En 8 años hubo tres «impasses» con Chile por militares que entraron a ese país de forma irregular

Los primeros dos roces fueron protagonizados por efectivos que, aparentemente, realizaban labores de lucha contra el contrabando.

Redacción Diario Página Siete
Nacional
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - jueves, 09 de septiembre de 2021 - 11:16

Paulo Lizárraga A. / Página Siete Digital

Con el incidente relacionado a la detención de tres militares bolivianos en la frontera Pisiga – Colchane suscitado ayer, ya suman al menos tres “impasses” relacionados a la invasión de efectivos de las Fuerzas Armadas (FFAA) de Bolivia en suelo chileno; todos estos, durante la gestión del MAS.

El más reciente, ocurrido durante esta semana, generó nuevas tensiones con el país trasandino. A las 0:15 de la medianoche de ayer, tres personas denunciaron el robo de vehículos y acusaron a los militares bolivianos.

Las supuestas víctimas del hurto de motorizados indicaron que fueron intimidados y que dispararon a sus vehículos, para llevárselos, reportaron medios chilenos.

La intervención de Carabineros de Chile, al detener a los tres militares bolivianos en Colchane. / Foto: La Tercera

Posteriormente, los Carabineros iniciaron la investigación e interceptaron tres vehículos (dos de color gris y uno plomo), que escapaban, presuntamente, a suelo boliviano. Los conductores de los automóviles llevaban puestos uniformes militares.

Sin embargo, para el gobierno boliviano, tal caso no parece ser más que un “lamentable impasse”, que deberá ser solucionado por la vía diplomática.

También puede leer: Incidente militar fronterizo causa tensión con Chile, hay detenidos

Este es apenas uno de los que ya son tres casos, relacionados con la invasión de militares bolivianos en territorio chileno. Los anteriores dos se dieron en enero de 2013 y en marzo de 2017. Ambos eran, aparentemente, de uniformados en lucha contra el contrabando.

2013: El “impasse” de soldados que “perseguían contrabandistas”

Los soldados detenidos en 2013.

 

El 25 de enero de 2013, tres soldados rasos ingresaron a territorio chileno, portando armamento de guerra, motivo por el cual fueron detenidos por varias semanas en el país vecino, precisamente en el sector de Colchane, en la región de Tarapacá.

Los tres portaban un fusil de asalto Fal de 7,61 mm. Tras ser aprehendidos, fueron trasladados a Iquique en Helicóptero.

Fruto de esta detención, el entonces presidente Evo Morales, sostuvo que dichos uniformados pasaron la frontera de forma involuntaria, mientras perseguían a contrabandistas de vehículos que intentaron pasar a Bolivia.

Posteriormente, en Bolivia se liberaron marchas de sectores sociales exigiendo la liberación de los detenidos, informó EFE. Tras ser expulsados del país trasandino, Morales condecoró a los tres efectivos de la institución castrense.

2017: #LiberenALos9

El 19 de marzo de 2017, nueve efectivos (siete aduaneros y dos militares) fueron interceptados por los Carabineros de Chile; quienes aparentemente llevaban a cabo labores de lucha contra el contrabando. Tres días después, fueron encarcelados de manera preventiva en el penal de Alto Hospicio de Iquique.

Nuevamente, se avivaron movilizaciones de parte de familiares y otros sectores en respaldo a la demanda de liberación de los nueve efectivos. Mientras tanto, a mediados de ese año, el gobierno lanzo la campaña con el hashtag #LiberenALos9, encabezada por el propio Morales, para ganar respaldo con la demanda en cuestión ante la comunidad internacional.

El expresidente Morales arremetió contra el gobierno chileno mediante Twitter y acudió ante organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA), para denunciar la “injusta y violenta” detención de los efectivos de las FFAA.

Sin embargo, el gobierno pagó la suma de $us 48.000 para la liberación de los efectivos detenidos, quienes en realidad fueron acusados de contrabando, robo con violencia y porte ilegal de armas, en el país vecino, según una nota de la Deutsche Welle.

En esa línea, los sindicados de los delitos arriba mencionados fueron condenados en un juicio abreviado, es decir, que ellos reconocieron su culpa.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS