Están a cargo de juntas vecinales, ligas deportivas o municipios

¿Qué fue de las 249 canchas sintéticas de Evo? Se cobra por su uso y se deterioran

Estas canchas forman parte de los 1.029 proyectos deportivos que se construyeron entre 2011 y 2019 mediante el programa “Bolivia cambia, Evo cumple”. El Alto recibió la mayor cantidad de estas infraestructuras.

Nacional
Por 
La Paz - domingo, 21 de agosto de 2022 - 5:00

Entre 2011 y 2019, el programa “Bolivia cambia, Evo cumple” construyó 1.029 infraestructuras deportivas, entre polideportivos, piscinas, canchas, estadios, frontones, etc. La inversión total fue de más de 3.630 millones de bolivianos.

De acuerdo con un informe de la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE), emitido en 2020, de ese total, al menos 249 estaban registradas -exclusivamente- como construcción o implementación de canchas de césped sintético. Estas obras están distribuidas en 145 municipios o comunidades de todo el país, principalmente del occidente.

Cabe aclarar que se trata de los proyectos implementados desde 2011, cuando la UPRE empezó a trabajar con recursos propios. Antes de ello, entre 2007 y parte de 2011 el programa trabajó con fondos venezolanos. No hay un detalle de acceso público sobre las obras que se hicieron durante ese periodo.

$!Se realizan trabajos demantenimiento en Adesu.

Las canchas de césped sintético se convirtieron en el sello de la gestión del expresidente Evo Morales. ¿Qué pasó con estas infraestructuras? ¿Quién las administra o les da mantenimiento?, son algunas dudas.

“No tenemos un registro exacto de cuántas son o en qué estado están. Fueron regalos para ciertos sectores. Como fueron hechas por el Gobierno central, correspondería que este nivel se encargue de su mantenimiento”, afirma el presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) La Paz, Jorge Paredes.

$!Reglas para el uso de lacancha en El Alto.

En una visita a algunos de estos espacios deportivos, Página Siete observó que por lo menos en el caso de las canchas sintéticas emplazadas en La Paz y El Alto ya empiezan a verse los signos del deterioro. Son administradas por juntas vecinales, sindicatos o ligas deportivas que cobran entre 80 y 100 bolivianos por el uso durante una hora. Una tarifa estándar que se aplica a grupos de adultos o de niños.

El Alto, el más beneficiado

“Para todos el alquiler es a 80 bolivianos la hora”, dice el administrador de la “Cancha sintética Huayna Potosí 2da Sección” de El Alto, al ser consultado sobre la tarifa para niños y estudiantes. “Tendría que hablar con la junta de vecinos. Yo solo administro”, responde ante la insistencia.

Para los jugadores rutinarios, la infraestructura aún es una de las preferidas en la joven urbe. Señalan, sin embargo, que ya está algo deteriorada y que el pasto artificial está desgastado. Afirman que requiere un mantenimiento mayor al que se le da.

El Alto es uno de los municipios que recibió la mayor cantidad de canchas de césped sintético del “Evo cumple”. En ocho años, la UPRE entregó 17 infraestructuras en zonas como Germán Busch, 21 de Octubre, Loreto, La Primera, Villa Exaltación, Luis Espinal, Parcopata, Bautista Saavedra (2), Huayna Potosí (2), Villa Tunari, Bolívar Forno y Villa Mercedes, ente otras. Además de las canchas entregadas a la Brigada Aérea y al Regimiento de Caballería.

Página Siete solicitó los datos a la comuna alteña para conocer si el municipio administra alguna de estas canchas UPRE o si hay algún control de estos espacios deportivos. Hasta el cierre de esta nota no hubo respuestas.

$!Varios espacios permanecencerrados entre semana.

Al ser obras para sectores sociales, sindicatos o ligas deportivas, no dependen de una entidad estatal que controle la cantidad de ingresos que se generan por alquileres. Tampoco se verifica que quienes la administran cumplan con el mantenimiento correcto.

“Ahora mismo no tengo los datos sobre su estado o su administración. No es que no hay, es un tema que es trabajado por secretario de infraestructura público del comité”, indica el presidente del Comité Cívico Pro El Alto, Gregorio Apaza.

“Hay canchas sintéticas lado a lado. Las de ‘Evo cumple’, de la alcaldía, otras privadas. Nadie controla cómo funcionan”, lamenta un dirigente vecinal.

La Paz sin datos

En la sede de Gobierno el panorama de deterioro y falta de control es similar. Desde 2011 hasta 2019 el municipio recibió nueve canchas sintéticas. Éstas se encuentran en Alto Irpavi, Kupini, Villa Armonía, Villa Copacabana, Achachicala, Calacoto, en el Instituto Americano, en la Escuela Industrial Pedro Domingo Murillo y en la comunidad originaria Palcoma.

Algunas de estas infraestructuras fueron construidas para las ligas deportivas y otras para algún sindicato. Tal es el caso de la cancha de Alto Calacoto, que fue para el Sindicato Mixto de Transportes 14 de Septiembre.

La ubicación de estas canchas, su estado o al forma en que son administradas son aspectos desconocidos por el municipio o por la Fejuve paceña. Ambas instancias indicaron que se encuentran en un relevamiento de datos. La comuna espera que esto se cumpla, por medio de las subalcaldías, hasta fin de año. Tampoco se conoce cuántas fueron entregadas antes de 2011.

“Entre las primeras que se entregaron, por 2007 o 2008, está la de Bajo Següencoma, en la Costanera”, comenta un vecino de la zona Sur.

Esta infraestructura alberga a la Liga Deportiva Adesu, donde se forma en la disciplina del fútbol a niños y niñas desde los cinco años de edad.

En una visita al lugar se encontró la puerta de las graderías abiertas pero no así las de la cancha. No había ninguna persona que dé datos sobre el costo del alquiler.

Es una de las canchas de césped sintético “Evo cumple” más antiguas. La alfombra verde con la que fue entregada ya perdió el color, la textura y cobertura. Se ve llena de manchas negras que están siendo parchadas.

$!Cancha Litoral, una de lasprimeras de césped sintéticoentregada por la UPRE.

Otra infraestructura de la misma época es la cancha Litoral, de Vino Tinto. Hasta 2016 era administrada por la liga deportiva que construyó, junto a los vecinos las graderías, el enmallado y los camerinos, ya que también servía como patio de la escuela del lugar.

Más o menos por 2008 el Gobierno, a través de la UPRE, implementó el césped sintético. El alquiler subió y por año generaba unos 130 mil bolivianos, que -según la liga deportiva del lugar- eran usados para el mantenimiento del césped sintético. Sin embargo, en 2016 la alcaldía tomó posesión de la cancha. Aún se cobra el alquiler, pero el mantenimiento ya no es el mismo y se ve muy desgastada.

Apenas en el sector de los arcos se ve que hubo un recambio del alfombrado. En el resto del campo ya se distingue el engomado negro.

“No ha venido la portera, pero se paga unos 100 bolivianos la hora. Para usar primero hay que cancelar”, manifiesta a Página Siete una de las caseritas apostadas en puertas de la cancha.

“En Pampahasi y San Antonio tenemos dos de las canchas UPRE, la primera está nomás bien, pero la segunda está una pena. No es de libre acceso, es para la liga y las escuelas de fútbol. Después se cierra para los demás, a no ser que alquiles”, dice otra vecina de la ladera Este.

La cancha de Pampahasi es una de las más cotizadas de la ciudad porque está en mejor estado. Las reservas se hacen hasta con dos semanas de anticipación. El alquiler es de 100 bolivianos.

¿Qué pasa en el área rural?

A diferencia de las urbes, en el área rural el desgaste de estas canchas es menor, por la cantidad de la población que accede a ellas. Pero esto no debe confundirse con una falta de uso.

Al contrario, si bien hay menor población, estas canchas no tienen restricciones o no están sujetas a alquileres. Al ser obras de la comunidad o el municipio, estas organizaciones asumen el mantenimiento.

Una de las canchas UPRE es la de la localidad de Charazani. Allí cuando se consulta a los pobladores si deben pagar por el uso, éstos responden que no.

“No se cobra, es del municipio”, “nosotros pagamos con nuestros impuestos”, “hacemos la solicitud a la alcaldía y ya”, aseguran.

“Fueron hechas por el Gobierno central, corresponde que ese nivel se encargue de su mantenimiento”.
Jorge Paredes, Fejuve La Paz
“No es que no hay datos, el tema es trabajado por el secretario de infraestructura público del comité”
Gregorio Gómez, cívico El Alto
“Hay canchas sintéticas lado a lado, de ‘Evo cumple’, ediles y las privadas. Nadie controla cómo funcionan”.
Dirigente vecinal
1.029
proyectos
deportivos fueron entregados por el Programa “Bolivia cambia, Evo cumple” entre 2011 y 2019.

Espacios poco accesibles para los niños y jóvenes

$!Cancha Fígaro, en la zona de Sopocachi en La Paz.

En el municipio de La Paz hay 443 campos deportivos, de los cuales solo 35 dependen directamente de la dirección municipal de deportes. La información, atención y administración del resto se coordina mediante las subalcaldías.

Con 82 cada uno, los macrodistritos Periférica y Sur son los que tienen mayor cantidad de escenarios deportivos.

La ciudadanía nota falencias y es que tras la pandemia tanto el presupuesto como el personal para el mantenimiento de estos espacios se ha visto disminuido.

Aunque uno piensa que el alquiler de las canchas de césped sintético del municipio deben ser accesibles, lo cierto es que no lo son tanto. La cancha Fígaro, en Sopocachi, es un ejemplo.

“El alquiler es de 100 bolivianos para adultos, niños o jóvenes”, responde muy amable la persona que atiende la pequeña oficina del lugar.

“Son precios altos para nuestros niños. Hace años desde el Gobierno central se empezó una habilitación de canchas sintéticas que se puso de moda. Pero eso solo encareció los alquileres y cerró las canchas a los vecinos y a los niños. Nuestros niños no pueden reunir 100 bolivianos para pagar una hora”, señaló Paredes.

No está lejos de la realidad. Si bien los espacios UPRE o los municipales pueden cobrar hasta 100 bolivianos la hora, los espacios privados o de las asociaciones pueden costar el doble.

En Miraflores, el histórico estadio Obrero, una cancha de nivel profesional, es también uno de los más costosos. El alquiler de la cancha con pasto artificial es de 200 bolivianos la hora. No hay ningún tipo de tarifa preferencial.

“El césped sintético fue puesto con los recursos de la Asociación Obrera Deportiva”, explicó la persona que da la información al público.

Este espacio reúne canchas para la enseñanza de cuatro disciplinas: fútbol, futsal, basquetbol y voleibol. “Hay que ver la manera de que haya más espacios para nuestros niños”, dijo Paredes.


Mensaje de Página Siete

El periodismo independiente es uno de los pilares de la democracia porque al fiscalizar a los poderes del Estado se logra una Bolivia más justa.

Suscríbete a Página Siete, es una buena causa.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS