Zvonko Matkovic, presidente de la Asamblea Legislativa de Santa Cruz

Matkovic: “No puede ser que vean a Santa Cruz como enemigo desde hace 15 años”

Matkovic Ribera considera que Santa Cruz es el lugar donde los bolivianos sueñan con vivir, trabajar y hacer estudiar a sus hijos. Cree que el gobierno no quiere hacer censo en ninguna fecha y que perjudica.

Nacional
Mery Vaca
Por 
La Paz - domingo, 18 de septiembre de 2022 - 5:00

Zvonko Matkovic Ribera pasó del encierro obligado por el caso terrorismo a la vorágine de la campaña electoral que, según él mismo recuerda, duró 15 meses entre la nacional y la departamental. Él fue elegido senador suplente por Creemos, pero renunció al cargo para postular a la Asamblea Legislativa de Santa Cruz porque, según cuenta, quería estar cerca de su familia.

Actualmente es el presidente de la Asamblea cruceña y es el segundo hombre con más poder en Santa Cruz, después del gobernador Luis Fernando Camacho.

Matkovic ha hablado muchas veces de lo que perdió estando 10 años en la cárcel, pero entiende que es un tema recurrente porque no todos pasan por una experiencia así. Perdió, por ejemplo, la crianza de su hijo Milan, que tenía un año cuando Matkovic fue apresado y que ahora es un adolescente. Recuerda que desde el 2018, cuando recibió el beneficio de la detención domiciliaria, tuvo que convivir durante año y medio con un policía en su casa, pero la oportunidad sirvió para el acercamiento de la familia.

El caso terrorismo, por el que más de 30 personas fueron acusadas de terrorismo y separatismo por el gobierno de Evo Morales, sería extinguido durante la gestión de Jeanine Añez y entonces Matkovic se embarcó en la campaña electoral junto a la fórmula de Creemos. “La vida no da un respiro, desde el año 2019 que no hemos parado, con decirte que hasta el día de hoy no puedo decir que hubiese ido de vacaciones con mi hijo ni a Samaipata”, resume en esta entrevista con Página Siete, en la que habla de las tensiones en Santa Cruz en coincidencia con la efeméride departamental, del pedido de censo en 2023 y de la demanda que interpuso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para lograr la restauración de sus derechos por los años que pasó preso sin sentencia. La comisión acaba de aceptar el caso.

¿Qué implica para usted la aceptación de su caso en la CIDH?

Agradecerle al doctor Rubén Darío Cuéllar que, con la Fundación Observatorio de los Derechos Humanos, y al doctor Gary Prado, que meten esta demanda, pero lamentablemente no es un sistema perfecto, es un sistema más restaurativo que preventivo. Esta demanda la metemos el año 2016, recién el 2022 estoy recibiendo respuesta, por tanto, ni evitó que yo siga preso ni evitó que se abusen mis derechos. Ya solo queda buscar algo que en el tiempo te restaure lo que se perdió y se pueda determinar qué abusos cometió el Estado en este caso. Me llamaron hace unos días de la CIDH (para decirme) que habían admitido la demanda en primera instancia, en teoría a partir de ahora se abre un periodo de conciliación. En un inicio todo lo que hemos dicho y los alegatos que hemos presentado han sido aceptados, la Comisión Interamericana va a revisar todo eso y ya verá si es un caso que merece ir a la Corte. Lamentablemente son procesos que tardan mucho tiempo, pero hay que tener paciencia, ya tuve harta, con tal de que esto no le vuelva a pasar a nadie y en algún momento (los responsables) tendrán que responder por sus actos, aquí hubo gente que hizo las cosas muy mal, jueces, fiscales, ministros, investigadores y policías, el abuso fue criminal. No nos olvidemos que hay gente asesinada, gente a la que le destruyeron sus familias, 10 años que no van a devolver, gente que no ha vuelto a Bolivia. Es un proceso que lo voy a seguir hasta su finalización.

¿Cree que hay algún cambio o sigue todo igual?

Es triste ver que siguen el mismo libreto. Si bien cambiaron algunos actores y el Presidente, las mañas continúan, aprendieron y lo que le funcionó al anterior (gobierno), lo mantienen. Tener una justicia a disposición del poder de turno es algo sumamente atractivo para ellos, siguen las mismas actitudes, la justicia es selectiva, escoge a quien investiga, a quien sigue y persigue. Los fiscales y los jueces esperan órdenes para ver cómo actuar, la Policía tiene carta blanca para cometer los abusos que le da la gana. Han mantenido exactamente el mismo libreto y el mismo modus operandi.

¿Por qué cree que el gobierno no quiere un censo el 2023 y los acusa de desestabilización?

Yo quiero que se entienda que Santa Cruz lo que busca es su progreso, su crecimiento. Consideramos que hay cuatro millones de personas, es el departamento más grande de Bolivia, el más poblado, el que más migración recibe de Bolivia, hay problemas sistémicos que solo se pueden arreglar con la redistribución de recursos. El último censo fue el 2012 y por ley tenían que haber llevado adelante el pacto fiscal seis meses después, pero y ya llevamos 11 años y nunca les interesó hacerlo. Del 100% de los ingresos que recibe el Estado, el 10% se reparte entre todas las gobernaciones, todas las alcaldías de Bolivia, a Santa Cruz le mandan el 1% de PIB de la nación cuando este departamento aporta el 30%. Y ese 1% se reparte entre la Gobernación, las alcaldías y la universidad. Es menester nuestro pelear por los recursos que nos corresponden y que le corresponden a la gente que nos eligió. Yo no creo que el censo se vaya a hacer, hay elección de jueces el primer semestre del 2024 y no se puede hacer un censo cuando hay un proceso electoral. El siguiente año (2025) ya hay elecciones y el país va a estar electoralizado porque hay que hacer las primarias, no se puede hacer un censo en esa época. Hay una intencionalidad de que los resultados de este censo no sean aplicados en la elección que viene para que no se ponga en duda el padrón existente, el mismo que se utilizó para el fraude del 2021. Un censo levantaría polvareda en ese sentido porque tendría números verídicos. Segundo, no quieren saber de la redistribución de recursos, todos los años nos tiran más obligaciones a las gobernaciones y nos recortan recursos.

¿Por qué cree que Santa Cruz se ha quedado sola en esta lucha?

Para ser honesto, no entiendo. Creo que les han metido una mentira, hay regiones que creen que tienen menor población y creen que les va a llegar menos recursos o que van a perder recursos, eso es una falacia. No puedo entender cómo hay alcaldías o departamentos que tienen necesidades grandísimas no entienden que un pacto fiscal y una redistribución de recursos es la única salida que tienen para poder atender a su población. Ese ya es problema ajeno, nosotros vamos a pelear por lo que entendemos que es correcto y es una necesidad para nuestra población.

Si las necesidades son reales, ¿por qué cree que hay división interna y hay esta fractura institucional en Santa Cruz, como el caso del alcalde?

Johnny Fernández lamentablemente tiene que ser él quien explique esto. Él era parte de un comité que tomó decisiones en su conjunto, pero se fue a una reunión a La Paz y de allá volvió con dos créditos y con un discurso de que estaba bien que el censo se haga el 2024. De la noche a la mañana salió con un discurso en contra de toda la institucionalidad. Santa Cruz es absolutamente institucionalista, no toma decisiones una sola persona, aquí las instituciones (más de 300) se juntan y toman las decisiones del departamento. Lo que pasa es que el Gobierno trata de crear paralelas, pero Santa Cruz ha sabido responder a eso porque existe una tradición de unidad en torno a lo que es mejor para este pueblo. El alcalde lamentablemente ha tomado una decisión que él va a tener que explicar y que le ha costado políticamente una barbaridad, porque Santa Cruz no lo eligió para que él sea un alfil del gobierno, a él lo eligieron para que trabaje por su ciudad. Evidentemente, el paraguas político que se le a abierto a él es impresionante, nosotros en la Gobernación vivimos asediados políticamente, judicialmente, con presiones por todo lado, pero en esa alcaldía, donde pasa de todo, no pasa nada. Los intereses de él lo llevaron a esto, pero esos favores te los cobran.

¿Por qué el proyecto político de Santa Cruz no logra trascender a nivel nacional? Creemos, si bien tiene una bancada nacional, ha quedado restringido a la región.

Yo no lo veo así. Nosotros somos la tercera fuerza política nacional, seguimos con un proyecto de trabajo, el problema es que hay un Estado que le hace la guerra a una persona como es Luis Fernando Camacho. No se habla de nadie que no sea Luis Fernando Camacho, todos los ministros se sueñan todos los días con Luis Fernando Camacho, todos los ministros ven cómo venirse a Santa Cruz a discursear en contra de Luis Fernando Camacho. Es un Estado central que maneja el 93% de los recursos del país y con la disposición de una guerra permanente, pero así y todo seguimos peleando, seguimos teniendo el apoyo de nuestra gente. Santa Cruz, lamentablemente para ellos, no va a compartir esa forma de gobierno que tienen. Nosotros reconocemos al presidente Arce, fue electo por todos, pero las mañas que dejó el gobierno de Evo Morales las sigue manteniendo, la persecución judicial, sigue siendo más de lo mismo, lo que sí ha variado es esa carnicería interna que están teniendo mañana tarde y noche, y deja entrever esa angurria por el poder que llega a otro nivel.

¿No cree que el liderazgo de Luis Fernando Camacho es muy radical, por ejemplo, al no querer invitar al Presidente a los actos de efeméride o al izar tal o cual bandera?

Yo estaba ahí el día que pasa lo de la wiphala. El protocolo del vicepresidente dijo que no iban a tomar la palabra y segundo se había quedado cuáles eran las banderas que se iban a izar, pero esa bandera, la wiphala, la sacan de un bolsón para provocar a la gente para luego enjuiciar a todo el mundo. El gobernador, por supuesto, tiene los argumentos y la moral suficiente para decir a este departamento vienen a insultarnos, vienen a faltarnos el respeto y encima nos enjuician, entonces para eso no los invito. Para qué vas a invitar a alguien que viene a tu casa a faltarte el respeto y encima te enjuicia, no, hágame el favor.

En cambio, los empresarios sí lo invitaron a la feria.

Está bien, para que usted vea que aquí no se persigue a nadie, no se tacha a nadie, cada uno actúa como entiende que tiene que actuar, está bien que los empresarios lo inviten, nosotros tenemos una perfecta relación con los empresarios, pero la relación que hay con nosotros es de falta de respeto, de malcriadez, no tenemos por qué seguir aguantando que vengan a faltarle el respeto no solo a la mayor gobernación del país, sino a la primera autoridad del departamento.

¿Dónde va a ir a parar esta lucha? ¿Cree que el pueblo va a aguantar un nuevo paro? ¿No cree que con esto se confronta y se polariza más el país?

El Gobierno tiene la solución en sus manos, pero ha incumplido todos los acuerdos que firma con este departamento, al único que le cumple es a la alcaldía. No nos mandaron la información que se comprometieron a mandar, solo nos mandaron un power point, el mismo que mostraron en la reunión, no han querido establecer las mesas de trabajo que estaban establecidas en ese documento. Este censo no se está haciendo porque no han querido hacerlo ni siquiera licitaron las tabletas ni las camionetas, no han hecho nada, no quisieron hacerlo, no les interesa porque les va a tocar la parte política, el padrón, los recursos.

Se viene la efeméride de Santa Cruz. ¿Cuáles son sus retos y el norte de la institucionalidad?

Santa Cruz recibe septiembre, como siempre, trabajando. Nuestro norte es seguir trabajando, generando empleo, seguir siendo el lugar donde todo el mundo sueña a venirse a vivir, venirse a instalar su empresa, a comprarse su casita o su apartamento, a venirse a ver si logra tener un mejor futuro, el lugar donde todo el mundo sueña a enviar a sus hijos para que estudien. Eso es lo que es Santa Cruz. Nosotros queremos seguir dando condiciones para que el resto crezca a partir del motor económico que es este departamento. Aquí lo único que se quiere es trabajar, no nos interesa la pelea, el gobierno es el que no entiende que Santa Cruz no es su enemigo. Nosotros queremos seguir trabajando, generando empresa, que nos den las condiciones, pero todo lo que se hace es para perjudicar, para entorpecer y cuando se van quedando sin recursos, recién se acuerdan que aquí hay empresarios. El Gobierno tiene que cambiar ese chip, no puede ser que lo vean como a un enemigo y lo hacen hace 15 años, el caso terrorismo se armó para querer quebrar a un departamento porque era el único que entendía que se estaba haciendo las cosas mal y el tiempo nos dio la razón.

¿Pero los quebraron un tiempo o no?

Pero por supuesto que los asustaron. Yo era el vivo ejemplo de lo que les pasaba a los que estaban en contra del Gobierno y yo era un muchacho que nunca había estado en nada, era la cara visible para los empresarios, si se meten en política esto les va a pasar, ahí está Zvonko en la cárcel.

“Todos los ministros sueñan todos los días con el gobernador Luis Fernando Camacho”.
“Las mañas que dejó el gobierno de Evo Morales las siguen manteniendo, como la persecución”.
“El norte de Santa Cruz es el lugar donde todo el mundo sueña venirse a vivir, instalar su empresa”.

Mensaje de Página Siete

El periodismo independiente es uno de los pilares de la democracia porque al fiscalizar a los poderes del Estado se logra una Bolivia más justa.

Suscríbete a Página Siete, es una buena causa.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS