En la CIDH: ONU conmina a Bolivia a presentar plan de acción de reducción del mercurio

El Relator Especial para Sustancias Tóxicas de la ONU afirmó que resulta altamente preocupante el tráfico ilícito de mercurio desde Bolivia a otros países de la región.

Redacción Diario Página Siete
Nacional
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - lunes, 14 de marzo de 2022 - 19:45

Brújula Digital

Durante el 183 periodo de sesiones, en audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de los Pueblos Indígenas, en el contexto de actividades extractivas en Bolivia, el relator Especial de Sustancias Tóxicas y Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Marcos Orellana conminó al Estado boliviano a presentar dentro de dos meses y medio, su plan de acción destinada a reducir el uso y comercialización del mercurio.

El Relator Especial alertó que el aumento en el uso, comercialización y tráfico de mercurio desde Bolivia a los países de la región, no solo frustran los esfuerzos de la comunidad internacional en el cumplimiento del Convenio de Minamata, sino que genera un grave problema regional.

La CIDH en respuesta a la denuncia de afectación a la vida y salud de los pueblos indígenas por la contaminación de mercurio presentada por el Centro de Documentación e Información Bolivia (Cedib) y la Coordinadora Nacional de Defensa de Territorios Indígenas Originarios Campesinos y Áreas Protegidas de Bolivia (Contiocap), abrió un espacio para la audiencia pública que contó con la participación de la sociedad civil y el Estado boliviano.

También puede leer: La ONU hace fuerte llamado de atención a Arce por el mercurio

“El Fondo Mundial para el Medio Ambiente ha financiado a muchos países, y si la parte y contraparte considera que la minería a pequeña escala es más que insignificante en su territorio, tiene la obligación de notificar este hecho a la secretaría, y tiene tres años para elaborar un plan de acción (…). La notificación de Bolivia tiene fecha del 30 de mayo de 2019, tiene dos meses y medio para presentar su plan”, señaló durante la audiencia que fue trasmitida por Facebook.

Mencionó que el 28 de septiembre de 2021 en colaboración con el Relator Especial sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, Francisco Cali, se envió a Bolivia una carta de legaciones de violaciones de Derechos Humanos, en la cual expresaron su profunda preocupación ante el incremento desmedido en la importación y el uso del mercurio, por sus consecuencia graves en el medioambiente y la salud de las personas.

“Quiero recalcar, que la pequeña minería aurífera es la fuente de emisiones de mercurio, que son cientos de toneladas de mercurio que son liberadas a territorios indígenas cada año, esta situación genera graves injusticias ambientales, en particular, sobre pueblos indígenas y comunidades locales que viven de acuerdo a sus tradiciones y están siendo contaminados”, afirmó.

Alertó que el mercurio es un metal sumamente peligroso, pues su exposición genera discapacidades graves y puede ser letal, particularmente en personas es situación de vulnerabilidad como niños, niñas, mujeres en edad de gestación y pueblos indígenas.

“Quisiera agradecer la respuesta del Estado ya que contiene importante información sobre marcos regulatorios (…).Hace falta un plan de acción con medidas y plazos para la eliminación del mercurio”, sostuvo.

También puede leer: 25 cooperativas dicen estar autorizadas para operar en el Madidi; expertos, que toda actividad es ilegal

Esta situación, dijo que afecta adversamente el derecho a la vida, la integridad personal, la salud y el derecho a un medioambiente sano.

Bolivia frustra los esfuerzos internacionales contra el mercurio

El Relator Especial para Sustancias Tóxicas de la ONU afirmó que resulta altamente preocupante el tráfico ilícito del mercurio desde Bolivia a otros países de la región porque países vecinos como Perú, Colombia y otros de la cuenca amazónica se encuentran aplicando esfuerzos para hacerle frente a este problema, y estos esfuerzos se ven frustrados por el tráfico ilegal del mercurio desde Bolivia.

“Estas trayectorias de aumento en el uso, comercialización y tráfico del mercurio frustra también el objetivo del convenio de Minamata sobre el mercurio cual es de proteger la salud humana y el medioambiente”, manifestó.

Explicó que el Convenio de Minamata es el más joven de la familia multilateral y entró en vigor desde el 2017. “El acuerdo tiene una enmienda específica para la pequeña minería que tiene la obligación de adoptar medidas para reducir el uso del mercurio, una pieza central es la elaboración de planes de acción”, recalcó.

También puede leer: Contiocap denuncia contaminación de ríos de Beni y La Paz por mercurio de minería

Por su parte, Óscar Campanini, director ejecutivo del Cedib, señaló que desde el Estado hay el consentimiento para las importaciones de mercurio, de tal modo, que 491 toneladas ingresaron entre el 2019 y 2021.

“El plan de acción para reducir el uso y comercialización del mercurio se debería entregar a fines de ese año. Sin embargo, ni siquiera ha arrancado, son tres años de gestión que no se avanzó”, dijo el investigador.

A criterio de Campanini, Bolivia cuenta con abundante normativa de protección ambiental, sin embargo, no se la cumple, ni tampoco hay voluntad desde el Gobierno por hacerla cumplir en beneficio de las áreas protegidas y pueblos indígenas.

Cuestionó que Bolivia sea el segundo mayor importador mundial de mercurio, a razón de 192 toneladas año, cuando el Ministerio de Minería señala que el sector aurífero requiere de 60 toneladas años para cumplir sus actividades.

El científico colombiano, Jesús Olivera, coordinador del doctorado en Toxicología Ambiental de la Universidad de Cartagena, señaló que del trabajo de monitoreo a la contaminación por mercurio en las comunidades que se encuentran en orillas del río Beni se hallaron resultados muy preocupantes.

“Tomamos 350 pruebas a comunidades indígenas del río Beni, se las analizó en el laboratorio de toxicología, las concentraciones oscilaron entre una parte por billón y siete partes por billón, con un promedio de siete partes por billón, cuando internacionalmente se acepta un billón en el cabello, pero en todos los casos se encontró concentraciones por encima”, señaló.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS