Pelea en la asamblea, ¿Cómo comenzó la trifulca entre dos asambleístas?

Redacción Diario Página Siete
Nacional
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - martes, 08 de junio de 2021 - 21:51

Página Siete Digital

La pelea en la Asamblea Legislativa Plurinacional -durante la interpelación al ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo- terminó con las disculpas del senador Henry Montero (Creemos) y una acusación del Ministerio de Gobierno contra el asambleísta, de atacar a una persona de la tercera edad. La versión del oficialismo indica que ellos fueron atacados, discriminados y agredidos. Pero ¿Cómo se inició este impase que terminó en golpes?

Según el diputado Henry Montero, justo antes de la pelea, él se dirigió a la palestra para exigirle al presidente de la cámara de Diputados, Freddy Mamani, que ponga orden ante los insultos del ministro del Castillo.  “Es lamentable que una autoridad (del Ejecutivo) nos insulte y nos acuse a los legisladores como criminales, como homicidas y golpistas, eso no lo podemos permitir. Mi persona fue a reclamarle al presidente para que nos enmarquemos en el respeto”.

https://youtu.be/KNEyUoaa8cM

El otro protagonista de los golpes fue el diputado Antonio Colque (MAS) -quien según el registro de la Cámara de Diputados tiene 40 años- en sus palabras, él fue insultado y discriminado por ser parte de los pueblos indígenas. “Yo salí a calmar a mi gente, pero él (Montero) me dio un codazo y  todos me rascaron, me jalaron. Repudiamos ese tipo de violencia y no estamos en ese tiempo de racismo”, justificó quitándose la mascarilla para destacar un algodón en la nariz, como una herida de batalla.

 

Las imágenes muestran que cuando Montero fue a la palestra a increpar a Mamani, Colque se encontraba  sentado en su curul, en la tercera fila y al medio del hemiciclo; en todo el ambiente se escuchaban gritos de oficialistas y opositores. De pronto el diputado del MAS salió de su sitio y se dirigió a Montero, con Colque, ya eran tres los asambleístas del oficialismo (dos hombres y una mujer) que rodeaban al legislador de Creemos.  

Colque, con atuendo del Norte Potosí, empezó a empujar a Montero y de pronto su ademán se tornó violento. El otro legislador hizo un soporte con las manos  y en ese ínterin llegó otro miembro de la asamblea para jalar de la espalda a Montero, le tomó de un brazo y en ese momento Colque le propinó dos golpes veloces en el estómago.

Mientras era apartado a un rincón, Colque siguió al legislador de Creemos  para lanzar una patada y un par de puñetes, hasta estrellarse contra el asambleísta; este respondió con otros golpes, le arrebató el lluchu (gorro) e intentó apartarlo tirando de sus cabellos.

 

Al momento aparecieron unos seis asambleístas más que intentaron separar a las dos personas, entre ellos dos mujeres que en menos de un minuto, también se agarraron de los cabellos.  

Una de ellas era la diputada del MAS por El Alto, María  Alanoca. Según la asambleísta “la señora Estefanía fue, y entre los dos (junto a Montero) se aprovecharon (de Colque). Yo le he bajado a la señora Estefanía, se paró y directamente a rascar mi cara”. Ella contó el hecho intentando mostrar marcas en su cuello.  

En otro de los videos, que muestra con énfasis la pelea entre las dos legisladoras,  se puede ver que la diputada de Creemos por Santa Cruz, Tatiana Añez  intentó alejar a Colque cuando éste acorralaba a Montero. Durante la pelea, Alanoca  se encontraba caminando hacia el lugar de los golpes y cuando llegó al grupo se hizo a un lado, vio a los dos asambleístas rodeados de personas que intentaban separarlos y estirando las manos agarró un mechón de los cabellos de la única mujer del grupo.

Con ese jalón, Añez cayó  al piso y Alanoca la zarandeó con las manos. En medio de ese ataque, la diputada de Creemos intentó pararse y cuando lo logró estiró las manos para atacar, sin poder ver quién era quien la jaloneaba. El enfrentamiento terminó cuando un legislador las apartó, pues ambas querían atrapar el rostro de la otra con las manos.

 

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS