El Gobierno ve una bifurcación entre la paz y la confrontación

Jorge Richter expresó que la crisis originada en noviembre de 2019 no se resolvió con los comicios y que avanza hacia “un momento de bifurcación resolutivo”.
miércoles, 7 de julio de 2021 · 05:24

Pablo Peralta M.  / La Paz 

Como en 2008, el Gobierno habla de que Bolivia va hacia un punto de “bifurcación”. En esta ocasión desde el Ejecutivo sostienen que la crisis de noviembre de 2019 no se resolvió con las elecciones y que la crisis avanza hacia “un momento de bifurcación resolutivo”, que puede zanjarse por la vía de la pacificación o de la confrontación. 

“La crisis de noviembre del 2019, que no se ha resuelto por la vía electoral, eso solamente resolvía la cuestión del recambio y de las legitimidades para el nuevo gobernante, esa crisis está yendo hacia algo que yo llamo un momento de bifurcación resolutivo”, indicó el vocero presidencial, Jorge Richter.  

Richter —en entrevista con radio Deseo, el lunes— agregó que aquello quiere decir que “el país está buscando resolver de otras formas el tema de noviembre de 2019, y puede hacerlo por la vía de la pacificación en lógicas plurinacionales o por la vía de la confrontación, desde la plurinacionalidad también”.

Quien en años pasados reflexionó en torno al término “bifurcación” y la situación del país fue el exvicepresidente Álvaro García Linera, para explicar los acontecimientos de 2008, año clave para la consolidación de lo que es la nueva Constitución Política del Estado.

También puede leer: Zavaleta confirma que estuvo al mando de las FFAA, pese a insubordinación

“La lucha de poder se acercaba al momento de su resolución bélica o última, en la medida en que en última instancia el poder del Estado es coerción. A esto es que denominamos ‘punto de bifurcación’ o momento en que la crisis de Estado, iniciada ocho años atrás, se resuelve ya sea mediante una restauración del viejo poder estatal o bien mediante la consolidación del nuevo bloque de poder popular”, indicó García Linera en una entrevista para  Balance y perspectivas: intelectuales en el primer gobierno de Evo Morales (2010), cuyos autores son Svampa, Stefanoni y Fornillo. 

En ese texto, la exautoridad agrega: “El punto de bifurcación es el momento excepcional, corto de duración, primario, pero decisorio, en el que ‘el Príncipe’ abandona el lenguaje de la seducción y se impone por sus tácticas bélicas de coerción”.

En contacto con Página Siete, Pedro Portugal, analista político, afirmó que la apelación actual del Gobierno al punto de “bifurcación” está relacionada con  “cierta inestabilidad” que tienen   el Ejecutivo y  el MAS,  lo que a su modo de ver “hace que el actual vocero apele a un discurso que ya utilizaron antes”.

“De ahí la similitud, porque es un recurso para poder justificar eventualmente medidas duras o medidas de presión, y al mismo tiempo es una confesión de debilidad administrativa tener que recurrir a estas argucias”, aseguró Portugal. 

También puede leer: Romero: No llevé gente para enfrentar a «pititas » en La Paz

El experto  complementó: “Cuando uno está seguro, cuando uno ve que no hay problemas y tiene no solamente un ambiente social propicio, sino también los planes y los programas para desarrollarlo, no encuentra obstáculos. O sea, normalmente no hay, y si los hay, se los vence mediante la acción, mediante la aplicación de programas y principios. (…). Entonces, esto nos presenta un ambiente bastante conflictivo. El único elemento que faltaría acá es que surja en la población, como sucedió en 2019, un movimiento de cansancio, de protesta, que vuelva a oscurecer y vuelva a confundir aún más este panorama que estamos viviendo”.  

Manuel Morales, integrante de Comité Nacional de Defensa de la Democracia, sostuvo que Richter trata de poner en la palestra un “sofisma político”. “Es decir, hacer un análisis o lanzar un discurso que lo que busca es confundir a la población. No hay tal contradicción, no hay tal bifurcación. Las acciones que está realizando el Gobierno son absolutamente represivas, vulneradoras del Estado de Derecho. El Gobierno no está yendo a la pacificación, está yendo a la confrontación”, aseguró a este rotativo.  

Morales agregó que el Ejecutivo está “creando las condiciones, a través de estos sofismas, para acrecentar el ataque que se está haciendo a la oposición, entendiendo como oposición al movimiento ciudadano, que está en las calles”. 

Franco Albarracín, asesor de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, considera que en los últimos 15 años hubo dos puntos de bifurcación. El primero, relacionado con la disputa   entre Estado integral y el modelo neoliberal,  discusión que fue materializada durante el proceso constituyente y que “culminó con la destrucción de la oposición (media luna) a través de la comisión de graves violaciones a derechos humanos”; el segundo, originado con el 21F y la destrucción del orden constitucional. “La nueva discusión -aseguró- se concentra en el respeto a la Constitución, es decir, la voluntad de vivir en una democracia o un autoritarismo”. 

También puede leer: La justicia aplica 3 acciones para mantener a Añez presa

“A diferencia de Ritcher, considero que el segundo punto de bifurcación no necesariamente debe resolverse a través de la violencia entre bolivianos. En realidad, tengo la confianza que podrá resolverse con el dictamen de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre la reelección indefinida, y la presión de la sociedad civil para que el gobierno impulse la reconstrucción del orden constitucional, la reforma de la justicia y la construcción de un proceso de paz y reconciliación”, sostuvo Albarracín a este medio.  

El jurista manifestó que, a su modo de ver, “el vocero presidencial, aplicando las mismas teorías de Álvaro García Linera sobre el ‘empate catastrófico y el punto de bifurcación’, pretende aplicar conceptos que impulsan la división y polarización en el país”. “Jorge Ritcher –adicionó Albarracín- debería estar ocupado en reflexionar y crear nuevas ideas relacionadas con la unidad y la reconciliación en Bolivia, en lugar de justificar la violencia estatal”.


 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

4
28