Enabol hizo el depósito de $us 3 millones a una cuenta del BNB

Pago para traslado de barcazas fue a tres cuentas privadas

Los recursos públicos fueron transferidos a cuentas de dos bolivianos, un coreano y hay una transferencia a Woori Bank (Ulsan Chungang), un banco de Corea del Sur.

Nacional
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - viernes, 20 de septiembre de 2013 - 1:14

Nancy Vacaflor / La Paz
Los tres millones de dólares que la Empresa Naviera Boliviana (Enabol) pagó por concepto de transporte de las 16 barcazas y dos empujadores desde China hasta Puerto Rosario (Argentina) fueron a parar a cuentas privadas de dos ciudadanos bolivianos, un ciudadano coreano y una cuenta bancaria de Corea del Sur.
De acuerdo con la documentación de la Fiscalía Anticorrupción que investiga este caso, los  tres millones de dólares fueron transferidos a la cuenta del Banco Nacional de Bolivia (BNB) número 140-0604831, que estaba a nombre de  la empresa General Marine Business (GMB), que era la oficina de  la constructora de los bienes navieros en Bolivia.
De esta cuenta, los recursos públicos  fueron enviados a las cuentas privadas. El coreano Jong Soo Le recibió dos cheques con la siguiente numeración: 2678220 y 2678222, y también se registró un traspaso a su cuenta 150-0892591 del BNB.
 La ciudadana María René Alvarado Lara recibió un cheque con la numeración 2678221 y el abogado de la GMB en Bolivia,  Carlos Hur, habría recibido otro cheque con el número 2678223.
También se detalla que hubo una transferencia  al Woori Bank (Ulsan Chungang), una entidad  bancaria que funciona en Corea del Sur, que sería beneficiaria de la GMB Inc., con el número de cuenta 1081-980-050411.
 La documentación a la que tuvo acceso Página Siete y en la que se encuentra la información detallada arriba no incluye montos, sino solamente la numeración de los cheques.
 Jong Soo Lee y Carlos Hur se encuentran entre los ciudadanos  convocados mediante edicto por la jueza décimo de Instrucción en lo Penal, para presentarse en la Fiscalía de La Paz y prestar su declaración en la denuncia presentada por el Ministerio de Defensa por la irregular adquisición de  barcazas.
El exgerente  de la Enabol, ahora detenido por este caso, Freddy Ballesteros pagó al contado  21 millones de bolivianos -equivalentes a tres millones de dólares- por el servicio de transporte a la empresa GMB en Bolivia; no obstante, el contrato para la construcción de las naves fue firmado con la GMB Inc.
 Las barcazas y empujadores, según los últimos contratos renovados entre Enabol y la constructora,  debían ser entregados al Estado boliviano a finales del año  2010; sin embargo, hasta ahora no llegó ni una sola nave.
Los empujadores, actualmente, se encuentran retenidos en un astillero en la República Popular de China con anotación preventiva por un lío legal de la empresa constructora, y las barcazas también se encuentran en ese lugar.
  En junio de 2012, Página Siete reveló que  Enabol pagó por anticipado más de 28 millones de dólares a la empresa china GMB para la construcción de 16 barcazas ($us 14,4 millones), dos empujadores ($us 11,5 millones) y por el transporte ($us 3 millones). El caso está en investigación.

Hay tres detenidos por este caso
Hace un año se iniciaron las investigaciones por la irregular adquisición de las 16 barcazas y dos empujadores, denunciada por Página Siete.  Hay dos personas detenidas en la cárcel de San Pedro y una tiene detención domiciliaria.
  El exgerente de la Enabol Freddy Ballesteros y el exdirector administrativo de esa entidad Fidel Gamboa se encuentran detenidos preventivamente en el penal de San Pedro de La Paz por la supuesta comisión  de  incumplimiento de deberes, conducta antieconómica y contratos lesivos al Estado.
El capitán de fragata Evalth Velasco Helguero, otro implicado, tiene detención domiciliaria.  Gamboa y Velasco aseguraron a la jueza que sus actos se ejecutaron en cumplimiento de las órdenes superiores y sobre la base de los informes jurídicos que se emitieron para un pago total y por anticipado de más de $us 28 millones a la empresa china GMB.
Este caso se destapó por una denuncia de Página Siete con base en documentos oficiales.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS