindicalista y político del  Frente Grande. Fue el embajador de Argentina en Bolivia entre 2012 y 2015 durante el gobierno de Cristina Fernández.
  •  Embajador  Fue diputado y  hasta abril de 2021 presidente del Astillero Río Santiago antes de reasumir como embajador.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

2
25