Raúl Peñaranda / Análisis

Efecto búmeran: las citaciones a los líderes opositores afectan al oficialismo y ratifican que no hubo golpe

La exdiputada Patty se lanzó contra Rivero y Salvatierra por haber renunciado después de Evo Morales y asistido a las reuniones con líderes opositores. Dijo que la justicia debe investigarlas también a ellas.

Nacional
Por 
La Paz - jueves, 07 de julio de 2022 - 18:04

El oficialismo, mediante la exdiputada del MAS, Lidia Patty, inició un intento de amedrentamiento contra la oposición mediante convocar a declarar a dirigentes por su supuesta participación en lo que el gobierno llama “golpe de Estado”.

Sin embargo, los resultados de ello, hasta ahora, son propios de un efecto búmeran: han perjudicado al oficialismo, ofrecido palestra a la oposición, causado fricciones dentro del MAS y ratificado que en octubre de 2019 no hubo golpe.

Los líderes opositores convocados confirmaron lo que la ciudadanía ya conocía y que el MAS trata, a toda costa, de negar: que en octubre de 2019, producto de masivas movilizaciones, Evo Morales renunció a su cargo y luego lo hicieron el exvicepresidente Álvaro García Linera y los cuatro jefes del Senado y Diputados, dejando al país con un peligroso vacío de poder.

En esas circunstancias, la Unión Europea, las Naciones Unidas y la Iglesia católica convocaron a reuniones en los predios de la UCB para intentar establecer un mecanismo de sucesión en el poder, en las que participaron delegados opositores y también integrantes masistas: la exdiputada Susana Rivero, la exsenadora Adriana Salvatierra y la exministra Teresa Morales.

Las tres estaban preocupadas por la seguridad de Evo e insistieron que éste pudiera salir del país. El hecho desmorona por completo la narrativa del supuesto golpe: era Morales el que deseaba huir, aunque su vida no corría riesgo alguno, protegido como estaba en las entrañas del Chapare.

El mismo Morales, en el libro “Volveré y seré millones”, y García Linera, entrevistado en el texto “Evo, operación rescate”, del simpatizante evista Alfredo Serrano, confirman que la renuncia de ambos se produjo antes de que las FFAA les “sugirieran” hacerlo. Lo mismo informaron Salvatierra y el exministro del MAS, Manuel Canelas, a dos representantes de Comunidad Ciudadana el 10 de octubre, día de la renuncia. Es una prueba más de que no hubo tal golpe.

Las declaraciones ante la Fiscalía de los líderes opositores por el caso “Golpe de Estado 1” han ayudado a recordar todo aquello y puesto al MAS a la defensiva. Por ejemplo, este viernes, la exdiputada Rivero admitió que sí intercambió mensajes de chat con el expresidente Jorge Quiroga.

Aunque dijo que esos mensajes no hablaban de Añez, lo que en esta coyuntura parece irrelevante, sí admitió que se conversó sobre insultos que ella recibía, además del “avión mexicano y la seguridad de Evo”, según tuiteó en su cuenta. Exactamente los temas mencionados por Tuto.

Quiroga ratificó que se le pidió a él hablar con algún jefe de la FAB para que se le permita al avión mexicano aterrizar en Bolivia y luego salir del territorio para llevarse al refugiado Evo Morales, quien lloró en la pista del aeropuerto.

Otro líder opositor convocado, Samuel Doria Medina, comentó que el exministro y actual embajador ante la OEA, Héctor Arce, lo llamó con la “súplica” de que asistiera a las reuniones realizadas en la UCB para intentar facilitar la transición política.

También Carlos Mesa y Ricardo Paz han aprovechado la enorme palestra mediática que ofrece el juicio para ratificar que no pueden ser ellos “testigos” de ningún golpe, puesto que esa situación no se produjo.

La díscola y a momentos indescifrable exdiputada Patty se lanzó, además, contra Rivero y Salvatierra por haber renunciado después de Evo Morales y asistido a las reuniones con líderes opositores. Dijo que la justicia debe investigarlas también a ellas.

“Por eso yo digo, deben ser procesadas ellas también, hemos jurado encima de la Constitución defender a nuestra patria, ellas por qué tenían que renunciar (...). No sé por qué habrán hecho eso. Yo les pido que nunca entre nosotras nos traicionemos, tienen que ser juzgadas. No nos podemos traicionar entre nosotras, para mí es una traición. Si con Tuto Quiroga, Mesa, Samuel Doria Medina se han sentado tomando tecito, eso es pues una traición. No se puede sentar con un enemigo”, señaló Patty.

Ante eso, la exministra de Morales, Gabriela Montaño, aseguró estar espantada con el pedido de Patty.

“Las declaraciones de mi excolega Lidia Patty me espantan, no sólo porque Susana Rivero y Adriana pusieron y ponen el pecho a las balas en los más duros momentos, sino porque cuando tuvimos que defenderla de una agresión física en la ALP, no dudamos ni un minuto”, escribió la exautoridad en su cuenta de Twitter.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS