Dijo que magistrados quieren hablarle, pero que Gobierno no los deja

Evo dice que TSJ y TCP lo buscan, ven un afán de dañar al Gobierno

El jefe del MAS cuestionó al Presidente sobre la independencia de la justicia. “Prohibir que se comuniquen con Evo no tiene ninguna razón, de dónde vendrá”, dijo.

Nacional
Página Siete
Por 
La Paz - lunes, 26 de septiembre de 2022 - 5:00

El expresidente y líder del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales, afirmó en su programa dominical “Evo Pueblo”, en radio Kausachum Coca, que los miembros del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) y del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) le llaman y que tienen prohibido comunicarse con él, en una acción que analistas interpretan como una estrategia para desprestigiar y desestabilizar al Gobierno.

Morales cuestionó las declaraciones del presidente Luis Arce, que participó la semana pasada en una asamblea de la ONU y en una entrevista negó que exista injerencia en la justicia.

“Buena la intervención del hermano presidente Lucho Arce (en la ONU), pero en el tema justicia cuando afirma que no hay intromisión. Por ejemplo a mí, miembros del TSJ y del TCP me dijeron textualmente que quieren visitarme, que quieren hablar, pero que están prohibidos de comunicarse conmigo, ni llamadas telefónicas”, dijo.

El líder de los cocaleros sostuvo que es tarea del Presidente y del Gobierno coordinar con todos los poderes del Estado. “Cuando era presidente tuve varias reuniones con todos los miembros y les decía ‘si he cometido error o delito, procésenme’; yo sólo reclamaba el tema de la retardación de justicia. Es una tarea del Presidente y del Gobierno coordinar con las distintas instancias del Estado”, dijo Morales.

“Prohibir que se comuniquen con Evo ya no tiene ninguna razón, de dónde vendrá... Si eso están haciendo con Evo, cómo estarán haciendo con la derecha”, agregó.

En opinión de Franco Gamboa, profesor de ciencias políticas en la UMSA, estas declaraciones son sorpresivas, causan muchas sospechas y muestran una fractura, ya no en términos institucionales del partido, sino de gobernanza, en la medida en que no está claro por qué, en caso de que sea cierto, los miembros de esos tribunales tendrían que hablar con el expresidente.

“Las declaraciones de Evo Morales despiertan sospechas sobre el profundo divisionismo de su partido y del Gobierno, donde al parecer Morales está tratando de desestabilizar”, dice y añade que las afirmaciones de Morales se dan “en un momento de división profunda del MAS”.

En su criterio, si Morales quiere conversar, de manera privilegiada con los magistrados, no se trata de cualquier ciudadano, son demandas o acciones de carácter político en las que las instituciones democráticas como el TSJ o TCP tienen procedimientos específicos para establecer un contacto.

“Al decir eso, Morales de manera tan informal o personalista, por supuesto lleva a preocuparnos en el sentido de un quiebre de gobierno, que el expresidente, siendo miembro y jefe del MAS, a toda costa está intentando desprestigiar al gobierno de Arce” afirma.

Para el sociólogo y analista Renzo Abruzzese, las afirmaciones de Morales revelan dos aspectos propios de la estrategia evista: presentarse como un protagonista en desgracia, al que todo el poder del Estado persigue, y complotar contra quien se supone debería protegerlo.

“Estas estrategias tienen además la virtud de reproducir un eje discursivo que lo presenta como el adalid de la izquierda y una vanguardia que huele a la década de los 70, ya que los insumos indigenistas parecen haberse consolidado en la figura de Choquehuanca”, sostiene.

No es la primera vez que el expresidente revela una relación cercana con los altos tribunales. En 2021, Morales dijo que el Tribunal Supremo Electoral se contactó con él a través de un “compañero” para evaluar la postergación de las elecciones generales de 2020.

Gonzalo Rojas, investigador del Cides, opinó que Morales hace esas afirmaciones “en su desesperación por mantener vigencia”, ya que no hay razón por la que el Tribubal Constitucional tendría que hablar con él.

“Lo que sí debe hacer el Tribunal es explicar a los bolivianos, porque nos lo debe, por qué hasta ahora no ha anulado la sentencia constitucional trucha que habilitó a Morales y García Linera a la reelección”, criticó.

“Las formas institucionales deben prevalecer, de lo contrario despierta muchas sospechas”.
Franco Gamboa
“Se presenta como un protagonista en desgracia, al que todo el poder del Estado persigue. Y complota”.
Renzo Abruzzese

Mensaje de Página Siete

El periodismo independiente es uno de los pilares de la democracia porque al fiscalizar a los poderes del Estado se logra una Bolivia más justa.

Suscríbete a Página Siete, es una buena causa.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS