Radiografía: CC y Creemos, una frágil cuña que contiene el avance del MAS

Analistas políticos detectan que Creemos pisa fuerte en su región pero no puede cruzar al occidente, y que Comunidad Ciudadana tiene más legisladores pero no logra el “entronque” con sectores populares.
lunes, 20 de septiembre de 2021 · 05:00

Pablo Peralta M.  / La Paz

Una  novedad de los resultados de  la elección de octubre de 2020 fue que el MAS no logró los dos tercios en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP). Con ello, la oposición ganó un margen de acción, que   da a Comunidad Ciudadana  (CC) y a Creemos un peso específico a la hora de, por ejemplo, autorizar juicios de responsabilidades.

No obstante,  el desempeño de ambas fuerzas no está exento de arremetidas del partido azul y remezones. El análisis político de expertos da cuenta de que ambas fuerzas están “neutralizadas”, pero forman un candado y se necesitan contra el avance del MAS;  que Creemos da pelea en la “batalla cultural” en el oriente, pero que su limitante está en que no puede cruzar al occidente;  y que CC si bien tiene más escaños   en la ALP, no logró el “entronque” con sectores populares y originarios. 

“CC tiene más representantes en la ALP;  sin embargo, eso no la hace más fuerte que Creemos, porque ambas bancadas (CC y Creemos) están neutralizadas y sin capacidad de acción; no obstante, se necesitan, porque juntas constituyen un candado para inviabilizar eventuales juicios de responsabilidades a Añez y a sus jefes (Mesa y Camacho)”, explicó el analista político   Franklin Pareja.

Pedro Portugal, exdirector de Pukara, indicó que hoy  “la oposición es muy diferente en el oriente y en el occidente del país”. Señaló que Creemos logró tener éxito en su nicho regional, a diferencia de CC que aún no logra lo que denomina como “entronque”.

“En el oriente, la oposición ha logrado conjuncionar los diferentes sectores de la población: sectores populares, campesinos, citadinos, sectores del empresariado, etc. En la parte occidental, la oposición no ha logrado tener un entronque con el sector popular, con El Alto, con el sector indígena, y creen que pueden resolver el asunto simplemente declarándose progresistas, un poco de izquierda y propopulares”, manifestó. 

Una “puñalada” antes de tiempo

Un día después del triunfo del MAS, en las elecciones de octubre de 2020, Carlos Mesa, líder de CC,  indicó que el electorado encomendó a la alianza naranja ser “la cabeza de la oposición”. 

“El pueblo boliviano nos ha encomendado un mandato. El pueblo boliviano ha votado y ha decidido el mandato a cada quien”, manifestó Mesa entonces.

Del lado de Creemos, el líder de esa fuerza y hoy gobernador de Santa Cruz, Fernando Camacho, sostuvo en aquella oportunidad que “por primera vez en la historia, Santa Cruz va a tener una bancada digna”.

Sin embargo, la oposición sufrió la primera asestada del MAS cuando ni siquiera sus legisladores se habían sentado en sus curules, a fines de octubre de 2020. La ALP saliente, en la que el partido azul tenía dos tercios, modificó en el Senado y en Diputados sus respectivos reglamentos, con lo que cambió el modo de aprobar disposiciones que hasta entonces requerían los dos tercios.  

Ese cambio, por ejemplo,  posibilitó al MAS en el Senado aprobar el nombramiento de embajadores por mayoría, sin necesidad del concurso de la oposición. Pero, de forma general, desde entonces, el MAS sólo requiere mayoría -y ya no dos tercios- para, entre otras cosas: crear comisiones especiales de investigación, cambiar el orden del día, aprobar sesiones permanentes, aprobar la   dispensación de trámite, voto de urgencia, la moción de cierre del debate o de suficiente discusión y para la dispensación de los reglamentos.

Entre las atribuciones de la ALP que aún requieren dos tercios, por Constitución, están  el nombramiento del Defensor y la autorización para casos de corte. Sin embargo, si bien el MAS está a 15 escaños de ese margen,  CC denunció un intentó  de soborno   a cuatro de sus  asambleístas por el caso Añez. 

Expulsión y renuncia

Más allá de la primera asestada del oficialismo, las bancadas de la oposición también afrontaron problemas en sus filas.

En el caso de Creemos, el 28 de enero  expulsó a los diputados Sandra Paz, Tito Caero Vargas, Runy   Callau Monasterio y  Omar Jesús Rueda Gutiérrez, por considerarlos funcionales al MAS. 

La controversia se originó por la nominación de su representante a la Comisión de Ética de  Diputados, en la que  el MAS tiene tres integrantes, CC tiene dos y Creemos uno. El problema sucedió cuando no se tomó en cuenta al legislador que nominó la bancada de Creemos, y, por el contrario, fue elegido el nominado por el grupo de cuatro diputados  ahora disidentes de esa alianza. 

En el caso de CC, el 10 de septiembre, la senadora Andrea Barrientos renunció a la jefatura de bancada de CC luego de que se difundiera un video en el que indica tener más coincidencias con el MAS, que con Creemos, y señala que tiene simpatía por el ministro de Justicia, Iván Lima (la senadora aseguró que sus declaraciones fueron sacadas de contexto).

Sin embargo, Camacho, líder de Creemos, el 10 de septiembre a las 11:54 publicó un hilo en Twitter sobre el video y señaló: “No se puede,  a título de centrismo o de tolerancia, buscar la convivencia con el MAS, mientras Evo Morales siga insultando a nuestro pueblo calumniándolo de golpista, cuando lo único que hicimos fue luchar contra el desconocimiento del 21F y contra el fraude 2019”.

Cinco horas después, a las 17:46, CC difundió un comunicado en el que informó sobre la renuncia de  Barrientos. 

El peso de Creemos

Pareja  indicó que CC es una conformación política sin base social (militancia), que capturó el voto antimasista en la coyuntura, pero no creó una base social de “mesistas”. “En consecuencia es relativamente frágil. Su jefe Carlos Mesa no parece irradiar un liderazgo regional ni nacional, quizás por eso sufre embates permanentes”. 

“En contrapartida -agregó Pareja-, Creemos tiene en Luis Fernando Camacho a un líder regional, sin trascendencia más allá de Santa Cruz, pero con eso parece ser suficiente para que el MAS se la piense dos veces antes de atacarle, porque esta conformación política sí tiene genuina militancia en la región del país más adversa al masismo, que probablemente daría lucha, favoreciendo más a su crecimiento y cohesión, generando probables problemas sociales y convulsiones en la plaza económica más importante del país”.

Portugal sostiene que el MAS está ganando la “batalla cultural” en la parte occidental, porque en la parte oriental Creemos está teniendo incidencia, pero detecta que la limitación de la fuerza que lidera Camacho está en que no puede cruzar a occidente.

“El asunto es que estos sectores (popular), incluso indígenas, en última instancia, van a ver que es más útil y productivo articular con el MAS que articular con CC, por el distanciamiento cultural, el enseñoramiento y la incapacidad de poder articular con sectores populares. Creemos tiene éxito en su sector, en el oriente. Su problema es que no tiene entrada al occidente”, aseguró. 

La postura de CC

Mesa sostuvo que CC no se aproxima a los extremos en ningún caso. “Nosotros estamos aliados con todas aquellas organizaciones, y es el caso de Creemos, es el caso del Conade, es el caso del movimiento cívico, es el caso de las plataformas ciudadanas, con quienes defendemos y defienden la democracia que está siendo pisoteada por el MAS”, dijo. 

La senadora Barrientos indicó que  CC y Creemos conformaron un bloque de oposición, realizan un trabajo conjunto, y hay una cohesión de ambas bancadas por la democracia.   “Yo no pondría en duda que no solamente nosotros, sino la oposición democrática en su conjunto, la gente, las plataformas, la ciudadanía organizada, estamos en una línea clara de oposición al MAS, justamente porque son el enemigo central de la democracia de este país”, aseguró.

Bancadas  de CC y Creemos en una conferencia  de prensa, en noviembre del año  2020.
 Foto: CC

“Ambas bancadas (CC y Creemos) están neutralizadas y sin capacidad de acción;  no obstante, se necesitan”. 

Franklin Pareja, Analista Político

 

“Aquí (occidente) hay una falla de un sector político que es sector de clase media, que siempre  tuvo  una hegemonía política”.

Pedro Portugal, analista

 

“Creemos y CC han conformado un bloque de oposición. Nosotros hemos establecido un trabajo conjunto”.

Andrea Barrientos, senadora de CC

 

“Comunidad Ciudadana ratifica su posición política de crítica y enfrentamiento con las posturas autoritarias, persecutorias”

Comunicado de CC

 

15 Legisladores

le faltan al MAS para tener dos tercios en la ALP. CC denunció intento de soborno a cuatro de sus asambleístas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos