Exsenador del MAS dice que defenderá al CEDIB si el Gobierno lo interviene

Adolfo Mendoza aseguró que defendería el banco de datos, pero no a los "fundamentalistas ecológicos" que buscan que Bolivia sea un eterno "guardabosques".

Nacional
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - jueves, 27 de agosto de 2015 - 19:45

ANF / La Paz

El exsenador del Movimiento Al Socialismo (MAS), Adolfo Mendoza, afirmó que de existir un intento de intervención por parte del gobierno central o gobernación de Cochabamba al Centro de Documentación e Información Bolivia (CEDIB), él sería el primero en "ponerse al frente" para defenderlo.

El exlegislador cochabambino y actual colaborador de la Vicepresidencia, dijo que el CEDIB es una entidad que tiene una importante base de datos y un conjunto de investigaciones periodísticas serias. Agregó que en el caso específico de la comisión legislativa que estuvo a su cargo para elaborar el informe sobre el periodo de la capitalización y privatización, la información del CEDIB fue fundamental.

"Nos sirvió esa base de datos porque encontramos un montón de información para reconstruir el proceso de privatización. Hay que ver al CEDIB por lo que contiene; sus investigaciones, su gran base de datos especialmente periodístico hemerográfico", afirmó. Consultado sobre una posible intervención violenta al CEDIB por grupos de "choque" del MAS, tal cual sucedió en la UMSS, tras las declaraciones del Presidente y Vicepresidente en contra del CEDIB y otras organizaciones no gubernamentales (ONG), el oficialista respondió que se pondría al frente para defender a la institución.

"Yo sería el primero en estar al frente si es que existe un hecho vandálico contra el CEDIB, yo me pondría a defender ese gran banco de datos de la información que hay en Cochabamba, y que es del país", dijo. Y luego agregó: "Pero lo que no voy a defender es a aquellos que utilizando al CEDIB o a cualquier otra ONG tergiversan la información y le están haciendo el juego a visiones conservadoras reaccionarias, y en su caso, el juego al fundamentalismo ecologista", señaló a ANF.

El banco del CEDIB es patrimonio nacional -dijo Mendoza- al marcar una diferencia entre la posición política de algunos de sus personeros con la línea institucional de la entidad. "Hay muchos investigadores que trabajan en las ONG y su opinión no refleja la línea institucional, y ahí hay que criticar a los y las ciudadanas por hacer fundamentalismo ecológico", remarcó.

Aseguró que lo fundamental es que las ONG organicen de manera transparente su información "que sí lo tiene en gran medida el CEDIB", sino también que permita ésa información apoyar a las políticas públicas del país, para generar investigaciones que permitan orientar la acción de la política pública.

"Cuando algunos personeros particulares en términos individuales que participan de una ONG asumen una posición política, el panorama es otro. No es criticable asumir una posición política, sino que utilizan el techo de las ONG como palestra pública para tergiversar la información", aseguró en la misma línea del vicepresidente Álvaro García Linera.

En criterio de Mendoza, quien ahora trabaja como consultor y asesor de cartas orgánicas y estatutos autonómicos indígenas, Bolivia no debería convertirse en un país "guardabosques" que soporte la emisión de gases a nivel planetario.

"No se trata de blanco o negro, sino de buscar un equilibrio entre desarrollo y los derechos de la Madre Tierra; voy a estar siempre en contra del fundamentalismo ecologista que defiende los intereses del norte industrializado y dice que Bolivia debe ser un bosque permanente", subrayó.

El Vicepresidente lanzó advertencias al CEDIB, a la Fundación Tierra, al CEDLA y a la Fundación Milenio, a las que acusó de "mentir", "hacer política" con datos falsos, "defender" intereses de gobiernos y empresas extranjeras, aspectos que fueron desmentidos por las ONG aludidas, que en su mayoría llevan varias décadas de trabajo a favor de la investigación.

La posición gubernamental mereció incluso una dura carta de parte de intelectuales del mundo que advirtieron a García Linera, que sus aseveraciones tenían un sesgo autoritario y poco tolerante, y que se estaba atentando contra la libertad de asociación.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS